Ir al contenido principal

MASERATI BOOMERANG


  • Fabricante: Maserati
  • Pais: Italia
  • Año: 1971
  • Motor: 8 cilindros en V, en ángulo de 90 grados
  • Cilindrada: 4.714 c.c
  • Velocidad Máxima: 300 Km/h
  • Potencia: 310 C.V
  • Peso: 1.400 Kilos
  • Transimisión: manual de 5 velociades.



El concepto del Boomerang fue presentado en 1971 en el Salón del Automóvil de Turín, pero el modelo definitivo no llegaría hasta el Salón de Ginebra de 1972. Se trataba de un automóvil adelantado a su tiempo, que competía en diseño por aquellos entonces con el Porsche Tapiro o el Lamborghini Marzal. 

Sin embargo el Boomerang a diferencia de estos no supondría un gran salto en el diseño que ya venía realizando Maserati. Los modelos diseñados por Giugiuaro para Maserati, ya contenían elementos que podemos ver en el Boomerang como son los faros escamoteables o la continuidad entre capó y cristal delantero, generando un ángulo inferior al normal en el montante delantero.




Sin duda, uno de sus elementos más destacables eran sus relojes así como gran parte de su interior. Hoy en día podría clasificarse incluso de surrealista ya que el estrecho ángulo del cristal delantero obligó a encontrar una solución cuanto menos curiosa; insertar los numerosos indicadores analógicos de información en el centro del volante, mejorando la visibilidad de los mismos.

Sólo se produjo un vehículo, que tras años de olvido volvió a aparecer en el Retromóvil de Paris. La última vez que se pudo ver cómo como concept fue en el Salón de Barcelona de 1974. Posteriormente fue adquirido por el dueño de un club de Benidorm, que más tarde lo vendió al que hoy es su actual propietario; un coleccionista particular, suponemos.







Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

Siempre he odiado a esa gente que dice que la verdadera belleza está en el interior, y que no importa el aspecto físico de alguien para acabar enamorándote de él o ella. No quito que puedan tener razón, pero no seamos hipócritas; lo primero en que te fijas en una persona es en su físico, más que nada porque es lo primero que ves, y después, si el físico te agrada comienzas a conocer su interior. 
Con los coches ocurre lo mismo: lo primero que te entra por los ojos es su carrocería, y si te gusta comienzas a valorar aquellos aspectos que no se ven a simple vista y a los que les das importancia. Uno de esos aspectos (a mi juicio de los más importantes) es el motor. Hay quien dice que el motor es el corazón de un coche, pero yo creo que es ir más allá; es su ADN, lo que marcará su comportamiento, sus límites y su capacidad, en definitiva, su personalidad. 
Son muchos los componentes que marcan las diferencias entre el motor de un coche hecho para divertir, al de otro construido para con…

MOTORES ATMOSFÉRICOS vs TURBO, TODO LO QUE NECESITAS SABER (explicado para torpes)

A día de hoy, los motores con algún tipo de sobrealimentación se han apoderado de la práctica totalidad del mercado, postulándose como una solución ideal para reducir el consumo sin renunciar a la potencia. ¿Pero es todo de color de rosa en estos motores? ¿Realmente son mucho mejores que los motores atmosféricos?

CONSEJOS PARA ENTREGAR TU COCHE VIEJO EN UN DESGUACE

Por un motivo u otro, tarde o temprano siempre llegará la hora de dar de baja a nuestro querido vehículo y entregarlo en un desguace. ¿Pero sabes cuáles son las opciones que tienes para ello? ¿Cuál es el método más aconsejable? ¿Y qué hacer para poder ahorrar, o incluso ganar, algunos euros? 
Recuerdo que cuando era pequeño uno de los lugares que más pena me daba ver eran los desguaces, a los que particularmente llamaba "cementerios de coches". Parecerá una tontería, pero es que pensaba que al igual que nosotros, los coches estaban vivos y tenían sentimientos (a veces sigo pensándolo) y ver cómo esos coches se apilaban unos con otros formando verdaderas murallas de metal me partía el corazón. 
Esas experiencias me sirvieron para ser consciente de que tarde o temprano, todos moriremos, incluído los coches, por mucho que tratemos de cuidarlos y mimarlos. Porque hay que admitirlo, un coche no pasa a mejor vida sólo por su edad: una avería grave, un accidente, o incluso un acto …