Ir al contenido principal

LOS ANUNCIOS DE OPEL. O CÓMO APARENTAR SER UN VERDADERO ALEMÁN



Hay muchas cosas que los españolitos de a pié estamos ya muy acostumbrados: a tener políticos chorizos, a que nuestro sueldo no llegue a final de mes, el emigrar a zonas costeras en verano, o creer que todo el que te rodea es más tonto que tú.

Pero si hay algo que llevamos en los genes es sin duda el arte de engañar a los demás en busca del beneficio propio. Es lo que suele denominarse desde los tiempos de Quevedo como “picaresca española”. Antiguamente la picaresca era la principal herramienta del día a día para no pasar hambre, pero en los tiempos actuales las grandes compañías multinacionales han sabido adoptar y amoldar la picaresca al mundo del márketing y la publicidad de una forma sorprendente.



Por eso, hoy en día es habitual ver anuncios de productos light que no adelgazan o detergentes que no quitan las manchas a la primera. Y si nombramos ya a las compañías de telefonía y ADSL seguro que has sido víctima de algún engaño o conoces a alguien que lo ha sido. Pues bien, en este sentido hay un anuncio de televisión que cada vez que lo veo provoca que me arda la sangre; el de Claudia Schieffer y el Opel Astra.

Y es que cada vez que pienso en lo bien pensado que está el anuncio me asusto de la perversidad humana. Como bien sabrás, aunque Opel es una marca de origen alemán, hace ya casi un siglo que dejó de ser una marca alemana cuando pasó a ser propiedad del gigante norteamericano General Motors en el año 1929. De modo, que para potenciar la imagen de la marca nada mejor que asociarla a la fiabilidad alemana usando como icono a la que fue considerada como la perfección femenina hecha realidad: la alemana Claudia Schieffer, una mujer que simplemente se dedica a vender su imagen.





Una alemana perfecta para anunciar coches perfectos “alemanes”. Pues mira Claudia, a mí no me la das. Creo que tal estrategia comercial es una falta de respeto hacía los demás constructores porque supone un desprestigio en referencia a la nacionalidad, y en segundo lugar incluso llega a transmitir falta de confianza en el producto propio argumentando su fiabilidad en una supuesta nacionalidad que es falsa.

Se de buena tinta que General Motors y Opel no están pasando por su mejor momento, incluso como bien sabrás el gigante norteamericano ha decidido retirar a partir del año que viene a Chevrolet, una marca que le estaba dando buenos resultados, del mercado europeo con la esperanza de que Opel remonte el vuelo. Pero de ahí a tomarnos por idiotas va un mundo, aunque claro, evidentemente ni todo el mundo conoce, ni tiene por qué conocer los entresijos del mundo ejecutivo y empresarial de la industria del motor.

En fin, que con Opel nos quieren colar de nuevo el viejo timo de la estampita. Pues bien señores de GM, en vez de esos, céntrense en mejorar su imagen de marca, construyan motores más fiables, potentes y que no gasten menos que la competencia. No nos vendan un coche con fiabilidad probada en 100.000 kilómetros cuando sus rivales hacen pruebas de millones y que en su versión diésel gasta casi 5,5 litros en carretera, lo cual es una burrada para los tiempos que corren, aunque claro, con un compacto que pesa nada más y nada menos que 1.500 kilos qué se puede esperar.




Lo dicho, que cuando el argumento principal de una marca se centra en una falsa realidad es que algo va mal y no tiene pinta de mejorar. Espero que se pongan las pilas por el bien de los consumidores y por el suyo propio.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

Siempre he odiado a esa gente que dice que la verdadera belleza está en el interior, y que no importa el aspecto físico de alguien para acabar enamorándote de él o ella. No quito que puedan tener razón, pero no seamos hipócritas; lo primero en que te fijas en una persona es en su físico, más que nada porque es lo primero que ves, y después, si el físico te agrada comienzas a conocer su interior. 
Con los coches ocurre lo mismo: lo primero que te entra por los ojos es su carrocería, y si te gusta comienzas a valorar aquellos aspectos que no se ven a simple vista y a los que les das importancia. Uno de esos aspectos (a mi juicio de los más importantes) es el motor. Hay quien dice que el motor es el corazón de un coche, pero yo creo que es ir más allá; es su ADN, lo que marcará su comportamiento, sus límites y su capacidad, en definitiva, su personalidad. 
Son muchos los componentes que marcan las diferencias entre el motor de un coche hecho para divertir, al de otro construido para con…

MOTORES ATMOSFÉRICOS vs TURBO, TODO LO QUE NECESITAS SABER (explicado para torpes)

A día de hoy, los motores con algún tipo de sobrealimentación se han apoderado de la práctica totalidad del mercado, postulándose como una solución ideal para reducir el consumo sin renunciar a la potencia. ¿Pero es todo de color de rosa en estos motores? ¿Realmente son mucho mejores que los motores atmosféricos?

¿VERDADERAMENTE SON FIABLES LOS MOTORES DOWNSIZING?

Si hay una leyenda o mito común en el mundo del automóvil, es la de pensar que un buen motor debe tener un equilibrio en su relación potencia-cilindrada. Recuerdo que cuando era pequeño y me interesaba por las conversaciones de los adultos, cuando hablaban de coches la frase "ese motor está más apretado que los tornillos de un submarino" era muy común. 
Y lo cierto es que para mi dicha afirmación era algo de total sentido común, hasta tal punto de que siempre ponía el mismo ejemplo: el motor de un coche es como el cuerpo de un ser humano, y al igual que a un hombre de 60 kilogramos le costará mucho más esfuerzo levantar un peso determinado que a uno de 100 kilos de puro músculo, un motor tendrá también sus limitaciones dependiendo de su cubicaje y número de cilindros. 
¿Pero qué ocurre si a nuestro hombrecillo comenzamos a atiborrarle de anabolizantes? Exacto, puede llegar al nivel de nuestro machote de 100 kilos. Pues con los motores actuales estamos viendo algo muy similar…