MODIFICACIONES QUE DEVALUAN EL VALOR DE UN COCHE EN EL MERCADO


 
Existen ocasiones en las que podemos sentirnos muy tentados en hacer algún tipo de modificación en nuestro vehículo. Ya sea por pensar que así se identifica más con nosotros, o simplemente por añadir un elemento que nos guste más, pocas veces recordamos que dichas modificaciones podrían influir muy negativamente en su precio en el caso de que quisiéramos venderlo  

Para quienes amamos el mundo del automóvil, nuestro coche es mucho más que una simple máquina para trasladarnos; es nuestra pasión, un elemento que forma parte importante de nuestra vida que se convierte incluso en una extensión de nosotros mismos. Por eso, al igual que buscamos nuestro propio estilo a través de la vestimenta o el peinado, nuestro vehículo también puede ser personalizado a nuestro antojo para que sea fiel reflejo de lo que somos.

Sin embargo, aunque sobre gustos no hay nada escrito, a veces ignoramos que existen algunas modificaciones que no sólo arruinan el aspecto de nuestro coche, sino que también puede afectar negativamente a su precio de venta. Porque seguro que a la hora de comprar un coche de segunda mano, a casi nadie la gusta observar que dicho coche a sufrido modificaciones, y solamente un buen precio de venta puede animar a este posible comprador. ¿Te gustaría conocer entonces qué tipo de modificaciones pueden devaluar el valor de tu coche?

CAMBIAR LAS LLANTAS



Te voy a hacer una confesión. A estas alturas me parece casi tercermundista que todavía se comercialicen coches con las clásicas llantas de acero cubiertas con tapacubos. Por eso no es de extrañar que la primera modificación exterior que se le quiera dar a un coche sea, precisamente, las llantas.

Pero ojo, porque muchas veces también se cae en la tentación de modificar las dimensiones originales de las llantas en favor de un par de pulgadas extra, lo que nos obligará a su posterior homologación para poder pasar la ITV y lo más importante, cambiar nuestros neumáticos por unos de mayores dimensiones y, evidentemente, mayor precio.


MODIFICACIONES EN LA CARROCERÍA 


Con el fin de atraer a un público más joven, algunos fabricantes comercializan modelos equipados con leves modificaciones estéticas entonadas hacía la deportividad que diferencian a este modelo de sus hermanos de gama.

Estos modelos son un claro ejemplo de que añadir más no significa que sea mejor, como ocurrió con la dorada y barroca época del tuning español. Por eso, modificando en exceso el aspecto exterior de un coche con elementos demasiado ostentosos, colores demasiado chillones, pintura bicolor, o añadiendo determinados tipos de vinilos, corremos el riesgo de romper la coherencia estética del coche, que si bien puede otorgarle un aspecto más espectacular y original, seguro que es un factor determinante para que la mayoría de posibles compradores miren para otro lado al estar enfocado sus gustos a un coche de estética más generalista o discreta.


EL ESCAPE


Junto a las llantas, es otra de las modificaciones estrella. Para quienes el sonido de su motor sea pura melodía, un buen sistema de escape que aumente su sonido unas decenas de decibelios para hacer creer al resto de la ciudad que el fin del mundo se acerca es algo sagrado.

El problema es que para la mayoría de futuros compradores ese exceso de ruido puede llegar a ser un verdadero incordio. No lo olvidemos, a la mayoría de conductores lo que más aprecia es que dentro del habitáculo se viaje lo más silencioso y confortable posible.


SISTEMAS DE ILUMINACIÓN


Desde que se impuso la obligación de que los vehículos incorporen luces diurnas, éstas han pasado a jugar un papel muy importante en el aspecto estético del coche, sobre todo las compuestas por iluminación LED.

Por ello, surgió un nuevo tipo de personalización que se basa en incorporar este sistema a aquellos vehículos que carecieran de ellas. Pero no hay que olvidar que este tipo de modificación no debe limitarse meramente al aspecto estético, ya que el Real Decreto 866/2010 por el que se regula la tramitación de reformas de vehículos, establece como reforma de importancia la homologación de las luces diurnas.

Y para homologar las luces hay que tener cuidado ya que debes de cumplir en primer lugar con unas distancias reglamentadas por la Unión Europea y también deben tener contraseña de homologación europea, por lo que debes de asegurarte antes de comprar las luces, ya que es probable que un futuro comprador pueda exigirte tal documentación


CUIDA EL ASPECTO DEL INTERIOR



Nuestro coche no sólo luce por fuera, sino que también lo disfrutamos por dentro, y el mercado de la personalización de vehículos está lleno de productos para modificar el interior de nuestro coche. Poner algunos detalles cromados o que imiten la fibra de carbono, o símiles de madera en elementos como las salidas del sistema de ventilación, consola central, tiradores de las puertas, pomo del cambio, asientos y volante puede otorgar a nuestro coche desde un toque más premium a otro más deportivo.

Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con estos elementos porque a veces podemos correr el riesgo de que sean productos de mala calidad o su diseño no concuerde perfectamente con la zona donde queremos instalarla (algo que puede ocurrir si no son piezas originales) lo que dará a nuestro interior un aspecto más cutre. 




En resumen. Tenemos que tener en cuenta que a la hora de realizar una modificación, ésta sea algo que pueda servir para mejorar el aspecto del vehículo a niveles generales, ya que si realizamos una modificación demasiado personal posiblemente estemos también restringiendo la cantidad de potenciales compradores que puedan interesarse por nuestro coche si tuviéramos que venderlo en el futuro. 

Comentarios

Entradas populares