TRUCOS PARA PODER AHORRAR DINERO CON TU COCHE

 
Comprar y posteriormente mantener un vehículo no es barato; exige un desembolso considerable y en ocasiones nuestra economía puede verse muy mermada por dicha causa. Sin embargo, es posible minimizar estos gastos gracias a varios trucos ¿Te apetece conocerlos?


Después de la vivienda, la segunda compra más cara que realizamos a lo largo de nuestra vida es la de un vehículo. Adquirirlo ya nos cuesta gran parte de nuestro presupuesto, pero además de la pertinente letra mensual, nuestro coche también nos exigirá rascarnos el bolsillo a causa de otros conceptos como impuestos, revisiones, averías, combustible, etc. Y para colmo no es un producto que se revalorice salvo a plazos exageradamente largos.

Afortunadamente, existen una serie de trucos y recomendaciones que, si procuramos aplicarlos, nos pueden permitir ahorrar en costes y hacer que, tanto la compra como el mantenimiento de nuestro coche, no sea sinónimo de amagos de infarto a nuestro corazón.

A LA HORA DE COMPRAR UN COCHE


A todos nos gusta darnos un capricho. Vas por la calle o navegas por Internet y ves algo que se te antoja. No es que te haga mucha falta, pero te aptece tenerlo, total, su precio no es alto. A veces, con los coches nos ocurre lo mismo, con la salvedad de que es posible que estemos pagando cientos, o miles de euros en algo que realmente no necesitamos.

Es por ello que, salvo que el presupuesto no sea un problema, procuremos dejar la pasión a un lado y hagamos caso a la razón. Centremos nuestra compra en lo que realmente necesitamos, tanto por motor, espacio y equipamiento, además de comparar la oferta disponible y sus precios. Incluso si ya tienes decidido qué coche comprar, no dudes en visitar diferentes concesionarios de una misma marca, ya que el precio suele variar entre unos y otros.

CONDUCE DE FORMA EFICIENTE


Tras la compra, el mayor desembolso que nos exigirá nuestro coche será el del combustible, y nuestra forma de conducir influirá mucho en el hambre que éste tenga. Por eso, si quieres reducir el consumo procura conducir de forma tranquila, no dando acelerones bruscos ni apurando las frenadas al máximo. Con una buena anticipación ante las frenadas y aprovechando al máximo la propia inercia de nuestro coche conseguiremos reducir el consumo de forma palpable.

De modo que cuando conduzcas recuerda lo siguiente: cada vez que sueltes el acelerador con una marcha engranada, el consumo será prácticamente casi nulo.

FÍJATE EN EL PRECIO DE LAS GASOLINERAS



En la mayoría de los casos utilizaremos nuestro coche para hacer siempre los mismos y rutinarios itinerarios: de casa al trabajo, del trabajo a casa, al súper, recoger los críos, etc... En estos trayectos lo más común es que pasemos por una o varias estaciones de servicio cada día. Pues bien, procura tener siempre vigilados los precios de sus carburantes, y reposta allá donde te sea más económico. Intenta también estar al corriente de las diferentes ofertas y promociones.

Igualmente, existen aplicaciones para móviles que te ayudan a encontrar las gasolineras más baratas, lo cual te puede ser de utilidad en los casos de que vayas a realizar un viaje.

ALQUILAR UNA PLAZA DE PARKING



¿Has pensado en alquilar una plaza en un parking público? Seguramente te parezca descabellado, pero según leemos en Informe21 conseguir aparcar en muchas zonas es toda una odisea que nos lleva tiempo, y con ello dinero.

Esta solución puede ser ideal para quienes habitualmente tengan que ir a zonas congestionadas por el tráfico y que, para colmo, tengamos que pagar por aparcar. En estos casos, tener una plaza alquilada nos asegurará estacionar al momento con la seguridad añadida de que nuestro coche estará en un lugar vigilado las 24 horas. Al final, es cuestión de números, ya que es posible que dichos alquileres te parezcan caros, pero es posible que estés gastando más dinero en combustible a causa de dar vueltas y vueltas, más las cantidades por estacionar en zonas con regulación por tiempo.

RESPETA LOS PERIODOS DE MANTENIMIENTO



Un vicio del que solemos pecar mucho es el de procurar alargar el máximo los periodos de mantenimiento de nuestro coche. Sin embargo, aunque no lo veamos o sintamos, esta mala práctica puede derivar en un posible avería, y que un motor en mal estado también repercute en el consumo del mismo.

Por ello, y aunque el mantenimiento nunca venga cuando uno lo desea, es necesario realizarlos cuando toca. En este sentido, si eres un poco manitas puedes hacer por tí mismo las operaciones más básicas, como los cambios de aceite y filtros alquilando un box, donde además tienen las herramientas que necesites. De esta forma te ahorrarás la mano de obra, que es lo que más desembolso suele conllevar cuando visitamos el taller. Pero si eres como un servidor y con sólo ver un programa de Bricomanía ya te estresas, no dudes en pedir presupuestos y comparar precios en diferentes talleres.

CONTRATA UN SEGURO ONLINE



Tal y como recomiendan en Motor10, el comercio electrónico nos ofrece numerosas ventajas con respecto a las ventas tradicionales. En el caso de los seguros, este hecho se reafirma, pues a través de la red de redes podremos obtener promociones especiales y descuentos muy favorables. Las compañías de seguros ofrecen rebajas de hasta un 15%, además de que se trata de un proceso fiable y muy rápido.

En este sentido, no es difícil obtener un buen seguro, y ni siquiera necesitamos salir de casa. Las páginas oficiales nos ofrecen comparadores de precios y cotizadores online para contar con todos los detalles antes de realizar un contrato. Basta con insertar nuestros datos básicos y los del vehículo para disponer de un seguro en cuestiones de minutos.

Por otro lado, si tu coche tiene más de 8 años, lo más probable es que haya perdido más del 60% de su valor desde que lo compró nuevo, pero la póliza no habrá bajado de precio, de modo que vale la pena considerar cambiar a un seguro a terceros, lo cual que te permitirá ahorrar hasta un 40%

COMPRAR PIEZAS DE RECAMBIO POR INTERNET


Tradicionalmente, bien por desgaste o bien por avería, a la hora de afrontar el cambio de una pieza de nuestro automóvil el cauce para solucionarlo ha sido la de acudir a un taller (ya sea oficial, o no) donde el mecánico pertinente se encargará de buscar y sustituir dicha pieza, ya sea nueva o procedente de un desguace en el caso de que queramos ahorrarnos algunos euros.

Sin embargo, poco a poco va siendo más habitual la opción de poder comprar nosotros mismos los recambios que necesitemos a través de Internet. Es cierto que la venta de recambios online representan aproximadamente un poco más del 10% del total de sector, pero no debemos olvidar que los precios de estas piezas pueden llegar a ser entre un 25 y un 50% más baratos que los ofrecidos por servicios oficiales o tiendas tradicionales. 



Los desguaces y las marcas blancas ofrecen precios mucho más competitivos, pero no recurras a los primeros si necesitas un componente de desgaste que influya en la seguridad del vehículo, como amortiguadores, neumáticos, pastillas o discos de freno. Para conseguir asientos, parabrisas, partes de la carrocería como una aleta, un portón o un paragolpes e, incluso, un motor de reemplazo para un coche de segunda mano, el desguace es siempre la opción más económica.

COMPARTE TU COCHE



¿Qué te puedo decir de esta opción que no sepas ya? Para muchos fue algo extraño al principio, pero hoy en día la opción de ofrecer nuestras plazas libres a completos desconocidos que tengan que realizar el mismo trayecto ya no es nada descabellado gracias al considerable ahorro de costes que nos proporciona. 

Muchos ven esta opción como la ideal si tienes que realizar un viaje largo, pero también es muy recomendable para movernos por la ciudad. Y es que, a pesar de las alternativas como el transporte público, o las mayores infraestructuras para fomentar el uso de la bicicleta en la ciudad, no podemos olvidar que el coche sigue siendo el medio más usado para movernos dentro de la urbe.

¿Y POR QUÉ NO ALQUILO MI COCHE?



Si eres de los que tienes que usar poco el coche... ¿Has pensado en que éste puede darte beneficios económicos mientras no lo usas? Esto es posible con la opción de ponerlo en alquiler mientras no te haga falta. 

Dicha posibilidad choca bastante con la idea de dejar nuestro coche a un desconocido, la cual no te hará ninguna gracia, la verdad, pero si la necesidad económica aprieta hay que tener en cuenta que te puedes ganar entre 300 y 500 € al mes, lo cual no es moco de pavo.  Este tipo de alquiler se suele hacer a través de plataformas especializadas, y el régimen de funcionamiento suele ser igual que cuando firmas un alquiler con una empresa. Existe un seguro y el coche debe ser devuelto con el mismo nivel de carburante, así como unos requisitos que deben cumplir el arrendado, el arrendatario y el vehículo en cuestión.



En definitiva. Como puedes comprobar, existen numerosas alternativas que nos pueden permitir ahorrar al máximo los costes que nos acarreará el mantener un coche, o incluso poder sacar algo de dinero. Al final, el aplicar unos u otros está en las necesidades de cada uno, pero salvo que el dinero nos rebose por las orejas, siempre es bueno tenerlos en cuenta.
 

Comentarios