MOSKVITCH 2141 KR. EL COCHE SOVIÉTICO PARA COMPETIR EN EL GRUPO B DE RALLYES



Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial el Capitalismo y el Comunismo entraron en una Guerra Fría que, además de política, también se desarrolló en temas relacionados con el avance tecnológico y los logros deportivos. El Grupo B de Rallyes tampoco quedó al margen de esta batalla, aunque el desembarco soviético no llegase a materializarse.






Estoy seguro que a a todos los amantes del los rallyes se les eriza los vellos del cuerpo y se le escapa una sonrisa cuando escuchan el término "Grupo B". Y no es para menos, las peculiares especificaciones de este grupo que permitieron la existencia de coches ligeros, brutalmente potentes y con innovaciones técnicas nunca vistas, nos han dejado como legado imágenes que siempre quedarán en nuestra retina y modelos que siempre tendrán un espacio reservado en nuestro corazón. Audi Quattro, Peugeot 205 16, Ford RS200, los Lancia Delta S4 y 037... Coches idolatrados por todos nosotros que ya tienen su lugar en el olimpo de la competición. 

¿Habría espacio dentro de este selecto grupo para un coche basado en un modesto modelo procedente de la decaída Unión Soviética? Pues esa intención tuvieron dentro de la madre Rusia a mediados de los 80. 

EL VEHÍCULO ORIGEN DEL PROYECTO


Como bien sabes, los protagonistas del Grupo B poco o casi nada tenían que ver con los modelos de calle del que derivaban, aunque hay que reconocer que estos modelos si fueron muy valorados fuera del mundo de la competición. Nuestro protagonista tiene unos orígnes más humildes, por así decirlo, aunque dentro de territorio soviético sentó un precedente.

Hablamos del modesto Moskvitch 2141 Aleko,  un modelo que no era más que una copia del Simca 1307 y que en nuestro país conocimos con el nombre de Chrysler 150. ¿Y qué tuvo este coche de especial en la Unión Soviética? Además de serlo por su estilo hatchback con portón, este modelo dejó atrás la tradicional concepción de propulsión trasera por la tracción delantera, además de abandonar la suspensión de eje rígido atrás por la suspensión tipo McPherson delante, algo inédito dentro de las fronteras soviéticas

A partir de este modelo, un grupo de ingenieros moscovitas tuvieron la intención de crear un coche para competir en el Grupo B, ya que gracias a las libertades que concedía la reglamentación, sumado a la posibilidad de competir en subclases de menor cilindrada, se podía jugar con la imaginación hasta límites insospechados.

MOSKVITCH 2141 KR. EL MODELO DE COMPETICIÓN



Estamos a principios de 1986, y los responsables del proyecto están ya manos a la obra. Sin embargo, no eran los primeros que intentaron asaltar el Grupo B con un vehículo soviético, de modo que obtuvieron las primeras ideas a partir de esa primera intentona que tuvo como resultado al Lada Samara EVA (también conocido como Lada Turbo) el cual sólo se quedó en la fase de semilla de una maquinaria de éxito que no acabó de florecer.


Lada Samara EVA


¿Pero qué aspectos podemos destacar de este coche? Bueno, a primera vista, parece ser que incluso tiene menos que ver con su modelo de origen que sus otros homónimos del Grupo B, ya que estéticamente difiere bastante, sobre todo en su parte posterior, la cual se abría completamente como si de un maletero se tratase para facilitar las operaciones mecánicas. En otros aspectos, el 2141 KR seguía el mismo patrón que los otros coches del Grupo B: chásis tubular con carrocería de fibra de vidrio para reducir la masa, motor central en disposición lontigudinal, y tracción a las cuatro ruedas.

Mención a parte se merece su motor; un cuatro cilindros en línea de 1995 c.c alimentado por dos carburadores Weber con el que obtenía 175 CV de potencia. Sí, sí, has leído bien, solo 175 CV cuando sus rivales sobrepasaban los 500 CV en algunos casos. Pero claro, pensando que con 175 CV ya podías alcanzar los 200 km/h, una velocidad a la que a penas se conseguía llegar en los tramos, tal vez las diferencias no son tantas, al menos eso es lo que debían pensar los soviéticos.

LA ELIMINACIÓN DEL GRUPO B Y EL ADIÓS A UN SUEÑO



Lo cierto es que llevar a cabo un proyecto de tal magnitud en el antiguo bloque comunista era muy, pero que muy complicado. No hay que olvidar que el régimen estaba tocando fondo, y los recursos eran escasos, lo cual incrementaba su costo, aunque tuvieron apoyo externo al proyecto para poder obtener materiales. Todo parecía ir viento en popa, y a mediados de 1986 el proyecto estaba finalizado.  Sin embargo, a pesar de solventar todas las dificultades ocurrió un suceso con el que no contaban; la decisión de la FIA  de suprimir el Grupo B del mundial de Rallyes debido a los numerosos accidentes que costaron la vida a más de un piloto.

Pero no todo estaba perdido, la hipotética creación del Grupo S, el hermano gemelo cuerdo del Grupo B, dejaba todavía una golosa puerta abierta. Y no era para menos, limitación de la potencia a 300 CV, lo cual beneficiaba a la supuesta escasez de caballos del 2141 KR, la condición de producir solamente 10 unidades de calle, y la inalteración del resto de características relacionadas con el motor, chásis, carrocería y demás respecto al Grupo B eran todo un caramelo.

Lamentablemente el Grupo S no llegó a convertirse en realidad, y la única salida que le quedaba a nuestro protagonista era el ser aceptado para eventos nacionales del pais, para lo cual necesitaba de la aprobación del gobierno, algo que nunca llegó a suceder. ¿El motivo? Bueno, según dicen algunos rumores de la época el origen occidental de muchos componentes del vehículo no gustó nada a las altas capas del organigrama gubernamental soviético, a lo cual habría que añadir el declive económico que sufría el país.





En conclusión, como si de una continuación de la carrera espacial se tratase, junto al anteriormente mencionado Lada Samara EVA, el Moskvitch 2141 KR fue uno de los mayores exponentes de que los soviéticos podían hacer frente al mundo occidental a pesar de su falta de recursos, en esta ocasión en el Grupo B del mundial de rallyes. ¿Cuáles hubieran sido sus resultados? Eso, desgraciadamente, será algo que nunca sabremos.

¡Ah! Y si por casualidad viajas a Moscú, puedes ver este vehículo en el museo "Autoreview" de la capital rusa.




Comentarios

  1. Siempre me he preguntado porque el regimen sovietico, capaz de poner a un hombre en el espacio y de lograr tantos exitos deportivos dejó tan olvidado la industria y las competiciones automovilisticas, es más en ocasiones como esta parecio poner trabas a cualquier proyecto.
    ¿Motivos economicos?, la carrera espacial y la armamentística se llevarían muchos fondos y priorizaban otros deportes en los que podían competir directamente con los USA y hacer campaña propagandistica, basket, atletismo, gimnasia etc...
    El tiempecito que hace por aquellas latitudes imagino que no ayudaba tampoco.
    Gracias por descubrirnos este curioso proyecto.!

    ResponderEliminar
  2. Estéticamente es muy parecido al RS200, pero se ve algo menos más trabajado que todo el resto. Es una pena que el proyecto no viera luz verde, en rallys regionales quizás pudo haber dado la talla.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares