Ir al contenido principal

CONSEJOS PARA EL MANTENIMIENTO DE TU VEHÍCULO HÍBRIDO



Los vehículos híbridos son cada vez más abundantes en el catálogo de fabricantes, y todo apunta a que serán predominantes en el mercado. ¿Pero conoces cómo es su mantenimiento? ¿Difiere mucho del mantenimineto de un coche convencional? ¿Qué peculiaridades tiene? 

 

Nos guste más o menos, hemos de asumir que nos encontramos inmersos en una época que conduce hacía un nuevo tipo de movilidad en lo que al automóvil se refiere, y todo hace presagiar que esta futura movilidad será totalmente eléctrica.

Pero al igual que hay que aprender a andar antes que correr, todavía no estamos preparados para la electrificación total del parque automovilístico, y en este sentido los vehículos híbridos se están consolidando como la alternativa intermedia más fiable y real durante este proceso de transición. Raro es el fabricante que no ofrezca en su catálogo comercial algún modelo híbrido, y se prevé que la tendencia siga al alza, desbancando paulatinamente a los vehículos tradicionales diésel y gasolina. 

¿Pero sabes si el mantenimiento de estos vehículos difiere mucho al de los tradicionales? Valga un ejemplo: tal y como nos informa Hyundai Canarias en su blog oficial, el Hyundai TUCSON Híbrido no tiene correa de distribución. Esto es un dato que, a lo mejor, incluso algunos de sus compradores pueden desconocer. 

Pero esta no es la única peculiaridad de los coches híbridos en lo que a su mantenimiento se refiere. De modo que te invito a seguir leyendo para descubrir qué ventajas ofrecen estas motorizaciones.


ELEMENTOS QUE NO TIENE UN COCHE HÍBRIDO.

 


Cuando alguien piensa en un vehículo híbrido, es común que lo primero que le pase por la cabeza sea el pensar en coches con una mayor complejidad técnica, y a mayor complejidad, más posibilidades de sufrir una avería. Pues nada más lejos de la realidad. Lo primero que hay que saber es que un coche híbrido prescinde de bastantes elementos sujetos a desgaste, lo que reduce las opciones de tener una avería y también los costes de mantenimiento.

Gracias a ello, el coste de mantenimiento a 10 años de un vehículo híbrido eléctrico puede ser hasta un 80% más barato con respecto a un gasolina y hasta un 90% más barato con respecto a un diésel. ¿Pero cuáles son los elementos de los que prescinden los coches híbridos? Vamos a averiguarlo. 

 

AUSENCIA DE EMBRAGUE.

 


Esta premisa solamente podemos aplicarla a los híbridos auto recargables, ya que los híbridos enchufables suelen equiparse con una caja automática de doble embrague.

En cuanto a la caja de cambios, los híbridos no cuentan con relaciones de cambio, tal y como sucede en los vehículos con cambio manual o en otros vehículos con cambio automático de convertidor de par o de doble embrague

 

NI TURBO, NI FILTRO DE PARTÍCULAS. 

 


Por norma general, los híbridos suelen equiparse con un motor térmico atmosférico, por lo que carecen de sistema de sobrealimentación.

Igualmente, al ser vehículos cuyas emisiones de CO2 son inferiores, tampoco tienen la necesidad de equipar el tan odiado y controvertido filtro de partículas (FAP) que tantos quebraderos ha causado a clientes de coches diésel que han visto poca carretera a lo largo de su vida útil, y que desde hace poco incorporan también los vehículos de gasolina gracias a las cada vez más restrictivas normativas anticontaminación. 

 

NI ALTERNADOR, NI CORREA DE SERVICIO.

 


Los vehículos híbridos eléctricos no cuentan con un alternador convencional en sentido estricto como los diésel y gasolina. En su lugar, dicha función la realiza un convertidor eléctrico que no requiere de mantenimiento alguno.

En el caso de la distribución del motor, los vehículos híbridos eléctricos tampoco cuentan con la famosa correa, ya que el motor eléctrico del sistema híbrido se encarga de realizar idénticas funciones.

 

CÓMO ES EL MANTENIMIENTO DE UN COCHE HÍBRIDO.

Como has podido comprobar, esta ausencia de algunos elementos presentes en vehículos convencionales de combustión interna ya le dan cierta ventaja a los híbridos en lo que a su mantenimiento se refiere.

¿Pero qué ocurre con el resto de elementos? ¿Poseen alguna peculiaridad, o su mantenimiento es igual?

 

LAS BATERÍAS. 

 


Un coche híbrido tiene dos baterías: la del motor convencional y la del sistema híbrido. La primera tiene el mismo mantenimiento que la de un coche de gasolina, pero la del motor híbrido tiene una vida mucho más larga, llegando a durar de 8 a 10 años o incluso tener una vida más larga que el propio coche.

La clave está en el uso que se hace del vehículo y el clima de la zona donde se encuentre. Si se arranca siempre con la opción ECO (si no se tiene, arrancar poco a poco, sin acelerar demasiado) se gastará menos la batería, lo que alargará su vida. Además, las garantías de los vehículos híbridos suelen cubrir la batería del sistema híbrido hasta el décimo año. En el caso de que ésta se tenga que reemplazar, la marca suele incluir dicha sustitución sin coste alguno.

 

DESGASTE DE LOS FRENOS.

 


Una de las peculiaridades que ofrece un híbrido en su conducción es su mayor capacidad de frenada regenerativa, o lo que popularmente se conoce como freno motor. Gracias a esta mayor capacidad de retención no tendremos que someter al sistema de frenado al mismo tipo de desgaste que con un vehículo convencional si somos conscientes de ello y sabemos sacar partido de esta ventaja. Si lo hacemos bien, podemos alargar la vida de las pastillas y disco por el doble de tiempo. 

 

NEUMÁTICOS.

 


Los vehículos híbridos no gastan menos neumático por el mero hecho de ser híbridos. Sin embargo, al ser automóviles que “invitan” a realizar una conducción más sosegada y económica para sacar el máximo provecho de sus virtudes, podemos alargar bastante la vida útil de los mismos. 

 

 

En resumen. Salvo algunas excepciones, como hemos visto, los automóviles híbridos están equipados con los componentes de un motor de combustión común y necesitan el mismo tipo de mantenimiento, además de periódicos cambios de filtros de aire y aceite. Pero la regularidad es diferente: la parte eléctrica soporta algo del esfuerzo que normalmente recae sobre el motor de combustión y esas reposiciones son más espaciadas en el tiempo. De modo que consulta siempre con el fabricante los periodos de mantenimiento recomendados y cúmplelos para garantizar y alargar la vida útil de tu vehículo híbrido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

Siempre he odiado a esa gente que dice que la verdadera belleza está en el interior, y que no importa el aspecto físico de alguien para acabar enamorándote de él o ella. No quito que puedan tener razón, pero no seamos hipócritas; lo primero en que te fijas en una persona es en su físico, más que nada porque es lo primero que ves, y después, si el físico te agrada comienzas a conocer su interior.  Con los coches ocurre lo mismo: lo primero que te entra por los ojos es su carrocería, y si te gusta comienzas a valorar aquellos aspectos que no se ven a simple vista y a los que les das importancia. Uno de esos aspectos (a mi juicio de los más importantes) es el motor. Hay quien dice que el motor es el corazón de un coche, pero yo creo que es ir más allá; es su ADN, lo que marcará su comportamiento, sus límites y su capacidad, en definitiva, su personalidad.  Son muchos los componentes que marcan las diferencias entre el motor de un coche hecho para divertir, al de otro construid

¿VERDADERAMENTE SON FIABLES LOS MOTORES DOWNSIZING?

Si hay una leyenda o mito común en el mundo del automóvil, es la de pensar que un buen motor debe tener un equilibrio en su relación potencia-cilindrada. Recuerdo que cuando era pequeño y me interesaba por las conversaciones de los adultos, cuando hablaban de coches la frase "ese motor está más apretado que los tornillos de un submarino" era muy común.  Y lo cierto es que para mi dicha afirmación era algo de total sentido común, hasta tal punto de que siempre ponía el mismo ejemplo: el motor de un coche es como el cuerpo de un ser humano, y al igual que a un hombre de 60 kilogramos le costará mucho más esfuerzo levantar un peso determinado que a uno de 100 kilos de puro músculo, un motor tendrá también sus limitaciones dependiendo de su cubicaje y número de cilindros.  ¿Pero qué ocurre si a nuestro hombrecillo comenzamos a atiborrarle de anabolizantes? Exacto, puede llegar al nivel de nuestro machote de 100 kilos. Pues con los motores actuales estamos viendo

MOTORES ATMOSFÉRICOS vs TURBO, TODO LO QUE NECESITAS SABER (explicado para torpes)

A día de hoy, los motores con algún tipo de sobrealimentación se han apoderado de la práctica totalidad del mercado, postulándose como una solución ideal para reducir el consumo sin renunciar a la potencia. ¿Pero es todo de color de rosa en estos motores? ¿Realmente son mucho mejores que los motores atmosféricos?