Ir al contenido principal

¿DONDE ESTÁ LA URBANIDAD?




Admitámoslo. ¿Quién de nosotros no le ha dado un golpecito con nuestro vehículo a otro de forma accidental y hemos salido cagando leches aprovechando la ausencia de su dueño? ¿O quién de nosotros no se ha encontrado algún bonito arañazo intencionado en la chapa de su coche? ¿O quién de nosotros al abrir una puerta del coche tiene cuidado de no darle al vehículo estacionado justo al lado? ¿O quién no ha dejado el coche en un parking estacionado de tal forma que ocupe dos plazas?

Todos estos “detallitos” que mostramos hacía el prójimo puede definirse perfectamente con tres palabras: “FALTA DE URBANIDAD”. ¿Urbani qué? URBANIDAD. Pero ¿que demonios es la urbanidad? Supongo que será eso que impartían en los colegios en la extinguida asignatura “Educación para la Ciudadanía”. ¡¡¡ Ufff !!!, cada vez que analizo su nombre se me ponen los pelos de punta. Educación para la ciudadanía... Eso que significa, ¿que en el colegio nos enseñan a ser ciudadanos?. Caray, estaré desfasado, pero en mis tiempos eso me lo enseñaban mis padres. ¡¡ Eyyy !!, un momento... a ver si va a resultar que la URBANIDAD y la EDUCACIÓN van a estar relacionadas.





Kant decía que el hombre sólo puede llegar a ser hombre a través de la educación. Es decir, que somos el resultado de la educación que hemos recibido. Comenzamos obedeciendo, respetando e imitando a nuestros padres. Vamos, que comenzamos con el “eso no se hace” (lo que sería urbanidad) para comprender cuando crecemos que “eso no debe hacerse” (lo que sería ética o moralidad). Entonces, la urbanidad sería como una especie de ética del comportamiento o código para la vida social.







Creo que me va quedando ya algo claro. Uno acaba siempre pareciéndose a lo que imita, y si desde pequeños nos enseñan lo que es la urbanidad seremos capaces de tener valores morales. Pienso que todos los padres deberían saber ésto, pero claro, si a uno no le enseñan estas cosas, ¿cómo se las va a enseñar a su respectivo hijo?.

Pero no nos alarmemos, no hay que preocuparse. Mientras a nuestros hijos no les falte de nada; juguetes al principio, la consola después, el móvil, internet, ropa para ir a la última moda y demás, habremos hecho más que suficiente. Ya se encargarán en los colegios de enseñarle esas “otras cosas” que le ayuden a ser mejor persona. O... ¿tal vez no?. Pues sí, va a ser que voy a tener que preocuparme.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

Siempre he odiado a esa gente que dice que la verdadera belleza está en el interior, y que no importa el aspecto físico de alguien para acabar enamorándote de él o ella. No quito que puedan tener razón, pero no seamos hipócritas; lo primero en que te fijas en una persona es en su físico, más que nada porque es lo primero que ves, y después, si el físico te agrada comienzas a conocer su interior. 
Con los coches ocurre lo mismo: lo primero que te entra por los ojos es su carrocería, y si te gusta comienzas a valorar aquellos aspectos que no se ven a simple vista y a los que les das importancia. Uno de esos aspectos (a mi juicio de los más importantes) es el motor. Hay quien dice que el motor es el corazón de un coche, pero yo creo que es ir más allá; es su ADN, lo que marcará su comportamiento, sus límites y su capacidad, en definitiva, su personalidad. 
Son muchos los componentes que marcan las diferencias entre el motor de un coche hecho para divertir, al de otro construido para con…

MOTORES ATMOSFÉRICOS vs TURBO, TODO LO QUE NECESITAS SABER (explicado para torpes)

A día de hoy, los motores con algún tipo de sobrealimentación se han apoderado de la práctica totalidad del mercado, postulándose como una solución ideal para reducir el consumo sin renunciar a la potencia. ¿Pero es todo de color de rosa en estos motores? ¿Realmente son mucho mejores que los motores atmosféricos?

¿VERDADERAMENTE SON FIABLES LOS MOTORES DOWNSIZING?

Si hay una leyenda o mito común en el mundo del automóvil, es la de pensar que un buen motor debe tener un equilibrio en su relación potencia-cilindrada. Recuerdo que cuando era pequeño y me interesaba por las conversaciones de los adultos, cuando hablaban de coches la frase "ese motor está más apretado que los tornillos de un submarino" era muy común. 
Y lo cierto es que para mi dicha afirmación era algo de total sentido común, hasta tal punto de que siempre ponía el mismo ejemplo: el motor de un coche es como el cuerpo de un ser humano, y al igual que a un hombre de 60 kilogramos le costará mucho más esfuerzo levantar un peso determinado que a uno de 100 kilos de puro músculo, un motor tendrá también sus limitaciones dependiendo de su cubicaje y número de cilindros. 
¿Pero qué ocurre si a nuestro hombrecillo comenzamos a atiborrarle de anabolizantes? Exacto, puede llegar al nivel de nuestro machote de 100 kilos. Pues con los motores actuales estamos viendo algo muy similar…