Ir al contenido principal

MARSONETTO, EL SUEÑO DE UN CARROCERO LLEVADO A LA REALIDAD


La historia del automóvil es como la naturaleza: si quieres sobrevivir debes ser el más fuerte. Sólo un puñado de marcas han conseguido mantenerse vivas hasta nuestros días, y muchas más perecieron en el intento. Pero nunca se muere si se es recordado, así que hoy quisiera recordar a un humilde fabricante que a pesar de sus escasos recursos, fue capaz de crear vehículos dignos de ser alabados por todo aficionado del motor. 


A todos nos inculcan que para ser alguien en la vida debes ser un triunfador. Yo opino todo lo contrario, que en esta vida estamos para fracasar, es más pienso que el triunfo atonta. La vida entera es fracasar; a causa de nuestros fracasos espabilamos gracias a morder el polvo, nos comernos los “yo nunca” y aguantamos unos cuantos “ya te lo dije”. En definitiva, caerse una y otra vez, para lo cual es requisito indispensable haberse levantado en otras tantas ocasiones.

El mundo del automóvil no es ajena a este hecho, y aunque hoy en día el mercado esté acaparado por decenas de marcas que tienen más, o menos éxito, su historia está plagada de marcas que han acabado sucumbiendo. Es más, me atrevería a decir que el número de fabricantes extintos es muchísimo mayor que el número de fabricantes que todavían existen. 

Uno de estos fabricantes caídos en el olvido fue Marsonetto, marca que, aunque tuvo un breve perodo de existencia, nos dejó un par de automóviles dignos de ser recordados por todos. Si ya los conocías, espero que este artículo te guste, y si no, te invito a indagar más en la historia de este fabricante francés.

EL SUEÑO DE UN PROMETEDOR CARROCERO




Como suele ocurrir en este tipo de historias, el origen de esta marca es el resultado del sueño de un loco por los automóviles. En este caso ese loco era Mario Marsonetto, un italiano que con la edad de 20 años ya contaba con experiencia trabajando como carrocero para Citroën o Renault. Un año después del final de la Segunda Guerra Mundial, Mario Marsonetto se trasladó a Lyon, instalando una tienda especializada en la construcción, reparación y mejora de vehículos comerciales. 

Con todo, Marsonetto no renunciaba a poder fabricar sus propios vehículos; concretamente (y como no podía ser de otra forma) un vehículo deportivo.

MARSONETTO LUCIOLE (1958)



Marsonetto comenzó a materializar su sueño a finales de la década de los 50 con la fabricación del Luciole. Uno de los aspectos más destacados de este modelo que muy pronto llamó la atención no sólo fue su estética, sino también su carrocería  fabricada en fibra de vidrio y resina sintética, en vez de de las carrocerías de aluminio que Marsonetto empleó para sus primeros prototipos.

Mecánicamente se fabricaron dos versiones disponibles: una con el motor de 747 cc y 21 CV que montaba el Renault 4, y otra versión más potente que montaba el motor de 851 cc y 42 CV del Panhard Dyna X, que finalmente se convirtió en el motor estándar del Luciole cuando éste fue presentado en el Salón de París en octubre de 1957.

Tras ser presentado, la originalidad estética del Luciole consiguió que Marsonetto alcanzase una gran popularidad, pero su capacidad para la producción de vehículos no fue proporcionada a dicha fama, y tan sólo fabricó 15 modelos de Luciole en un periodo de dos años.

MARSONETTO MARS 1 (1966)



Dos años después de la presentación del Luciole, Mario Marsonetto volvió a sus menesteres como carrocero, y todo hacía indicar que su aventura había terminado. Nada de eso, su deseo de llevar a producción un vehículo que dejara a todos con la boca abierta no se había extinguido, y tras un periodo de 6 años, volvió a intentarlo, aunque esta vez con un coupé de 4 plazas al que denominó como Marsonetto Mars 1. 

El Mars 1 tomaba como base al Panhard 24 CT Convertible y su motor, al igual que ocurrió con el Lucione, también era de origen Renault, aunque en esta ocasión concreta se trataba del 1100 cc que montaba el Renault 8.

El vehículo fue presentado al público en el Salón de París del año 1966. Al igual que ocurrió con el Lucione, el modelo atrajo la atención por su belleza, pero también por soluciones poco habituales para la época, como la de equipar frenos de disco en las cuatro ruedas, o su carrocería fabricada en material sintético.



Sin embargo, aunque Mario Marsonetto tenía la intención de que el Mars 1 comenzase a producirse al año siguiente, a su vez tenía planes más ambiciosos para este modelo, sobre todo en lo que a su motorización se refiere, por lo que no dudó en quedarse con uno de los prototipos para tomarlo como base para dicha evolución.

MARSONETTO 1600 GT



Dos años después del nacimiento del Mars 1, concretamente en el Salón de Génova celebrado en marzo de 1968, Marsonetto pudo presentar al público su deseada evolución, a la que bautizó con el apellido de 1600 GT. Como es fácil de imaginar, dicho apellido deriva de su motorización, como no, de origen Renault: concretamente el conocido motor 1.6 TS que equiparon algunos modelos Gordini. 

El coche tuvo un buen acogimiento por parte de la prensa, ya que era un coche virtuoso en todos los asepctos. En primer lugar, ofrecía unas buenas prestaciones, siendo capaz de alcanzar una velocidad máxima de 220 km/h gracias sobre todo a su perfil aerodinámico y a su reducido peso de tan sólo 575 Kg (culpa de su carrocería de fibra de vidrio). Pero no solamente era veloz, sino que también muy original en lo que a diseño se refiere, destacando su enorme luneta trasera con apertura tipo "liftback", sus 4 discos de freno, o su suspensión independiente. 



Parecía que por fin, Marsonetto había construído lo que él consideraba el coupé perfecto, ¿o no? Pues parece ser que no, porque tan sólo siete meses después de su presentación, concretamente en el Salón de París de ese mismo año, se dio a conocer al público una evolución del 1600 GT que afectaba principalmente a su estética, y que particularmente me recuerdan a modelos posteriores en el tiempo como el Renault Fuego o el Porsche 924, lo cual hace plantearme la siguiente pregunta: ¿Se inspirarían en Marsonetto 16 GT sus diseñadores?







Y este fue el último vehículo que fabricó Marsonetto. La producción de este 1600 GT se llevó a cabo de forma reducida, siempre en pequeñas series, hasta el año 1972, fecha en la que Mario Marsonetto regresó a su actividad como carrocero de vehículos industriales. Actualmente puede contemplarse uno de estos modelos en el Musée Malartre de Rochetaillée, situado cerca de la ciudad de Lyon (Francia). 

Comentarios

  1. No conocía para nada esta marca. Pero por lo que se ve fabricó modelos muy bonitos. En la foto en blanco y negro del 1600GT, me recordó algo al Mazda Cosmo Sport.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo cierto es que ahora que lo dices... no que quito razón. ¡No había caído en ello!

      Eliminar
  2. Totalmente desconocido para mí.
    Por lo visto era un tipo que tenia sus propias señas de identidad y la obstinacion necesaria para llevarlas a cabo. No fue recompensado con la fama y la gloria pero al menos se salio con la suya haciendo lo que quería, no creo que haya mejor satisfaccion.
    De todas sus creaciones me quedo con la ultima.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Aunque cuando uno tiene un deseo de estas características siempre tiene la esperanza de que sea un éxito, creo que en el fondo todo sabemos que la mayor satisfacción es poder ver dicho sueño convertido en realidad. Y en este caso, aunque sea casi anedótico, también nos dejó su legado automovilístico.

      Un saludo ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Y POR ESTOS MOTIVOS, PROHIBIR LA CIRCULACIÓN DE COCHES ANTIGUOS ES UNA ESTUPIDEZ

¿VERDADERAMENTE SON FIABLES LOS MOTORES DOWNSIZING?

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

EL MOTOR ROTATIVO WANKEL. PASADO, PRESENTE... ¿Y FUTURO?

¿REALMENTE ES NECESARIO HACER DOBLE EMBRAGUE Y PUNTA-TACÓN EN LA CONDUCCIÓN DEL DÍA A DÍA? VENTAJAS E INCONVENIENTES