NISSAN NRV-II. EL CONCEPT CAR QUE MEJOR HA INTERPRETADO EL FUTURO DEL AUTOMÓVIL




Los concept cars son vehículos que tratan de llamar la atención gracias a su espectacularidad y nos acercan a lo que será el hipotético futuro. Así ocurría hace años, aunque solo un coche fue el que más se ha acercado a lo que sería el futuro que hoy conocemos.


¿Te acuerdas cuando en el año 2015 Internet estaba minado de memes y demás material en la que se comparaba cómo era el futuro que verdaderamente estábamos viviendo y cómo se lo imaginaban en la película "Regreso al Futuro II"? Poco o casi nada se parece ese futuro al que realmente fue: no tenemos aeropatines, ni cazadoras que se secan o ajustan a la talla de foma automática, y mucho menos tampoco hay coches voladores.

Creo que por eso me gustan tanto los concept cars de décadas anteriores, porque por entonces se imaginaban un futuro bien distinto al actual. Coches en lo que primordiaba era el diseño atractivo, interiores barrocos con multitud de botones, cuadros digitales casi ilegibles, y puertas con sistema de apertura a cual más extravagante. ¿Quién iba a imaginar por entonces que las carreteras del futuro estarían plagadas de SUV y cajas automáticas?

Al igual que con la película, poco tienen que ver esos concept con nuestros vehículos de ahora. Sin embargo, hubo un vehículo que sí acertó de pleno en lo que sería el futuro del automóvil. Un coche que a simple vista no tenía nada de especial, pero que guarda muchas sopresas si lo conoces a fondo.

NISSAN NRV II (Nissan Research Vehícle) 



Pues sí. Este coche de diseño soso que puede pasar por cualquier utilitario de los años 80 al que nadie echará de menos es el vehículo al que me refiero. Como su propio nombre indica, las siglas NRV (Nissan Reserch Vehícle) corresponde a vehículo de investigación de Nissan, y aunque pueda parecer lo contrario, tiene muchas similitudes con los vehículos que actualmente puedes encontrar en un concesionario. 

Para empezar, aunque tenga un diseño que no enamora, es práctico, sin puertas con sistemas de apertura extraño, ni diseño con forma de cohete. Es un coche con cinco plazas y un maletero, es más, su diseño toma como base un coche modesto como el Nissan Sunny. Tampoco tiene un motor de tintes deportivos de gran cilindrada y mogollón de caballos. Nada de eso, tiene un motor normal que incluso podría catalogarse dentro del sector del Downsizing, ya que equipa un modesto  1.3 turbo con 120 CV, aunque hay que destacar que se alimentaba de metanol. 



Pero estos detalles son solo el aperitivo, ya que los sorprendente estaba tanto en su interior como en su equipamiento tecnológico. Sentados en el puesto de conducción lo primero que nos recuerda a los vehículos actuales es la pantalla central del salpicadero. Situada en una posición algo baja, eso sí, se trataba de una pantalla táctil a través de la cual se podía manejar múltiples funciones, incluído un GPS. 

El cuadro de instrumentación también era digital, algo que poco a poco se está imponiendo también en los coches actuales, aunque en este caso era de tipo LCD y gráfica. 

El volante tampoco se libra, ofreciendo una variedad de botones a través de los cuales se podía controlar aspectos como la radio ¡y el control de crucero! Sí, sí, hace más de 30 años este coche ya tenía control de crucero. Esto era posible gracias a un radar que avisaba si te estabas acercando rápidamente al automóvil que te precedía, reduciendo automáticamente la velocidad hasta que se consiguiese la suficiente distancia de seguridad. 



Pero esta no era la única sorpresa que guardaba el NRV. Ya hemos dicho que tenía pantalla táctil, algo muy común hoy en día, pero también existía un micrófono a través del cual que podían ordenar hasta 26 comandos distintos, aunque desconozco qué comandos son.

Curiosamente, si os fijáis bien en las fotografías del interior, carece de elevalunas eléctricos, algo que ya tenían los coches hace 30 años. ¿El motivo? Es posible que sea porque las ventanas estaban fabricadas en plástico liviano en lugar de vidrio, pero sinceramente, desconozco si éste es el verdadero motivo.




Resumiendo. A mi modo de ver, pienso que tal vez el Nissan NRV ha sido el concept que mejor supo interpretar lo que sería el futuro del automóvil. Tiene un diseño normal, está repleto de tecnología al servicio del conductor y de la seguridad, tiene un motor que entra dentro del estándar actual, y su interior se asemeja al de los coches actuales. Y a todo esto me pregunto... ¿Serán los coches del futuro similares a los concept cars que Nissan nos presenta hoy en día?
 



Comentarios

  1. Totalmente desconocido para mi, aunque en cierto modo me recuerda al R11 Electronic, al cual en su dia ya le dediqué un post.
    Ambos son de diseño anodino y apariencia discreta pero guardaban un arsenal de tecnología en su interior.
    Me encantan esas pantallas digitales de cristal liquido con tantos colorines.
    Es imposible de predecir como serán los autos de aquí a 30 años, pero creo la tendencia es a la economía tanto de combustible como de esfuerzo por tanto del conductor, lo que todo hace pensar en que sean de conducción autónoma.
    Gracias por rescatarnos del olvido este concept Nissan.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii, recuerdo ese post del R-11. Creo que nos gustan tanto este tipo de pantallas a causa del impacto que tuvo en nuestra infancia. Se salía de lo común y eran llamativas; los ingredientes perfectos para atraer a un niño.

      Saludos ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares