Ir al contenido principal

PRUEBA SUZUKI SX4 CITY ¿ES UNA BUENA OPCIÓN SI BUSCAS UN COCHE DE 2ª MANO?





El Suzuki SX4 fue uno de los pioneros en traer la moda SUV al segmento B y supuso un 15% del total de ventas se la marca japonesa en España. ¿Pero era un buen coche? ¿Valdría la pena comprar uno de segunda mano hoy en día? No te pierdas la siguiente prueba para desvelar todos los misterios de este vehículo poco conocido




Más que nunca están tan de moda los SUVs, y dentro de este estilo  los del segmento B se encuentran en pleno auge. Pero no siempre ha sido así; hace unos años podíamos encontrar algunos modelos que nos presentaban una estética off-road y carrocería alta, aunque la variedad existente podía contarse con los dedos de una mano y en algunos casos pasaron con más pena que gloria por el mercado español. 

Uno de estos modelos fue el Suzuki SX4. Diseñado por Italdesign -la firma de Giorgetto Giugiaro-, este proyecto conjunto enre Fiat y Suzuki comenzó a comercializarse en el año 2006, y tras cuatro años en el mercado los modelos de ambas marcas recibieron una ligera actualización estética, de interior, así como de sus motores. 

Curiosamente, y aprovechando esta actualización, la marca japonesa introdujo una serie especial de carácter más urbano denominada CITY, la cual corresponde con el modelo esta prueba. El vehículo en cuestión fue matriculado a principios de 2011, y a fecha de realización de esta prueba a penas superaba los 55.000 kilómetros. ¿Cómo será esta versión del SX4 que abandona todos los atributos off-road tan alabados dentro de este modelo?


DISEÑO EXTERIOR



Como ya he comentado anteriormente, este SX4 se trata de una versión especial denominada CITY,  que exteriormente se diferencia por ofrecer una estética más urbana y menos campera que el modelo de sobra conocido. Para conseguirlo se suprimieron los protectores de las puertas, los protectores de los bajos y las barras de techo, colocando en su lugar unos paragolpes delanteros y traseros diferentes así como unos faldones laterales. Además, presenta una altura al suelo rebajada en 15 milímetros respecto a sus hermanos de espítitu más campero.

El diseño frontal destaca por poseer unas proporciones suaves; ni la calandra, ni la entrada de aire central, ni las falsas tomas de aire de los faros antiniebla se encuentran sobredimensionados. El capó tampoco posee líneas de diseño marcadas, ofreciendo así una superficie bastante limpia. A pesar de ello, se consigue dotar de cierto aspecto musculoso al paragolpes resaltando las líneas que rodean la toma de aire frontal y prolongando éstas horizontalmente hacía el exterior. Igualmente, el faldón delantero, la matrícula de pequeño tamaño y el ensanchamiento de los pasos de ruedas ayudan a reflejar este aspecto deportivo. 





Con la vista lateral ocurre más o menos lo mismo. El frontal llama la atención por presentar una "nariz" muy afilada, aunque después todo se suaviza al no apreciarse marcadas líneas de diseño que recorran la cintura del vehículo. La ausencia de los protectores negros en las puertas y en los pasos de ruedas, los cristales posteriores tintados, el faldón lateral, los tiradores de las puertas del mismo color que la carrocería y las llantas de 16 pulgadas con 5 radios ayudan a aportar esa sensación de deportividad que este modelo trata de transmitir. Como curiosidad, en el pilar C nos encontramos el anagrama "SX4 City"... será para que no se nos olvide que este SX4 no tiene las aptitudes off-road de sus hermanos.




En cuanto a la zaga, aquí es donde menos deportividad se nota en comparación con la que trata de aparentar el resto del conjunto. La proporción luneta - chapa del portón puede decirse que es del 50%, y los pilotos traseros presentan un diseño cuadrangular que están muy lejos de las tendencias de diseño actuales. Además, aunque el paragolpes trasero también tenga un pequeño faldón, la altura que el coche presenta respecto al suelo es elevada, destacando también que tampoco hay ninguna salida de escape que quede a la vista. Podemos decir pues que en su conjunto la parte posterior presenta un diseño bastante limpio y proporcionado, que para nada resulta desagradable pero que en comparación con lo que trata de transmitir el coche desde otros ángulos se queda un poco "atrás" nunca mejor dicho. 



El spoiler trasero es de un tamaño bastante discreto



ANÁLISIS DEL INTERIOR 




INSTRUMENTACIÓN Y CUADRO DE MANDOS

Una vez abrimos la puerta y accedemos al puesto de conducción, lo primero que llama la atención es el diseño discreto de su salpicadero; es más, yo me atrevería a decir que incluso desfasado a pesar de que las dos tiras cromadas situadas a ambos lados de la consola central, en las salidas de aire circulares de los extremos, y en los tiradores de las puertas... se notaba que el origen de este coche data del año 2006.

Tampoco ayudaba en este aspecto la abundancia de plásticos duros, aunque sabiendo cómo se las gastan los japoneses eso ya me lo esperaba antes de subir al interior. Personalmente es algo que nunca me ha importado siempre y cuando, como es en este caso, estos plásticos estén muy bien rematados y ensamblados, dando la impresión de que el coche tenía muchos menos tiempo del que realmente tiene



A través del volante de tres radios, de correcto grosor, y que en su brazo izquierdo alberga los botones para el control de la radio y manos libres, vemos un cuadro de instrumentación que va en consonancia con la discrecionalidad del salpicadero, lo cual facilita mucho su lectura. Posee dos grandes esferas; la de la izquierda para el tacómetro y la de la derecha para el velocimetro. Entre ambos, dos pequeñas esferas nos indican el nivel de combustible y la temperatura del motor. Por último, la parte inferior se destina a una pequeña pantalla monocromática con la información del ordenador de a bordo.

Analizando el centro del salpicadero lo primero que llama la atención es el altavoz situado sobre las salidas del aire, algo muy atípico de ver. Bajo estas salidas nos encontramos con algo exclusivo que ofrecía esta versión City: un equipo Clarion QY5002S con pantalla táctil y navegador incluido. Evidentemente, quejarse de la calidad de los gráficos de un equipo con casi 9 años de antigüedad sería tan ridículo como despotricar contra los gráficos de una Play Station 3 que te acabas de comprar por Wallapop, así como la de exigir una mejor sencillez de la interfaz para acceder a los diferentes menús y opciones, pero todo es cuestión de acostumbrarse. Lo que si se agradecería es que esta pantalla estuviese situada en una posición más elevada, ya que tienes que desviar mucho la vista para manejarla cuando vas conduciendo, aunque me atrevería a decir que ésto era algo inexistente en cualquier vehículo de principios de década.


Debajo del equipo Clarion encontramos el climatizador con pantalla digital cuyos mandos son muy fáciles de manejar gracias a sus dos ruletas. Bajo estos mandos tenemos una tapeta que esconde un hueco para dejar objetos como un móvil, por ejemplo, para culminar con una toma de 12 V y otro pequeño hueco donde como mucho te cabrá la cartera. Lo que sí eché en falta es la existencia de alguna toma USB, pero bueno, el equipo Clarion cuenta con lector de tarjetas SD donde puedes almacenar todos los grandes éxitos de Maluma y Bad Bunny (modo ironic on)

La consola que divide los asientos delanteros están presididas por dos portalatas, seguidamente tenemos la palanca del cambio y continúa con el freno de mano de tipo mecánico con el botón para desconectar el ESP a su lado. Finalmente tenemos un reposacodos de tacto bastante duro y que al quedarse demasiado alto respecto a la palanca de cambio puede llegar a molestar bastante a la hora de cambiar de marchas, por lo que invita más a llevarlo plegado entre los asientos delanteros y limitar su uso solo a cuando hagamos largos viajes por carretera.  Al menos, si levantamos la tapeta de este reposacodos encontraremos un útil hueco donde podemos dejar objetos varios.


En cuanto a las puertas, se sigue con la tónica de usar plásticos duros. En la puerta del conductor nos encontramos los mandos de los cuatro elevalunas eléctricos, botones para bloquear los elevalunas traseros y las puertas, así como el regulador eléctrico de los espejos. Destacar que dichos botones están bien ubicados y son fáciles de usar. Por su parte, el hueco inferior para dejar objetos no destaca por su tamaño, pero tiene una explicación. Si hay algo que me llamó la atención es que estas puertas son muy finas (algo muy típico de Suzuki por lo que tengo entendido) lo cual ayuda a mejorar la anchura del espacio interior.

Para finalizar, delante del asiento del acompañante tenemos la clásica guantera de tamaño medio, y en el techo el espejo retrovisor central con las típicas luces de cortesía. Todo correcto en este aspecto.


POSICIÓN DE CONDUCCIÓN



Si el salpicadero da indicios de que es un coche hecho por japoneses, una vez que plantas tus posaderas en el asiento del conductor parece que también es un coche hecho para japoneses, o al menos en mi caso. Me explico, colocando el asiento a su configuración más baja la posición de conducción seguía siendo bastante elevada, pero el mayor problema lo tenía con la disposición de los pedales (que curiosamente son de aluminio) ya que están situados demasiado cerca. Este hecho, unido a que el volante se regula en altura pero no en profundidad, me obligaba a colocarme más lejos del volante de lo que me gusta si no quería conducir con las rodillas y los tobillos demasiado flexionados.

Sin embargo, la cosa cambiaba radicalmente cuando fue mi señora la quien se puso a los mandos, ya que situando el asiento lo más arriba posible estaba encantada con la postura para conducir así como de la visibilidad. ¿Dónde radicaba la diferencia? Pues como es fácil de imaginar en los 24 centímetros de altura que nos separan a ambos. De ahí mi afirmación; es cierto que mido 1,87 mts, pero creo que cualquier persona cuya altura pueda sobrepasar el 1,80 mts no se encontrará totalmente cómodo conduciendo este coche. Una lástima, porque con algo tan sencillo como ofreciendo un volante regulable en profundidad este problema se hubiera solucionado.

Y en cuanto a los asientos delanteros decir que tienen un mullido más que correcto, alcanzando un buen punto intermedio de dureza y blandez lo cual se agradece bastante cuando estás bastante tiempo dentro del coche. Eso sí, al menos para mi gusto se echa en falta un poco más de sujeción lumbar.


PLAZAS TRASERAS


El acceso a las plazas traseras no presenta ninguna dificultad anatómica; gracias a la altura de la carrocería y a la ausencia de caída en el diseño del techo, a penas nos vemos obligados a tener que inclinar la cabeza para acceder a su interior. 

Como ocurre con los asientos delanteros, el mullido es correcto y pronto nos encontraremos cómodos. No hay salidas de ventilación traseras, y el respaldo de la plaza central tampoco se abate para ofrecer un apoya brazos, aunque eso beneficia que dicha plaza sea más aprovechable para esos casos en que alguien tenga que ocupar dicha plaza. Por contrapartida, destacar que el espacio para las piernas es más que correcto, y podemos meter los pies sin ninguna dificultad por debajo de los asientos delanteros. Y en cuanto a altura al techo cualquier persona que no se excesivamente alto podrá viajar sin temer que su melena choque contra el mismo.

¡Se me olvidaba! Como curiosidad decir que en respaldo del asiento delantero del copiloto existe un gancho donde podemos colgar un bolso o macuto pequeño.

Aún teniendo el asiento delantero en mi posición de conducción (muy atrasada como ya he comentado anteriormente) y a pesar de medir 1,87 mts, tenía espacio para las piernas
 
MALETERO




 
Abrimos el portón trasero y nos encontramos con un maletero de 270 litros de capacidad, una cifra que no es de las mejores del segmento (un Sandero posee 50 litros más de capacidad) pero que es suficiente para los quehaceres del día a día.  

De todas formas posee un doble fondo bastante útil, y muy bien pensado. Lo ideal es usar el maletero con el piso en el fondo, para ganar así un espacio extra, pero en el caso de que necesitemos abatir los asientos (en proporción 60/40) podemos subir el piso obteniendo una superficie de carga totalmente plana con 1045 litros de capacidad. 




También destacar que el maletero posee unas formas muy rectas por lo que es aprovechable el máximo. Por contra, no hay ganchos para poder colgar bolsas y el umbral de carga queda un poco alto, lo que nos obligará a tirar de biceps a la hora de cargar bolsas pesadas.

¡Ah! se me olvidaba. Tras el doble fondo tenemos también una rueda de repuesto en vez del cada vez más habitual kit repara pinchazos.


MOTOR


Abriendo el capó nos encontramos con el corazón de este Suzuki. Se trata del motor 1.6 VVT bien conocido dentro de la marca. Concretamente es un motor atmosférico de gasolina de 4 cilindros en línea dispuestos transversalmente con 1.586 c.c de cilindrada, 4 válvulas por cilindro e inyección indirecta.

En total, este motor desarrolla una potencia de 120 CV a 6.000 rpm, y un par máximo de 146 Nm a 4.400 rpm; todo ello asociado a una caja de cambios de 5 relaciones que transmite la potencia a las ruedas delanteras. Teóricamente esta potencia debe ser suficiente para mover sin problemas los 1.215 kg que pesa este coche, o al menos, eso intuímos si hacemos casos a las prestaciones que se nos anuncian sobre el papel: hacer el 0 a 100 km/h en 10,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 187 km/h.

¿Y qué hay de los consumos? Bueno, según cifras oficiales declara un consumo extraurbano de 5,2 litros, y un urbano de 7,9 litros. Evidentemente, hay que recordar que estas cifras son anteriores a la entrada del nuevo estándar europeo de mediciones WLTP, por lo que intuyo que serán más altos. Es más, me atrevería a apostar que el consumo medio real estará entre los 6,5 y los 7,5 litros, pero eso es algo que habrá que ver en la prueba dinámica.


PRUEBA DE CONDUCCIÓN
  
Me acomodo en el asiento del conductor y lo primero que observo es que no hace falta introducir ninguna llave para encender el motor. Pero ojo, tampoco tiene arranque por botón; en su lugar hay una pieza de plástico que hay que girar al igual que una llave, algo que me resultó muy similar al sistema empleado en un Mercedes-Benz Clase C Sportcoupé que conduje hace bastantes años.
Una vez en marcha, y antes de ponerme en movimiento hay dos cosas que me llaman la atención: Una es el enorme tamaño de los espejos retrovisores, que además están situados cerca del conductor. Al principio me resultó algo extraño, pero cuando tuve que hacer uso de ellos lo agradecí enormemente, ya que ofrecen un buen campo de visión. El segundo aspecto que me resultó llamativo fue el pilar A, tanto por su enorme anchura como por la situación tan adelantada del mismo. Dicha posición tiene una virtud y un defecto: su ventaja es que al ofrecer una doble superficie acristalada incrementa la visibilidad, sin embargo, en ciertas situaciones de tráfico como aproximaciones a rotondas o determinados giros a la izquierda (hacía la derecha no ocurre lo mismo) crea un punto ciego que hay que tener en cuenta.

Una vez acostumbrados a este par de peculiaridades, el SX4 empezó a sorprenderme muy positivamente. Como era de esperar, el coche se ofrecía muy ágil con este motor, si bien hay que tener en cuenta que como buen atmosférico nos dará lo mejor de sí mismo a partir de las 3.500 rpm. De todas formas, y a pesar de tener una relación de marchas bastante largas, salvo que necesitemos una gran dosis de potencia no nos será necesario exprimir tanto el motor en la conducción diaria. Personalmente creo que haber dotado a este modelo de un cambio de 6 relaciones y habiendo acortado la relación entre ellas se hubiera conseguido dar más mordiente a este motor, pero seguramente los consumos también subirían, de modo que salvo que seas un quemado como un servidor, no hay que criticar este apartado.
Y hablando del cambio. Hay que destacar que tiene un tacto algo más duro de lo habitual en coches que no tienen filosofía deportiva en su conducción; los recorridos son cortos y notas como se enclava en su marcha cuando cambias, lo cual le da un cierto aire deportivo que particularmente me arrancó una sonrisa, pero que a alguien que busque más la comodidad puede resultarle molesto.

En cuanto a las suspensiones también me llevé una sorpresa inesperada, ya que son bastante más duras de las que imaginaba en un coche de esta categoría. La verdad es que pensaba que un coche tipo SUV hermano de versiones todocamino ofrecería una suspensión más blanda, pero resultó ser todo lo contrario. Pero ojo, que no se malinterprete, dicha dureza no llega a influir en la comodidad a la hora de desplazarse, así que nuestros riñones podrán estar tranquilos.  Como resultado el SX4 se siente muy bien acoplado al asfalto, tanto que da la impresión de estar conduciendo más un turismo que un SUV. En curvas rápidas los balanceos de la carrocería son poco apreciables y en autopista puedes circular a 120 km/h con la impresión de que puedes darle más chicha al coche.

A este buen aplomo sobre el asfalto contribuye también el tacto de la dirección bastante rápido y preciso, lo cual permite afrontar curvas con seguridad. Eso sí, para algunos se puede antojar un poco dura a la hora de realizar maniobras de estacionamiento o al tomar curvas muy cerradas en esas típicas zonas angostas de la urbe, pero creo que ese "sacrificio" que hay que hacer en esos puntuales momentos compensa sobradamente. Además, debido a sus escasas dimensiones, su posición de conducción elevada, y su buena visibilidad propician que podamos movernos por la ciudad con la impresión de tenerlo todo "bajo control".

Tampoco hay que reprochar nada al equipo de frenos (de disco en las cuatro ruedas) salvo que seamos muy burros conduciendo donde notaremos señales de fatiga. Además, el pedal tiene un tacto muy progresivo por lo que es fácil adaptarse a él a lo poco que hayamos frenado tres o cuatro veces.

¿Y qué pasa con los consumos? Como era de esperar se mostraron más altos que los mencionados anteriormente según homologaciones, pero tampoco son para tirarse de los pelos de la cabeza ya que haciendo una conducción normal se mantuvo en los 6,8 litros de media, y con un poco de alegría tampoco se disparó más allá de los 8 litros.


VALORACIÓN FINAL

Voy a confesaros una cosa: era demasiado escéptico con este coche antes de probarlo. Tal vez estaba algo sugestionado porque Suzuki no vende muchos coches en España, pero eso no es sinónimo de que haga malos productos.

Si nos olvidamos del hecho de que su interior no está al gusto de nuestros estándares por diseño y materiales, a cambio tenemos un vehículo que envejece muy bien y creo que eso habla muy bien de este coche. Tiene un tamaño que lo convierte en un buen urbanita sin tener que renunciar al confort y aplomo cuando viajamos por carretera, su motor es más que suficiente para mover el conjunto con soltura, está muy bien equipado, interiormente es espacioso y no hay que olvidar que, salvo esta versión, es un coche con buenas cualidades para rodar por pistas que incluso, según versiones, nos ofrecen la opción de rodar con tracción total.

De modo que sumando las virtudes y los defectos de este vehículo, mi nota final es de 7,5 puntos

LO MEJOR: comportamiento en carretera excelente, equipamiento, motor.

LO PEOR: interior cargado de plásticos duros, posición de conducción para personas altas, influencia del pilar A en la visibilidad.


Comentarios

  1. Ese coche para el tiempo que tiene se ve actual, parece polivalente y funcional, y el estado de conservación es impecable, por el kilometraje y el interior se adivina que lo han usado muy poco, y los autos japos de 2 mano siempre son una buena compra, a poco que los hayan tratado bien.

    Gracias por un reportaje tan completo , ahora ya sé algo más sobre una marca y un coche desconocido para mi, pero a tener en cuenta en el mercado de compraventa.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal y como comentas, para ser un coche de casi 9 años visualmente se ve muy bien, ya que salvo pequeños arañazos en los paragolpes lo demás se ve muy bien conservado. Igualmente, un motor de ese tipo con ese kilometraje debe tener todavía bastante vida por delante si se le hace un uso y mantenimiento adecuado. Otra cosa es ya el estado de piezas mecánicas como embrague, elevalunas, etc... aunque yo durante la prueba no noté nada raro.

      Lo importante, que me lo pasé muy bien haciendo el reportaje, jejeje.

      Saludos ;)

      Eliminar
  2. Más que SUV entraría en la categoría de crossover, la verdad que esta versión City pasa más por un minimovolumen tipo Meriva. Estéticamente no me disgusta, tiene hasta algo deportivo y si encima es útil...

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por diseño entraría en el juego de coches como el Hyundai ix20, Kia Venga, Nissan Note, o el Opel Meriva, tal y como comentas, aunque sus orígenes son crossover (los cuales considero los predecesores de los SUV actuales) Y sí, estéticamente los pequeños aditamentos que los diferencian de sus hermanos, y a mi juicio también los cristales tintados, le dan un cierto aire deportivo que para mi gusto mola bastante.

      Saludos ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Y POR ESTOS MOTIVOS, PROHIBIR LA CIRCULACIÓN DE COCHES ANTIGUOS ES UNA ESTUPIDEZ

La guerra contra los coches antiguos ha comenzado, al menos eso se deduce a raíz de las polémicas declaraciones realizadas por las autoridades de Madrid y Barcelona por la cual, si tienes un coche pasadito en años lo tendrás bien jodido para circular por ciertas zonas. Todo sea por reducir al máximo los preocupantes niveles de emisiones registrados, pero... ¿Realmente es una solución eficaz, o sólo un mero y simple parche fruto de optar por la solución más fácil?

¿VERDADERAMENTE SON FIABLES LOS MOTORES DOWNSIZING?

Si hay una leyenda o mito común en el mundo del automóvil, es la de pensar que un buen motor debe tener un equilibrio en su relación potencia-cilindrada. Recuerdo que cuando era pequeño y me interesaba por las conversaciones de los adultos, cuando hablaban de coches la frase "ese motor está más apretado que los tornillos de un submarino" era muy común. 
Y lo cierto es que para mi dicha afirmación era algo de total sentido común, hasta tal punto de que siempre ponía el mismo ejemplo: el motor de un coche es como el cuerpo de un ser humano, y al igual que a un hombre de 60 kilogramos le costará mucho más esfuerzo levantar un peso determinado que a uno de 100 kilos de puro músculo, un motor tendrá también sus limitaciones dependiendo de su cubicaje y número de cilindros. 
¿Pero qué ocurre si a nuestro hombrecillo comenzamos a atiborrarle de anabolizantes? Exacto, puede llegar al nivel de nuestro machote de 100 kilos. Pues con los motores actuales estamos viendo algo muy similar…

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

Siempre he odiado a esa gente que dice que la verdadera belleza está en el interior, y que no importa el aspecto físico de alguien para acabar enamorándote de él o ella. No quito que puedan tener razón, pero no seamos hipócritas; lo primero en que te fijas en una persona es en su físico, más que nada porque es lo primero que ves, y después, si el físico te agrada comienzas a conocer su interior. 
Con los coches ocurre lo mismo: lo primero que te entra por los ojos es su carrocería, y si te gusta comienzas a valorar aquellos aspectos que no se ven a simple vista y a los que les das importancia. Uno de esos aspectos (a mi juicio de los más importantes) es el motor. Hay quien dice que el motor es el corazón de un coche, pero yo creo que es ir más allá; es su ADN, lo que marcará su comportamiento, sus límites y su capacidad, en definitiva, su personalidad. 
Son muchos los componentes que marcan las diferencias entre el motor de un coche hecho para divertir, al de otro construido para con…

MOTORES ATMOSFÉRICOS vs TURBO, TODO LO QUE NECESITAS SABER (explicado para torpes)

A día de hoy, los motores con algún tipo de sobrealimentación se han apoderado de la práctica totalidad del mercado, postulándose como una solución ideal para reducir el consumo sin renunciar a la potencia. ¿Pero es todo de color de rosa en estos motores? ¿Realmente son mucho mejores que los motores atmosféricos?

EL MOTOR ROTATIVO WANKEL. PASADO, PRESENTE... ¿Y FUTURO?

Hoy quisiera hablaros de un motor de sobra conocido por los amantes de las cuatro ruedas y que, bajo mi punto de vista, ha sido una lástima que no hubiera alcanzado una mayor popularidad. Es una lástima que la historia está llena de grandes inventos que, por un motivo o por otro, no han tenido un éxito rotundo. Me refiero, como no, al único motor de combustión interna que no tiene cilindros: el Motor Rotativo, o Motor Wankel.


Sin embargo, se me plantea un problema grave a la hora de redactar este post, y es que quiero evitar a toda costa que se convierta en un tostón infumable de tecnicismos mecánicos y demás. Así que, en primer lugar, sobre su creador, solo diré que fue Félix Wankel, y que en el año 1929 registró la patente. Si quieres saber más sobre él, sólo tienes que insertar su nombre en Google y te saldrán aproximadamente 436.000 resultados.


ASÍ ES EL MOTOR ROTATIVO




Sobre la arquitectura del motor te diré que, como ya he dicho antes, lo más destacable es que no hay cilindro alg…