Ir al contenido principal

LAS GAMAS ELÉCTRICAS DE RENAULT TRUCKS SIGUEN TRIUNFANDO


 


A mediados del año 2020 dentro de la oferta de camiones Renault, el primer camión 100% eléctrico de serie de la marga francesa ya había comenzado a prestar servicios en España. Se trataba del Renault D Wide Z.E y que había sido entregado a la compañía de gestión de residuos URBASER encargada de labores de limpieza y reciclaje en las playas de la ciudad de Barcelona.

Esta noticia nos dejaba claro que la fuerte apuesta por la movilidad de cero emisiones de Renault no sólo se centra en los vehículos de tipo particular y furgonetas, sino que también abarca su gama de camiones, conocida como Renault Trucks, que comprende vehículos que oscilan entre las 3,1 y las 26 toneladas. La firma gala sigue así encaminada a la electrificación de su oferta con un objetivo en el horizonte: llegar al 10% en 2025. 

El camion Renault eléctrico es ya una realidad comercial e industrial, tal y como se pudo comprobar en la Feria Internacional de Urbanismo y Medio Ambiente TECMA que tuvo lugar en IFEMA el pasado mes de junio. Esta exposición dirigida a colectivos profesionales en el ámbito municipal mostró las últimas novedades en este segmento, con muestra de todos los tipos de aplicaciones para el reciclaje industrial, contenedores de recolección y residuos urbanos, teniendo a Renault Trucks como uno de sus protagonistas, en la que expuso su gama 100% eléctrica para aplicaciones urbanas.

 


Estos camiones, que ya están disponibles en los concesionarios de R1 GAMA, empresa dedicada en exclusiva a dar servicio al mundo del vehículo industrial, y que, como concesionario oficial Renault Trucks, cuenta con unas instalaciones modernas y bien situadas en Granada, Alicante, Murcia y Almería.

¿Pero qué ventajas ofrecen los camiones eléctricos? La principal ventaja de los camiones eléctricos, y de cualquier vehículo eléctrico en general, es la reducción de emisiones contaminantes y los ruidos en las ciudades. Son temas que han pasado de ser abstractos a notarse cada vez más en el día a día de la vida urbana, especialmente en las calles estrechas. De esta forma, los camiones eléctricos hacen el reparto sin que los tubos de escape lancen vahídos de dióxido de carbono y su motor solo emite un silbido robótico al acelerar.

Otra ventaja es la del ahorro, debido a que los costes se reducen tanto en el ahorro de combustible como en el mantenimiento del propio vehículo.  

 


Pero aunque los camiones eléctricos nos ofrezcan muchas ventajas en lo que se refiere al ámbito profesional urbano como la recogida de residuos, repartos, o limpieza, esta nueva movilidad sigue trabajando en lo que es su mayor reto: el transporte de mercancía de larga distancia. 

Y es que, estos camiones cuentan con una autonomía que puede ir desde los 100 hasta algo más de 200 kilómetros, por lo que conseguir un aumento de la duración de la batería sin que repercuta en el espacio de la misma (lo cual incrementa la tara del vehículo) es el gran reto de futuro que tiene esta tecnología en la que Renault sigue investigando e innovando.

Por su parte, el otro gran reto de esta tecnología sigue siendo tanto la velocidad de carga como la red de infraestructuras para poder llevar a cabo dicha carga. Porque cargar una batería en un wallbox puede llevar unas siete horas de duración, algo que se reduciría a una hora si lo hiciésemos con una estación de carga rápida. De ahí la importancia de que tanto los gobiernos como las empresas (públicas o privadas) tomen conciencia de esta necesidad y desarrollen una red de carga necesaria para poder abastecer a una flota que con los años se irá electrificando.

Como vemos, el cambio hacía el camión eléctrico no es un camino fácil y se presenta como un gran reto en el que algunos fabricantes como Renault están apostando fuerte, porque la tendencia parece imparable.


Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

Siempre he odiado a esa gente que dice que la verdadera belleza está en el interior, y que no importa el aspecto físico de alguien para acabar enamorándote de él o ella. No quito que puedan tener razón, pero no seamos hipócritas; lo primero en que te fijas en una persona es en su físico, más que nada porque es lo primero que ves, y después, si el físico te agrada comienzas a conocer su interior.  Con los coches ocurre lo mismo: lo primero que te entra por los ojos es su carrocería, y si te gusta comienzas a valorar aquellos aspectos que no se ven a simple vista y a los que les das importancia. Uno de esos aspectos (a mi juicio de los más importantes) es el motor. Hay quien dice que el motor es el corazón de un coche, pero yo creo que es ir más allá; es su ADN, lo que marcará su comportamiento, sus límites y su capacidad, en definitiva, su personalidad.  Son muchos los componentes que marcan las diferencias entre el motor de un coche hecho para divertir, al de otro construid

¿VERDADERAMENTE SON FIABLES LOS MOTORES DOWNSIZING?

Si hay una leyenda o mito común en el mundo del automóvil, es la de pensar que un buen motor debe tener un equilibrio en su relación potencia-cilindrada. Recuerdo que cuando era pequeño y me interesaba por las conversaciones de los adultos, cuando hablaban de coches la frase "ese motor está más apretado que los tornillos de un submarino" era muy común.  Y lo cierto es que para mi dicha afirmación era algo de total sentido común, hasta tal punto de que siempre ponía el mismo ejemplo: el motor de un coche es como el cuerpo de un ser humano, y al igual que a un hombre de 60 kilogramos le costará mucho más esfuerzo levantar un peso determinado que a uno de 100 kilos de puro músculo, un motor tendrá también sus limitaciones dependiendo de su cubicaje y número de cilindros.  ¿Pero qué ocurre si a nuestro hombrecillo comenzamos a atiborrarle de anabolizantes? Exacto, puede llegar al nivel de nuestro machote de 100 kilos. Pues con los motores actuales estamos viendo

MOTORES ATMOSFÉRICOS vs TURBO, TODO LO QUE NECESITAS SABER (explicado para torpes)

A día de hoy, los motores con algún tipo de sobrealimentación se han apoderado de la práctica totalidad del mercado, postulándose como una solución ideal para reducir el consumo sin renunciar a la potencia. ¿Pero es todo de color de rosa en estos motores? ¿Realmente son mucho mejores que los motores atmosféricos?