FIAT ECOBASIC. EL LOW COST LLEVADO AL EXTREMO




Que un coche consuma poco carburante y sea barato de mantener son dos aspectos que el conductor medio valora notablemente en su coche. Pues a finales del siglo XX FIAT fabricó un coche que llevaba estas dos premisas a su punto álgido, tanto, que lo llamó Ecobasic. Y para conseguirlo usaron mucho el ingenio. 





Corría el año 1998 y FIAT presentó al mundo un monovolumen del segmento C que dió mucho de qué hablar por entonces (para lo bueno y para lo malo) y yo diría que lo sigue haciendo hoy en día. Exacto, has adivinado; estoy hablando del FIAT Múltipla. Pero curiosamente el plato fuerte del Múltipla no era su extravagante diseño, que precisamente fue lo que más polémica desató, sino su gran polivalencia, versatilidad y practicidad, ingredientes que le permitió estár más de una década en el mercado. Pues bien, al poco tiempo de lanzar el Múltipla, en FIAT se propusieron construir un coche que llegara más allá; un vehículo que uniese la versatilidad del Múltipla pero que además fuese un coche económico de adquirir y, sobre todo, de mantener. Así nació el FIAT Ecobasic. 


UN DISEÑO DESACERTADO, PERO CON MUCHAS SORPRESAS



De acuerdo, al igual que con el Múltipla, está claro que el diseño no es el punto fuerte del FIAT Ecobasic, y se puede afirmar sin duda alguna de que se trata de un coche bastante feo. Sin embargo, el difícilmente digerible diseño del Ecobasic tenía su razón de ser. 

En primer lugar, hay que destacar que el Ecobasic era un coche de dimensiones reducidas, ya que no llegaba a los 3,50 metros de longitud, pero a su vez debía ser un coche espacioso y polivalente. Por eso se optó por una forma de cubo redondeado, por catalogarlo de alguna forma, que ayudaba a maximiar el espacio ofreciendo un 88% de su volumen total para los pasajeros y la carga. Pero además de tener espacio, también había que transmitir esa sensación, de ahí que se recurriera al techo elevado, a las generosas ventanillas laterales con dos alturas diferentes (personalmente me recuerda al Citroën C2) y a la luneta trasera de tipo burbuja. 

Pero además de polivalente, hemos destacado que el Ecobasic debía ser un coche barato tanto de comprar como de mantener. En este aspecto un bajo consumo era fundamental, y aunque para conseguirlo el motor tiene mucha importancia, también son importantes elementos como la resistencia al viento y el peso. Para combatir este primer hándicap se consiguió que el Ecobasic tuviese un espléndido coeficiente aerodinámico de tan solo 0.28 Cx, y para lograr un peso contenido no se emplearon materiales metálicos ligeros y caros, sino soluciones basadas en el plástico. Así, los paneles de la carrocería estaban hechos de plásticos reciclados que se teñían a través de un proceso denominado cataforesis, asegurando que en caso de arañazo seguiría presente el color de la carrocería solucionándolo con un simple pulido.




En el interior se siguió la misma filosofía, ofreciendo bastante modularidad gracias a sus asientos extraibles y plegables, además de estar desprovisto de remates y revestimientos de adorno. Ello propició que el acero de la estructura o el plástico de la carrocería quedese visible en muchos lugares del interior, pero a pesar de ello consiguieron hacer un interior bastante llamativo.

MOTOR DIÉSEL Y PRESTACIONES CONTENIDAS PARA CONSUMIR LO MENOS POSIBLE





Evidentemente, si el bajo consumo era uno de los pilares básicos de nuestro protagonista, no debemos esperar que estuviese dotado de un motor que quita el hipo, sino más bien lo contrario. Y así era, ya que mecánicamente el Ecobasic utilizaba un motor Multijet diésel de 4 cilindros y 1.2 litros de cilindrada  que ofrecía unos modestos 61 CV. Así se logró que el consumo fuese inferior a los 3 litros cada 100 kilómetros, aunque en un uso real apostaría que llega a los 4 litros. De todas formas es un consumo notablemente bajo, que se conseguía además por los factores mencionados; su coeficiente aerodinámico y los ligeros materiales de su cuerpo que propiciaron que su peso fuese de 750 kg.

Este motor se asociaba a una caja de cambios automática-secuancia "Selespeed" con dos modos de conducción: "Normal" y  "Económico", el cual hacía que el motor se apagase automáticamente si trancurrían más de 4 segundos con el coche detenido, reiniciándose de nuevo al presionar el acelerador. Este sistema seguro que te suena de algo, ¿verdad?

Pero lo más curioso de todo es que no existía un capó para abrir el compartimento del motor, el cual sólo era accesible desmontando por completo los paneles del frontal. ¿Cómo podía hacerse entonces las tareas básicas de mantenimiento? Para ello, se creó una curiosa trampilla (en algunos modelos transparente) en la parte frontal a través de la cual se tenía acceso a las bocas de los depósitos del líquido refrigerante, aceite, así como los bornes positivo y negativo de la batería. 

SUS MAYORES INCONVENIENTES





Ya hemos visto que el FIAT Ecobasic es todo un alarde de imaginación sobre ruedas, pero ello no quita que algunas de sus soluciones no sean las más adecuadas. Está claro que el objetivo era producir un coche barato, y para venderlo como tal había que invertir poco en su productividad, de modo que decidieron fabricar una única versión, pudiéndose elegir solamente entre unos pocos colores.

Además, se suprimieron elementos indispensables como la dirección asistida, ¡o el aire acondicionado! lo cual era toda una incongruencia en un coche con un carácter eminentemente urbano por su tamaño y prestaciones. ¿Os imagináis conducir este coche, con esos grandes ventanales, en pleno verano y sin aire acondicionado? Está claro que hay cosas que no pueden eliminiarse.




Concluyendo. El FIAT Ecobasic no llegó a producirse finalmente, y tan sólo se construyeron 10 unidades en total. Desconozco los motivos; no sé si era más bien un experimento para aplicar soluciones económicas a futuros modelos, o se trataba de un intento serio de producir un coche low cost que finalmente fracasó porque las cuentas no cuadraban. Pero fuesen cuales fuesen los motivos, nadie podrá negar que el Ecobasic fue un coche bastante innovador en la búsqueda de vehículo low cost perfecto.


Comentarios

  1. Pues yo lo prefiero al Multipla, jaja.
    Sorprendente el cx de solo 0,28 a pesar de ser un modelo algo altito.
    Creo que por la misma epoca VW con el Lupo también buscaba alcanzar la mítica barrera de los 3l a los 100 Km/h.
    Gracias por descubrirnos la historia de este Concept.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me sorprendió ver ese cx cuando buscaba información sobre el coche. Misterios de la aerodinámica, jejeje.

      Eliminar
  2. La idea no era mala, pero el diseño creo que hubiera sido su gran hándicap en el mercado. Reducido peso, poca longitud, mucha capacidad interior... En el fondo querían hacer un kei car. Algo que los japoneses resuelven bastante bien, al menos en lo estético.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando veo coches como este, o el Múltipla, a veces me da la impresión de que los italianos no son capaces de hacer coches bonitos y prácticos a la vez.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares