Ir al contenido principal

MOTORES ATMOSFÉRICOS vs TURBO, TODO LO QUE NECESITAS SABER (explicado para torpes)




A día de hoy, los motores con algún tipo de sobrealimentación se han apoderado de la práctica totalidad del mercado, postulándose como una solución ideal para reducir el consumo sin renunciar a la potencia. ¿Pero es todo de color de rosa en estos motores? ¿Realmente son mucho mejores que los motores atmosféricos?

Poco a poco van cayendo como moscas, y parece ser que los motores atmosféricos tienen los días contados. En el caso de los motores diésel es impensable hablar de un motor sin turbo, y en el caso de la gasolina hay muy pocos que todavía resisten. Porsche ha sacrificado el viejo 6 cilindros bóxer atmosférico del Boxster por un 4L turbo, los motores 1.6 GDI gasolina de Hyundai están condenados, Lamborghini todavía resiste, y parece ser que Mazda (como suele ser habitual) es la única que nada a contracorriente con su tecnología SKYACTIVE. 

Antaño, hablar de turbo era sinónimo de deportividad, e incluso sentó falsos mitos en algunos modelos Sin embargo, debido a las exigencias medioambientales que tuvieron como consecuencia la popularización del Dowsizing podemos decir que casi el 100% de los vehículos actuales están equipados con algún tipo de sobrealimentación. ¿Pero qué tienen de especial estos motores para su popularización? ¿Verdaderamente son todos ventajas frente a los motores atmosféricos? ¿Debemos ser escépticos y pensar que lo viejo siempre fue mejor? 

Te invito pues, a que navegues conmigo en este espinoso asunto para desenmascarar estas y otras cuestiones como siempre he tratado de hacer; de una manera sencilla, entretenida y sin tapujos, donde además me mojaré con mi opinión al respecto. 

LA POTENCIA... ESE DESEO INCONTROLABLE


Potencia... A todas luces es uno de los aspectos a los que nadie renunciaría en su coche. No te confundas, no hablo de potencias desorbitadas propias de los deportivos más deseables, pero seguro que conduces más tranquilo si sabes que cuando en un momento determinado tengas que pisar el acelerador, tu coche responderá a tu demanda de forma satisfactoria. La potencia es a un coche lo que un revólver al padre de una familia norteamericana: esperas no tener que usarla, pero estás más tranquilo sabiendo que la tienes.

Ahora bien. ¿Cómo se consigue esa potencia extra cuando se necesita? Pues como bien sabes, incrementando la mezcla de aire y carburante en los cilindros. Incrementar el carburante no es un problema porque la forma de aumentar el flujo es sencilla, ya sea añadiendo más carburadores o incrementando su tamaño, o bien a través de mejores y más rápidos inyectores, dependiendo del tipo de motor. Pero con el aire es otro cantar, y para ello se pueden acudir a múltiples soluciones.
  1. Fabricar motores de mayor cilindrada, consiguiendo así crear más espacio para el aire.
  2. Aumentar el régimen de giro del motor, consiguiendo que entre el mismo aire pero en unos intervalos de tiempo menor. 
  3. Aumentando la presión del aire dentro de la cámara, consiguiendo así que entre más cantidad en el cilindro. 
Las dos primeras opciones son las típicas de los motores atmosféricos, o también denominados motores de aspiración natural, ya que el aire entra a presión atmosférica y por efecto de la aspiración del motor, mientras que la tercera opción, es la típica de los motores sobrealimentados, ya que el aire entra de una manera forzada, por así decirlo, gracias a la acción de un turbo y/o un compresor. 

Entonces. ¿Podemos considerar que algún sistema es mejor que otro? ¿Cuál es más fiable? ¿Qué ventajas e inconvenientes tienen? Vamos a tratar de averiguarlo. 

ASÍ SON ESTOS DOS TIPOS DE MOTORES. VENTAJAS E INCONVENIENTES



Comencemos por los motores atmosféricos. Si hay algo que distingue a estos motores, sobre todo en las versiones de gasolina, es sin duda alguna la suavidad de su funcionamiento, lo que hace que tenga un comportamiento mucho más noble y refinado en todo su rango de revoluciones. ¿Qué quiere decir esto? Pues que su entrega de par motor es más lineal y progresiva conforme vamos subiendo de revoluciones, siendo normalmente más notable en la zona alta del tacómetro.

Por eso, en los motores atmosféricos la relación cilindrada-potencia juega un factor determinante, y al igual que puede darte un orgasmo acelerando un atmosférico de 2.0 de 200 CV hasta las 8.000 rpm, por ejemplo, también puedes desesperar pisando a fondo en un atmosférico 1.2 de 70 CV mientras observas como la aguja del velocímetro avanza a paso de hormiga. 

Otro factor a tener en cuenta es la altura respecto al mar en la que nos encontremos, e incluso la meteorología. Me explico, al succionar el aire de la atmósfera, un motor atmosférico (de ahí su nombre) se verá influenciado por la presión del aire. Por eso, si estamos en lugares situados a gran altura respecto al mar, o hace mal tiempo (borrasca = baja presión atmosférica) la presión del aire será menor y nuestro coche no tragará tanto aire como si estamos a baja altura o hace un día soleado, lo que se traduce en una pérdida de potencia.

Y vamos ahora con los motores sobrealimentados. Los más populares dentro del mundo del automóvil son los motores dotados con un turbo, aunque también existen los compresores, y dentro de estas dos categorías, tenemos diferentes evoluciones o sistemas de los cuales no voy a entrar a hablar, porque no es el principal objetivo de este post, y sí el de conocer cómo se comportan y cuales son sus beneficios e inconvenientes.



Como puedes observar en la gráfica, la principal diferencia de un motor turbo con uno atmosférico es ese incremento brusco de potencia que se produce en un pequeño rango de revoluciones. Para quienes sean de la vieja escuela, si hablamos en términos prácticos, nos referimos a esa patada que te daba el coche y que te pegaba la espalda al asiento mientras esbozabas una carcajada. Creo que en el mundo del automóvil no ha existido un invento que haya producido tantas risas como el turbo. Metafóricamente hablando, es como hacer una pequeña carrera... Imagínate que tienes que correr 200 metros en modo atmosférico: inicias poco a poco y progresivamente vas aumentando tu velocidad hasta tu límite máximo, y cruzas la meta. Y ahora en modo turbo, inicias despacio, y a los pocos metros aceleras al máximo de forma explosiva. ¿Qué ocurrirá? Que seguramente no aguantes hasta la meta y reduzcas el ritmo antes de la llegada. 

Resumiendo, que un motor turbo te dará siempre una respuesta excelente a bajo y medio régimen de revoluciones, pero no te seguirá ofreciendo esa fuerza a altas revoluciones. Además, uno de los principales inconvenientes del turbo, el conocido "turbo-lag" o retraso en su respuesta (vamos, ese segundo que pasaba desde que pisabas el acelerador hasta que notabas el impulso) ha pasado a ser un problema menor gracias a las turbinas de geometría variable y al control electrónico de la presión del turbo.

Sin embargo, como toda pieza de un mecanismo, el turbo requiere de un buen mantenimiento, y en su caso es fundamental si no queremos tener una desgracia grande en forma de factura de taller ilustrada con un desembolso de cuatro cifras. Para evitarlo, es más que recomendable cumplir a rajatabla con los intervalos de sustitución del aceite del motor recomendado por el fabricante, y no sólo eso, también utilizar el aceite que éste especifique. Además, también es conveniente evitar acelerones cuando el motor está frío, o dejar más o menos un minuto el motor al ralentí cuando hemos circulado durante largo tiempo, para que el turbo se refrigere.



Como ves, la fiabilidad sigue siendo el talón de Aquiles de los motores turbo, ya que en principio aumenta la complejidad mecánica del motor, además de estar sometido a mayores esfuerzos mecánicos y térmicos, aunque ello se compensa también  al trabajar en un régimen de giro inferior.

Y después tenemos lo que yo considero como "la gran mentira del turbo" y no es más que el de profetizar que se reduce el consumo. Vale, en parte sí, porque al sobrealimentar se reduce el consumo específico, ya que crece más la potencia que el consumo, pero ello no es sinónimo de que podamos circular de forma deportiva y esperar a tener consumos de utilitario. Vamos, que si le pisas a un motor turbo te consumirá tanto, o incluso más, que un motor atmosférico.


¿POR QUÉ LOS MOTORES TURBO ESTÁN DESBANCANDO A LOS ATMOSFÉRICOS?



Los motores turbos no son como los de antes; están destinados a compensar la bajada de cilindrada debido al Dowsizing, convirtiéndose en el complemento ideal de todo conductor medio. Olvidémonos de todos los frikis y amantes de las cuatro ruedas como tu y como yo. Apartemos de la carretera a todos esos que entienden cuál es el régimen óptimo de potencia, par motor, o que conocen cómo sacar el máximo jugo a las prestaciones de su coche como la palma de su mano.

¿Ya? Perfecto. Tenemos pues una carretera repleta de conductores que solo ven a su coche como un medio de transporte. ¿Y qué es lo que desea ese conductor? Dos cosas muy simples: que su coche gaste poco, y que cuando pise el acelerador, éste responda sin importar la marcha que tenga engranada o el régimen de revoluciones a la que esté circulando.

Por este motivo el turbo se ha convertido en el principal benefactor del mercado actual, sobre todo gracias a los avances que han minimizado el atraso común en su respuesta y la facilidad de entregar una potencia lineal a bajo y medio régimen. Porque seamos realistas, nadie o casi nadie estira el motor hasta la zona roja, es más, es que apenas vas a tener ocasiones de hacerlo en la conducción del día a día, y a la mayoría de los conductores habituales les fastidia tener que reducir una marcha para obtener esa potencia que necesiten en algún momento determinado. 

Esa es la magia que ha conseguido realizar el turbo actualmente; que lo que conocemos como par motor, es decir, la fuerza de nuestro motor, sea lo más lineal posible. 


Como se puede observar en esta gráfica comparativa, la línea del par motor es prácticamente plana conforme se va subiendo de revoluciones en el caso de un motor con turbo actual. Aquí es donde personalmente creo que reside el triunfo de los turbo actuales, en que su comportamiento es lo más parecido al de un motor atmosférico, pero entregando más cantidad de par motor desde bajas revoluciones en detrimento de sufrir un importante bajón en la zona alta del tacómetro. ¿Y qué es más útil en la conducción del día a día de cualquier conductor medio? Creo que la respuesta ya la sabes.

Concluyendo, yo creo que ya va siendo hora de abrir un poco la sesera y dejar de ver al turbo como un elemento ligado exclusivamente a la conducción deportiva para comenzar a hablar del "Turbo del pueblo" o algo parecido. Motores sobrealimentados que poco o nada tienen que ver con sus antecesores, que ha evolucionado para adaptarse a las nuevas exigencias actuales y que harían que si existiera un Darwin del motor, se sintiera realmente orgulloso de él. 

¿Y QUÉ OPINO YO DE TODO ESTO?



Bueno, tal y como comenté al principio, no voy a cortarme y me mojaré hasta el fondo con todo este asunto. Si sueles ser lector habitual de este humilde blog, ya sabrás de sobra que soy una persona bastante chapada a la antigua, por así decirlo. Suelo mostrarme bastante reacio a todo avance tecnológico, aunque siempre acabo reconociendo sus beneficios cuando realmente los tiene. Así que si me das a elegir entre un motor atmosférico y uno sobrealimentado, a día de hoy seguiría eligiendo el atmosférico. 

Sí, sí, lo sé. Lo voy a tener realmente chungo cuando quiera comprarme un coche, pero mientras siga habiendo una versión atmosférica de un modelo la escogeré por encima de la sobrealimentada, aunque éste ofrezca mayor potencia y menor consumo. Llámame Neanderthal o retrasado, no me importa, a día de hoy creo que los beneficios que me aportan un motor turbo no están lo suficientemente por encima de los inconvenientes si los comparamos con un atmosférico, y si con ello me ahorro además un elemento que puede averiarse, mejor. 

Supongo que será todo cuestión de gustos. Evidentemente, no le haré ascos a un coche porque tenga un motor con turbo, pero soy de los que disfruta más bajando una marcha y sintiendo la progresiva subida de potencia hasta la zona roja del tacómetro. Al final, creo que la clave radica en saber qué tipo de coche llevas en las manos, y cómo sacarle el máximo partido a su potencia cuando la necesites. Yo, por ahora, prefiero el modo atmosférico, pero quién sabe si dentro de unos meses estoy idolatrando a mi nuevo motor turbo. 

¿Y tu qué opinas de todo esto? ¿Eres más de turbo o de atmosféricos? Te invito a que dejes tu opinión al respecto sobre este apasionante tema, porque en el debate y el intercambio de opiniones reside la esencia de este tipo de artículos. 


Comentarios

  1. Eso de los motores turbo modernos consumen menos que los atmosfericos equivalentes está entre dicho. Hablo de consumos reales, no de las pruebas de homologación de consumo. Ejemplo: compara el consumo del Mazda 3 1.5 Skyactive 100 Cv gasolina con algún 1.4 turbo ó 1.6 turbo de la competencia. Te llevarás una grata sorpresa (hablo de consumos reales, no homologados), y encima tienes todas las ventajas de un atmosferico (fiabilidad, sonido, respuesta instantánea, coste de mantenimiento, cadena de distribución en el caso de este Mazda en vez de correa...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema de los motores dowsizing turboalimentados actuales es la gran diferencia que tiene entre su consumo en conducción tranquila y en el que tiene cuando se le exige, algo que no pasa con un atmosférico. Creo que la única forma de sacarle partido al consumo de un pequeño motor turbo es precisamente conducir pensando que tienes un pequeño motor, es decir, de manera sosegada, pero con la tranquilidad que saber que cuando lo necesites, dicho motor te responderá como si fuese uno de mayor cilindrada. ¿El problema? que muchos conductores van pensando más a la inversa, de ahí que no vean el beneficio en el consumo. Por cierto, yo también soy muy fan de los motores SKYACTIV de Mazda.
      Un saludo ; Y muchas gracias por tu aportación.

      Eliminar
    2. Buenas, Alvaro, ante todo felicitarte, por el artículo.
      Da gusto leer temas reales , pues lo que nos ofrecen las revistas especializadas del motor son cada vez menos profesionales y se nota demasiado las intervenciones de "bolsillo" de los fabricantes, Bueno.. al lio:
      Soy comercial de recambios de automoción
      Y soy Atmosférico Desde hace poco, vengo de un dci de 120 cv consumo medio; 6.8 comb... Ahora tengo el nuevo vitara 1.6 atmosferico consumo; 6.4 combinado..
      Que no nos engañen todos los nuevos downsizing
      No son más que para lograr las normativas anticontaminantes de la forma más rentable para ellos.
      Mi opinión es que un atmosférico no es interesante para ellos,
      También viven de la postventa en forma de averías, turbos, sensores caudalimetros etc.. y fallan.. lo digo por que trabajo en ello. Al final nos quieren vender lo que más dinero les aporte a la marca, bien sea antes o después de la compra, tener muy muy presente que los nuevos motores tienen más carga tecnológica sobre todo para alcanzar las nuevas normativas no para tu bolsillo ni para tu placer de conducción . Que no nos engañen y que el periodismo del motor sea más profesional por favor.
      Un saludo para todos

      Eliminar
    3. Hola Kike.

      En primer lugar transmitirte quee alegra enormemente que te haya gustado el artículo, y agradecer tu aportación en mi humilde blog.

      Sobre las supuestas diferencias de consumo entre un turbo y un atmosférico creo que ya está todo dicho, y lo que debería hacerse de una puñetera vez es prohibir la publicación de esos irreales datos de consumo por parte de los fabricantes.

      En cuanto a lo de los servicios de reparación y postventa, está claro que cuantos más componentes tenga un coche, más opciones de que algo se estropee, y aunque bien es cierto que muchos de estos componentes existen por temas de anticontaminación así como de seguridad, otros existen por culpa de los consumidores, que cada vez demandados más comodidad y tecnología. En este sentido sí que soy reacio, y hay elementos que nunca entenderé, como el sensor de lluvia, por citar un ejemplo.

      Y en cuanto a lo del periodismo del motor... Ahí no me meto, que sólo soy un aficionado más que tiene la osadía de escribir sobre este mundo que tanto me apasiona, y no soy quien para opinar sobre el trabajo de quienes se dedican a ello profesionalmente.

      Eliminar
  2. Yo me quedo con los atmosféricos. A pesar que nunca he conducido uno de altas prestaciones, mi coche con su pequeño cuatro cilindros gasolina ya me da satisfacciones, no me importa bajar una marcha cuando se "muere" por eso tampoco veo la necesidad de una respuesta inmediata que tanto se busca en los turbos modernos. Además, mi experiencia con los turbos hace años cuando conducía un 406, no fue buena. Recuerdo pisar el acelerador a fondo y hasta bastantes segundos después no actuar el turbo, era decepcionante.

    Y aunque sea una percepción subjetiva, me gusta más el sonido de los atmosféricos, tienen un sonido metálico en el que notas como el coche trabaja y trata de respirar que en los turbos no se aprecia, tienen un sonido más robótico, más artificial... Quizás sean locuras mías pero eso es lo que siento cuando conduzco un atmosférico.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El retardo del turbo era el principal defecto de estos motores, algo que se ha solucionado hoy en día. De todas formas, yo sigo pensando igual: analizando pros, contras y comportamiento, caso más con la filosofía de los motores atmosféricos, por lo menos para los coches del día a día.
      Un saludo ;)

      Eliminar
  3. lo primero felicitarte por el articulo tan completo e instructivo.
    Lo sorprendente es que actualmente hasta los fabricantes en que prima la deportividad y el placer de pilotar como Ferrari o BMW son los que mas apuestan por la tecnologia Turbo. Los Turbo siempre han estado ahi pero creo que el auge actual es debido a los modernos sistemas de gestion de motor que reducen el consumo y tambien de los sistemas de ayuda a la conduccion, que dulcifican el empuje brutal a las sufridas ruedas motrices.
    Ahora bien como todo en la vida es ciclico y quien dice que de aqui poco vuelva la moda de atmosfericos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegra que el post te haya gustado, compañero.
      Está claro, si casi todos los fabricantes han optado por esta opción es que sus ventajas tiene, ahora bien, no sé si más para el fabricante o para el consumidor. Y personalmente soy de los que piensa que en el futuro volverán los atmosféricos, pero obligatoriamente asociados a un motor eléctrico, ya que creo que las arquitecturas híbridas se irán popularizando como un camino intermedio hacía una movilidad sostenible (quién sabe si eléctrica o de otro tipo)
      Un saludo ;)

      Eliminar
  4. Todo tiene una "fecha de caducidad" y el turbo de un coche también. Hoy miro mucho por el ahorro y si me puedo ahorrar miles de euros en la compra de un coche y probablemente otro millar mas en una hipotética reparación, lo prefiero antes que intentar rentabilizar dicha inversion en la gasolinera; pues seguramente antes de hacerlo lo haya vendido.
    Por lo tanto y por el argumento del ahorro elijo un atmosférico. Menos mantenimiento, menos valor de compra y menos dinero en posibles reparaciones.

    ResponderEliminar
  5. Actualment los "atmosfericos" tenemos un problema a la hora de cambiar de coche. He probado varios coches downsizeados y los he encontrado insatisfactorios, no dejan de tener tacto de motor pequeño. Finalmente me he decidido por un mazda y la verdad és que cada dia estoy mas contento. No puedo dejar de comparar un 2000 actual con uno de hace 30 años (tuve un Kadett gsi 2000) y esos motores con menos caballos eran autenticas fieras pero sin la progresividad y economia de consumo de los actuales.
    De todos modos un gasolina no se debe conducir como un diesel, quiere alegria y vueltas y eso en un downsizing se traduce en consumo...Però no són para eso, són para el que viene de un diesel y quiere conducir con el gas y no con el cambio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas! Ante todo, darte las gracias por tu aportación en mi humilde blog.
      Lo cierto es que más allá de Mazda, es casi imposible encontrar un modelo de gasolina que no incorpore turbo, es más, a FIAT le han llovido algunas críticas por escoger el motor 1.4 de 95 CV atmosférico como el motor de acceso a la gama Tipo en vez de su motor turboalimentado (si todo sale bien, en un par de meses publicaré una prueba de la versión SW con este motor, así que podré dar mi opinión al respecto)

      Y en cuanto a tu opinión del dowsizing, creo que tenemos el mismo punto de vista. Si te apetece te invito que leas este post : http://www.frikidelmotor.com/2016/01/fiabilidad-motores-downsizing.html

      Un saludo ;)

      Eliminar
    2. Buenas!
      Sobre lo que dices al respecto del motor del fiat tipo tengo la sensacion de que la prensa del motor se mueve según el viento que sopla desde las Altas esferas y nuestros amiguitos fabricantes alemanes han puesto toda la carne en el asador del downsizing despues de invertir años y años en el diesel y abandonar los motores de gasolina. Hay que vender como sea.
      Y lo fàcil és hacer lo mismo que con el diesel, turbo y gestión electrònica.
      Tengo algún añito y puedo recordar cuando Mercedes renunció al wankel (otros no lo hicieron como mazda, gracias por el 787b y los RX) y BMW a los 6 cilindros (y 12), de estona hace menos...
      La cuestión es reducir costes, emplear menos años en I+D y colarnos su propaganda barata empezando por la F1 y sus motorcitos de juguete (és interesante la opinion de los pilotos veteranos).
      En finalitzar, al final compramos lo que nos quieres vender...
      Un saludo.

      Eliminar
    3. Pues puede ser, no te quito razón. Está claro que habrá fabricantes que apuesten menos en el I+D y otros más. Caminos al margen, parece ser que últimamente se comenta que el Dowsizing no es el camino correcto, y sí el Rightsizing, de ser así, me gustaría ver cómo las marcas comentan que estuvieron equivocadas, aunque algo ingenioso se les ocurrirá, de eso no cabe duda.
      Y es que al final es lo que has comentado, acabamos comprando lo que nos quieren vender en vez de, como consumidores, preocuparnos de saber qué es lo que realmente necesitamos; hace años el diésel TDI era lo más de lo más y si no tenías uno eras un imbécil, aunque hicieses pocos kilómetros al año, y ahora parece que están condenados.

      Feliz año nuevo, y muchas gracias por tu aportación en mi humilde blog ;)

      Eliminar
  6. Parece q todos los atmosfericos estamos aqui! Tengo un mazda 2. Simplemente una delicia de 90 CV. Como se le ven los dientes por encima de 3500 rpm... y nada mas q 4.9 L a los 100... ademas mazda es un gran constructor. Caja de cambios ... va pegado al suelo... y yo q me baje de un monovolumen para subirme a este... perdon por el embelezo. Muy buen articulo. Cosas conocidas pero muy bien presentadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Saludos! Me alegro mucho que estés súper contento con tu Mazda, sin duda un gran coche.
      ¡¡Y muchas gracias por los halagos!! Para un simple aficionado más al motor como yo que dedica el poco tiempo que tiene libre a su humilde blog estos comentarios elevan mucho la moral.

      Eliminar
  7. Buenas! Yo pienso en este tema igual que tu. A mi no me engañan con los juegos de las marcas del motor, todo sigue al juego de la obsolescencia programada, motores que cascaran antes a falta de fiabilidad, y alargando la vida de los motores de combustión, mucho más complejos que un motor el.
    Yo de momento sigo con mi Skoda 1.6 16v de 105cv atmosférico y con cadena, y solo cambiaria de momento por otro de estas características. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidentemente, cuantos más componentes tenga un artefacto (ya sea el motor de un vehículo o una simple cafetera) más probabilidades existen de tener una avería. ¿Pero eso es sinónimo de que ello vaya a ocurrir? Yo creo que no, ya que un buen mantenimiento y uso influyen mucho. Ahora bien, como has comentado, dudo mucho de que actualmente se construyan motores pensando primordialmente en su durabilidad a largo plazo, ya que incluso los mismos consumidores demandamos otras preferencias por encima de su larga vida, de ahí que siga siendo tan escéptico. Eso sí, por el bien de todos espero que el paso del tiempo acabe dándome una tremenda hostia a causa de mi equivocación.

      Un saludo ;) y muchas gracias por aportar tu opinión en mi humilde blog.

      Eliminar
  8. Hola, primero que todo quería felicitar al autor por este gran articulo, comparto la pasión por los motores por lo que me estoy iniciando en el tema, me parece muy útil e importante lo que describes. quiero aprovechar para preguntar, y saber tu opinión al respecto. estoy muy interesado en comprar un vehículo por lo que me he interesado en el renault sandero rs 2017, me parece una buena relación calidad precio, mi segunda opción seria el vw golf 1.4 tsi 2017, pero este ultimo se sale mucho de mi presupuesto en el momento. estoy buscando algo confiable, deportivo y divertido, para uso diario en ciudad y carretera los fines de semana, como primer vehículo. que consejo me podrías dar, vale la pena? en cuanto a marca, consumo, rendimiento, precio o es mejor seguir viendo opciones.

    Gracias de antemano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Fanseb!

      En primer lugar, agradecer sinceramente tu aportación en mi humilde blog, y destacar que para mí es un honor que te haya gustado el artículo. Muchas gracias.

      En cuanto a tu pregunta, no soy ningún experto del motor, sólo un aficionado más al que le gusta escribir sobre este mundo, pero aun así trataré de ayudarte. Por tus palabras deduzco que resides en Argentina u otro país de Latinoamérica, más que nada porque te refieres al Sandero como Renault y no como Dacia, además el RS no se vende en España.

      Bueno, al tema. Mi primer consejo es que te ajustes a tu presupuesto, de modo que si el Golf está fuera de él, mejor olvídate. Deduzco también que no estás buscando un coche que destaque por el espacio o maletero, por lo que te aconsejo algo relacionado con el segmento B, más si vas a conducir mucho por ciudad, e imagino que a su vez querrás algo divertido de conducir, por lo que el Sandero RS encajaría perfectamente (en España es un coche que ha tenido muy buena aceptación en sus versiones normales) Particularmente me gusta mucho el Suzuki Sport, que por potencia iguala al Sandero y lo considero como el gran olvidado dentro de los pequeños deportivos, pero ignoro si en Latinoamérica se vende esta versión o sólo la de 95 CV. Otro modelo interesante es el Ford Fiesta de 120 CV, un coche excelente y de los mejores por coportamiento en carretera.

      La verdad es que dentro de este segmento hay una gran variedad de opciones. De modo que mi consejo es que, siempre dentro de tu presupuesto, barajes tres o cuatro opciones, como mucho. Compara entre distintos concesionarios, ya que suelen hacer descuentos diferentes, y pide siempre una prueba del vehículo. Nunca he entendido cómo alguien puede comprar un coche sin haberlo probado antes...

      Un saludo ;)

      Eliminar
    2. Gracias amigo, muy buen consejo, y perdón la demora hasta ahora me doy cuenta que respondiste.

      saludos desde Colombia.

      Eliminar
  9. Buenas noches,

    Coincido contigo en todo lo que dices, no me olvido de mi vectra 2.0 gasolina con 115 caballos que con 240000 km solo había tenido como gran fallo la bomba del agua que le tuve que cambiar una vez.
    Después he tenido un zafira con el motos 1.9 cdti turbo diesel 150 cv ,de los primeros que salieron me lo dieron en enero de 2006, y ha sido un desastre, avería tras avería, y sobre todo por la dichosa EGR y el FAP, aparte del turbo, alternadores, etc, etc, vamos que podría escribir un libro.
    Voy a cambiar de coche ahora, y actualmente el uso que le doy es unos pocos km por ciudad tres días por semana y viajes largos, y ando dándole vueltas a 2, entoy entre el mazda con carrocería familiar y el motor de gasolina de 145 cv o tirarme al charco y lanzarme al mundo híbrido con el toyota rav 4. Necesito consejo si me lo puedes dar. Como deducirás necesito un coche con maletero y ante todo fiable, pero no quiero saber nada mas nunca de los diesel.
    Un saludo y muchas gracias por tus artículos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Ante todo, decir que me alegra mucho que te haya gustado el post, y darte las gracias por dejar tu opinión en mi humilde blog.

      Aunque no soy ningún periodista del motor, sino que un simple aficionado más, trataré de solucionar tus dudas de la forma más clara posible. Bien, en primer lugar, aunque no me especificas a qué Mazda te refieres, intuyo que es el Mazda 6 con carrocería familiar, así que te dejaré mi opinión en base a dicha suposición.

      La verdad es que los dos son muy buenos coches, y decantarse por uno es complicado, pero también es verdad que los dos son muy diferentes, y creo que en base a dichas diferencias se puede decantar tu decisión.

      En primer lugar, sus motores: Ambas mecánicas son fiables y están contrastatadas; del sistema híbrido de Toyota poco hay que decir que no se sepa ya, y del motor Mazda sólo he leído buenas críticas. Ahora bien, tienes que tener en cuenta que el Toyota tiene cambio automático, mientras que el Mazda es manual. Respecto al consumo, si vas a usar el coche por ciudad de forma mayoritaria agradecerás el híbrido de todas todas, ya que se mantendrá por debajo de los 4,5 litros con casi toda seguridad, sin embargo, el punto débil de estos motores híbridos está precisamente en los viajes largos, ya que al no haber apenas frenadas o situaciones de freno motor, el motor eléctrico a penas se recarga, por lo que el coche tirará mayoritariamente del motor térmico, de modo que aquí las diferencias de consumo son inexistentes. Eso sí, en cuanto a prestaciones son un poco superiores en el Toyota, gracias a sus 197 CV frente los 145 CV del Mazda.

      Comportamiento en carretera: es cierto también que los dos modelos van bien sobre el asfalto, pero en este sentido no hay que olvidar que el Mazda es un turismo y el Toyota un SUV, por lo que el Mazda siempre estará más asentado sobre el asfalto gracias a su centro de gravedad más bajo. Ahora bien, aunque no sea un toto terreno, si sueles circular por pistas o caminos alejadas del asfalto, el Toyota es ideal.

      Maletero: la verdad es que respecto al volumen del maletero los dos andan a la par (creo que la capacidad del Toyota es algo superior) pero más importante que el volumen de carga son sus formas; es decir, el cómo puedes aprovechar ese espacio, algo que dependerá mucho del tipo de objetos que vayas a transportar.

      Conclusión: como suelo decir, siempre que se duda entre dos o más coches a comprar lo mejor que se puede hacer es comparar. Ve a concesionarios Mazda y Toyota (si puedes ir a más de uno de cada marca, mejor, ya que podrás encontrar diferencias de precio destacables o diversas promociones) compara los aspectos que te interesen (como el maletero, en tu caso) y, sobre todo, SOLICITA UNA PRUEBA DE CONDUCCIÓN. Y si después de esto sigues sin tenerlo claro, aspectos como el precio final, equipamiento, etc, te ayudarán a decidir.

      No sé si te habré ayudado o te he liado más, la verdad. De modo que te diré que, sobre el papel, ambas alternativas son unas compras excelentes, por mucho miedo que pueda dar el salto hacía el mundo híbrido. Otra cosa es que nadie está a salvo de que le toque "la china" y te endosen un coche mal construído lo mires por donde lo mires, pero claro, eso es algo al que siempre estamos expuestos cuando compramos un vehículo.

      Un saludo ;)

      Eliminar
  10. Totalmente de acuerdo con el articulo, estoy pensando en cambiar de coche en breve y tengo clarísimo que voy a pasar a un atmosférico (un Mazda 3 2017 120cv automático). y eso que mi coche desde 2002 es un Toledo 1.9 TDI 110cv, del que estoy contentísimo, eso sí, también te digo que las revisiones siempre al día e incluso antes (tengo un pequeño TOC con los vehiculos) y con productos de calidad (su taller siempre ha sido el de AUDI). Saludos

    ResponderEliminar
  11. Que seria del mundo del motor sin los turbocompresores. A donde hubiera llegado el motor diesel sin estos pequeños artefactos diabólicos. Claro que hay quien pensara que donde este un buen atmosférico, que se quiten esos engendros. Bromas aparte, no hay elemento que halla revolucionado mas el mundo del automóvil que el turbo, haciendo impensable potencias y par motor inimaginables en motores de aspiración natural, de modo que algo bueno ha de tener y opino que no hay que tenerle miedo, máxime a esta altura de la película, con las toneladas de papel y tinta que se han vertido sobre su funcionamiento y cuidados. En serio, el turbo es un elemento mas en la cadena de periféricos que pueden estropearse en nuestro motor, pero su fiabilidad ha ido en aumento, su precio ha decrecido bastante y con el cuidado necesario podemos tener motor turbado para rato. Se nos puede romper una bomba de agua, un compresor de aire acondicionado o el alternador, eso sin contar las costosas baterías que equipan los vehículos con Star Stop, en fin que todo en el motor es proclive a averiarse (en los atmosféricos también) que nada es barato y que las manos que lo usen son responsables en gran medida de que nuestro coche llegue lejos sin dañar nuestro bolsillo, al menos en exceso.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar quería agradecer tu aportación en mi humilde blog. Tal y como comentas, el turbo ha sido un elemento vital en el avance de los motores de combustión interna, es más, yo me atrevería a añadir también que en lo que a coches deportivos se refiere, se ha convertido en el símbolo por excelencia de una época.

      Si este post te ha parecido una crítica a los motores con turbo frente a los atmosféricos, créeme, no es esa mi intención, sólo pretendo resaltar las ventajas e inconvenientes de ambos motores, a pesar de que me postulase como defensor de estos últimos, pero ahí está la gracia de un blog personal, que puedes expresar tu opinión y mojarte (a pesar de que te lluevan críticas) fomentando así el debate. Es más, soy el primero que reconoce los beneficios en la entrega de par de los motores turboalimentado actuales, y el hecho de que un coche sea atmosférico o turbo no sería mi prioridad a la hora de comprar un coche. Eso sí, reconozco que soy muy "old school" y que gozo más de la genética de un atmosférico.

      Un saludo ;)

      Eliminar
    2. Hola Alvaro para nada me parece una critica a los motores turbo, tu blog me parece muy interesante y yo he de reconocer que soy también mas de motores atmosféricos, básicamente por su menor complejidad, porque siempre los he tenido y de forma bastante satisfactoria.
      Lo único bueno de los motores con turbo es su respuesta, disponemos de mayor par motor y son en general muy aprovechables en casi todo su rango de revoluciones, los atmosféricos salvo cilindradas altas y bloques mas allá de los seis cilindros, hay que saber exprimirlos jugando con el cambio, lo que puede ser entretenido para unos o un engorro para otros.
      A los motores turboalimentados les encuentro dos inconvenientes ligados directamente con la fiabilidad. Uno la necesidad imperiosa de cuidarlos respetando tiempos de calentamiento y refrigeración. El otro las altas temperaturas que genera, que unido a motores de gasolina en los que los gases de escape tienen una temperatura bastante alta, hacen que el margen en caso de fallo en el sistema de refrigeración sea menos o incluso inexistente, lo que lleva a tener una avería importante a nada que falte refrigerante o nuestra bomba de agua o cualquier elemento del sistema se estropee, el tiempo de reacción será escaso para detener el motor y evitar una junta de culata o algo peor.
      saludos

      Eliminar
    3. ¡Hola de nuevo!

      ¡Creo que no se puede explicar mejor este tema con tan pocas palabras!

      ¡Ah!, y agradecerte de veras que te haya gustado mi humile blog. Para un aficionado más como otro cualquiera que dedica su poco tiempo libre a esta labor reconocimientos así son la mejor recompensa que uno puede tener.

      Un saludo ;)

      Eliminar
  12. Lo importante sin duda es disfrutar conduciendo... es correcto que hay motores turbo en pequeñas cilindradas, que están pensados para una conducción más eficiente y satisfactoria en el día a día, que un atmosférico no logra sin tirar de cilindrada, demanda, y por lo tanto, consumo... Para eso un motor 1.0-1.4 atmosférico no sirve ni para cortar el césped... sin embargo un turboalimentado si permite un uso decente en esos desplazamientos diarios.
    En el ambito deportivo o de conducción digamos a más allá del propio desplazamiento de A a B, tenemos dos opciones y aquí ya es un tema muy concreto de cada modelo...
    El atmosférico prestaciones, que ya casi no subsiste, tirando de cilindrada y de revoluciones... o el turbo con cilindrada media-alta (a partir de 2.0 hasta 3.8 ) que con las nuevas tecnologías aplicadas en la turboalimentación (twin scroll, doble turbo, TGV, etc) y en la gestión del motor, permiten prestaciones prácticamente imposibles para los atmosféricos que no tiren de motores absolutamente imposibles de utilizar debido a su consumo sobre todo... es cierto que un turbo de 600cv gastará mucho... pero es que un atmosférico de esa misma potencia tira a cilindradas de camión de carga... y siempre gastará más combustible con el mismo rendimiento..
    Al final tenemos... revoluciones contra fuerza... mayor consumo frente a mayor eficiencia... en todos los segmentos... Si somos nostálgicos de las estiradas de vueltas de un Honda S2000, cosa que puedo entender perfectamente, pues si... pero con la cabeza, con las cifras.. con el rendimiento y sobre todo la eficiencia.. el atmosférico muere.. y es totalmente lógico.
    Quiero ser aséptico con mi opinión, yo disfruto de todos los coches siempre.. todos tienen su parcela de disfrute... pero cuando todos los grandes , incluidos los super coches estilo McLaren, Pagani, Porsche, Ferrari, etc.. están yendo hacia motores turbo, no es por engañarnos... a lo mejor las marcas generalistas si buscan otras cosas ajenas al disfrute de la conducción... pero un Pagani Huayra o un Bugatti no buscan eso... y recurren con total claridad a motores turboalimentados... Porsche... ídem.. Ferrari, ídem...
    No olvidemos tampoco el pasado... trastos como el Lancia S2 o el Peugeot T16 o el Renault Maxi Turbo.. no son precisamente coches pensados para el medio ambiente y/o downsizing... son coches pensados para la competición y el rendimiento máximos...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo que en tema de prestaciones los motores turboalimentados siempre tendrán ventaja frente a los atmosféricos, de ahí que los fabricantes más exclusivos (que buscan precisamente ser los reyes de las prestaciones) se hayan rendido a este tipo de motores, y que coches con motores de pequeña cilindrada ofrezcan unas prestaciones más que decentes cuando esta se demande.
      Pero también pienso que no todo son prestaciones, y al final todo se reduce a un simple tema de sensaciones.... Creo que un buen ejemplo es el Toyota GT-86 / Subaru BRZ, un coche al que se le critica su falta de chicha debido a su motor atmosférico, pero que a su vez da gozada estirar a partir de de las 5.000 rpm, y cuyo comportamiento en carretera es envidiable. Y entre las marcas más premium podemos destacar la serie GT3 de Porsche, cuyo último modelo tiene el corte sobre las 9.000 rpm. De modo que no creo que unos sean mejores que otros, simplemente son diferentes, y se adaptan a las preferencias y gustos que tenga cada uno, al igual que puede ocurrir, por ejemplo, entre quienes prefieren una caja de cambios manual y los que la prefieren automática. ¡Benditos dilemas que nos plantea el mundo del motor!

      Un saludo ;) Y gracias por tu interesante aportación en mi humilde blog.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Y POR ESTOS MOTIVOS, PROHIBIR LA CIRCULACIÓN DE COCHES ANTIGUOS ES UNA ESTUPIDEZ

¿VERDADERAMENTE SON FIABLES LOS MOTORES DOWNSIZING?

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

EL MOTOR ROTATIVO WANKEL. PASADO, PRESENTE... ¿Y FUTURO?

¿REALMENTE ES NECESARIO HACER DOBLE EMBRAGUE Y PUNTA-TACÓN EN LA CONDUCCIÓN DEL DÍA A DÍA? VENTAJAS E INCONVENIENTES