¿TIENES QUE VENDER TU COCHE? APRENDE CÓMO SACAR EL MÁXIMO RENDIMIENTO ECONÓMICO

 
Normalmente, cuando nos compramos un coche lo hacemos con la intención de que nos dure bastantes años. Sin embargo, hay ocasiones en las que nos vemos forzados a venderlo antes de lo esperado, y siempre esperamos obtener el máximo beneficio. ¿Pero es eso posible? Por supuesto, y más sabiendo algunos consejos que aquí te detallamos. 

Daniel y Ana llevan media tarde haciendo números y más números. Las cuentas no cuadran, y tienen que recortar gastos para poder llegar a fin de mes. Tras barajar varias posibilidades de cómo ahorrar, no queda más remedio que vender uno de los dos coches que tienen. Es una lástima, porque sólo tiene 6 años y está prácticamente nuevo, por lo que sería una pena venderlo por un precio muy bajo. Afortunadamente, existen una serie de pasos a seguir que facilitarán que Daniel y Ana puedan vender su coche a un precio satisfactorio. 

EL PRIMER PASO. ¿CUÁNTO PUEDO PEDIR POR MI COCHE?




A la hora de vender un producto lo primero que debemos hacer es conocer cómo está el mercado. Para ello, Daniel y Ana tienen varias opciones, como revistas especializadas o páginas de compra-venta. Eso está bien para orientarse, pero para saber verdaderamente cuánto puedo pedir por mi coche siempre tenemos la opción de recurrir a un tasador.

Hoy en día es fácil tasar nuestro vehículo por Internet, es más, incluso muchas webs nos ofrecen incluso la opción, no sólo de tasar nuestro vehículo por a un precio justo en el mercado gracias a unas tablas de precios estandarizadas, sino también de venderlo al instante. Daniel y Ana investigan por la web y barajan la opción de vender en Tasacar su coche, ya que lo harían de forma rápida e inmediata.  Pero si no tienes prisa en vender, también tienes la opción de venderlo por tu cuenta.

Si finalmente no haces como Daniel y Ana, y dedices probar por vender el coche de forma particular hay que saber que tenemos varias vías para publicitarlo, las cuales te voy a recordar. 

EL TÍPICO CARTEL EN EL COCHE


Es, sin duda, el método más fácil y tradicional. Consiste en colocar en una o varias ventanillas de nuestro coche un cartel indicando que dicho vehículo está a la venta, con el número de contacto del vendedor y, a veces, información adicional como el precio, kilometraje, etc. 

Lo bueno de este método es que si alguien está interesado estará viendo del coche en vivo, aunque por el contrario estará obligado a ponerse en contacto contigo para poder obtener información adicional, algo que a veces no gusta a determinada gente. 

ANUNCIARLO POR INTERNET


Esta es la opción que se ha popularizado desde hace unos años, y prácticamente es la primera prioridad de la mayoría de particulares y negocios que desean vender un coche. Entre sus ventajas destacan su gratuidad en la mayoría de casos y que nos permiten llegar de una forma fácil a un gran número de potenciales compradores. 

Sin embargo, la facilidad que nos aporta Internet para publicar un anuncio suele llevar al vicio de no prestar atención a cómo debemos ofrecer nuestro producto. Si has buscado coches por Internet seguramente sabrás de lo que hablo: anuncios escritos con faltas de ortografía, carentes de sentido, o con fotografías que dejan mucho que desear. Es por ello que, para destacar sobre la competencia, se sigan una serie de pasos:

1. HAZ QUE TU COCHE LUZCA COMO SI FUERA NUEVO




A nadie se le ocurriría presentarse a una entrevista de trabajo sin estar bien aseado y vestido, ¿verdad? Pues con nuestro coche ocurre lo mismo, y son muchos los vehículos anunciados que buscan posibles compradores. Hay que ponerse entonces en la piel del comprador. ¿Comprarías un coche a alguien que lo vende estando sucio y con aspecto de no haberle prestado atención a su cuidado?

Seguramente no. Por eso, vale la pena esmerarse en su limpieza, tanto exterior como interior, e incluso del motor, como mínimo, porque podemos quitarle unos cuantos años de encima a nuestro coche con otros trucos. Por ejemplo.
  • Si tienes las tulipas de los faros sucias o totalmente turbias, es sinónimo de que necesitan un pulido. Normalmente es algo que no cuesta mucho en un taller, y se hace rápido, pero si quieres ahorrarte dinero puedes hacerlo tu mismo usando un simple bote de pasta de dientes 
  • Mira el estado de las escobillas de los limpiaparabrisas y de lo neumáticos, y cámbialos si es necesario. 
  • Prueba a eliminar los golpes leves o abolladuras con un destascador de W.C, ya que incluso es posible que consigas quitarla sin que quede rastro. Además, en el peor de los casos el golpe seguirá ahí, pero no empeorará. 
  • Si el golpe está en el parachoques, puedes probar a aplicarle agua caliente
  • También puedes eliminar los arañazos usando alcohol etílico (el que se compra en las farmacias) y algodón, y en los casos de que sea muy profundo vale la pena comprar un reparador de arañazos. 
De todas formas, si los daños de la carrocería son cuantiosos y tienes contratado un seguro a todo riesgo puedes solicitar que te reparen el exterior del coche. Pero ojo, si tienes un todo riesgo con franquicia, o te penalizan por dar parte, será mejor que eches cuentas para saber si esos arreglos podrán incrementar el precio de la venta por más cantidad de lo que te cuesta el arreglo. Si ese es el caso, hazlo. 

2. TÓMATE EN SERIO LAS FOTOGRAFÍAS


Las fotos que le hagas a tu coche son la carta de presentación para todo posible comprador, de modo que esmerarse en su realización es esencial. Por ello, busca un lugar bonito donde hacerlas, y sobre todo que haya bastante luz; ni se te ocurra hacerlas en el parking de tu bloque. 

Una vez encontrada la ubicación es hora de hacer las fotografías. ¿Pero cuántas hacer? Yo recomiendo hacer, como mínimo 4 fotografías del exterior (frontal, trasera, y una por cada lado) otras 4 del interior (salpicadero, asientos delanteros, asientos traseros y maletero) y una del motor. En total, 9 fotografías, que se pueden complementar haciendo fotografías de algún detalle, que creamos sea digno de destacar. ¡Y muy imporante! No se te ocurra retocar las fotos, ya que si el comprador detecta que la foto está retocada, su confianza en nostros desaparecerá.

3. REDACTA BIEN TU ANUNCIO

Aquí un claro ejemplo de lo que NO DEBEMOS HACER a la hora de redactar un anuncio


Si nuestras fotografías han llamado la atención del posible comprador, éste pasará a leer nuestro anuncio. Ni que decir tiene que es muy importante que el mismo esté correctamente redactado, tenga sentido, y que no tenga faltas de ortografía. ¿Pero qué información debemos detallar? 
  • Información imprescindible: marca y modelo del vehículo, año de fabricación, motorización,  kilometraje y precio
  • Información recomendable: indicar si el coche tiene la ITV al día (en el caso de que tenga más de 4 años) y documentación en regla, así como las revisiones de mantenimiento. Igualmente, es muy importante indicar si el coche ha sufrido reparaciones de motor o por accidente,  así como los daños que pueda tener la carrocería. Esto puede resultar contradictorio, pero si mostramos los defectos de nuestro coche en un anuncio estaremos reflejando sinceridad al comprador, por lo que su confianza en nosotros aumentará. 
  • Destaca los puntos fuertes: al igual que debemos ser sinceros en nuestro anuncio, no olvidemos que estamos vendiendo un producto, por lo que es muy importante destacar los puntos fuertes de nuestro vehículo. De modo que si tiene alguna mejora realizada, si duerme en garaje, o está cargado de extras, no dudes en sañalarlos. 


Una vez seguidas estas recomendaciones tu anuncio estará apto para publicarse, y ya solamente toca esperar a que un posible comprador se interese por tu coche. Llegado el caso, no te niegues si el posible comprador te solicita probar el vehículo antes de decidirse, pero no te olvides de ir con él, que sigue siendo tu coche. De esta forma el comprador verá que no tienes nada que ocultar. Además, no puedes olvidar que por Ley el comprador podrá reclamar al vendedor garantía por vicios ocultos durante los 6 primeros meses desde que se hizo la venta.

Espero que con estos consejos puedas llegar a vender tu coche al precio más alto posible, si es que es tu caso, y en el caso de que no lo sea, pues que te sirvan de guía para el futuro; que nunca se sabe...

Comentarios