Ir al contenido principal

¿SABES SI TU COCHE TIENE RESERVA DE DOMINIO? ESTAS SON SUS CONSECUENCIAS Y ASÍ PUEDES CANCELARLA


Salvo que seas uno de los pocos afortunados que puede permitirse comprar un coche pagando íntegramente su importe, lo más seguro es que tengas que financiar su compra. Pues bien, aquí es donde entra el concepto de reserva de dominio, y lo más probable es que tengas este concepto como cláusula en el contrato que firmaste. ¿Pero sabes cómo puede afectarte y qué tienes que hacer para cancelarla? 




Si hay algo que a todo amante del automóvil le hace más ilusión, si cabe, que el obtener el deseado permiso de circulación, ese es el momento de poder comprar tu primer coche. Ya sea nuevo, o de segunda mano, siempre será un momento que no olvidarás durante el resto de tu vida, aunque buena parte de ello también la tendrá esa cantidad pecuniaria que tienes que abonar todos los meses para cumplir con la financiación del mismo.

Sin embargo, por mucho que cumplas con tus obligaciones de pago, puedes encontrarte con la situación de que la entidad financiera ha ejercido su derecho a reserva de dominio del vehículo, una cláusula que puede traerte desagradables consecuencias no solamente a la hora de comprar un coche, sino también si optas por venderlo en el futuro.

Pero tranquilo, si quieres saber qué es la reserva de dominio, cómo puede afectarte, y qué tienes que hacer para eliminarla, aquí te lo explico de forma fácil y sencilla.

¿QUÉ ES LA RESERVA DE DOMINO?


¿Pero qué implica exactamente que tu coche tenga reserva de dominio? Pues significa que el vendedor se reserva la propiedad sobre el objeto que ha vendido; es decir, que la entidad financiera o bancaria respectiva no cederá los plenos derechos sobre el vehículo vendido hasta que no paguemos todo el importe correspondiente. En otras palabras, que el vendedor no nos transmite la propiedad y el dominio del producto hasta que no hayamos abonado todo lo acordado.

Así que por mucho que digas "mi coche" en determinadas conversaciones, tienes que tener claro que eres poseedor y disfrutas del mismo, pero no tienes la propiedad. Por este motivo, en el momento en que por fin hayas saldado el crédito es más que recomendable cancelar la reserva dominio si no quieres ver coartado tu libertad a la hora de vender o dar de baja a tu coche en un futuro. ¿Y por qué ocurre esto? Pues porque la entidad financiera te hace la gracia de no notificarte que la deuda ha sido saldada, así que tienes que ser tú quien decida levantar dicha reserva.

¿CÓMO PUEDES CANCELARLA?



Si después de haber leído los párrafos anteriores piensas que el hecho de que tu coche tenga reserva de dominio ya es una gran faena, será mejor que te abroches el cinturón de seguridad, porque los trámites para cancelarla tienen su miga.

Lo primero que debes hacer es localizar el contrato de financiación, y en el caso de no tenerla puedes acercarte a una Jefatura de Tráfico, exponer lo que te ocurre, y allí te facilitarán unos dígitos que te servirán para localizar la entidad.

El segundo paso es acudir al Registro de Bienes Muebles de la provincia en el que se matriculó el coche y solicitar una Nota Simple del vehículo. Afortunadamente, si posees DNI electrónico puedes solicitarla desde casa.

Una vez tengamos la Nota Simple, debemos enviarla a la correspondiente entidad con la que financiamos el coche y solicitar una acreditación que certifique que el vehículo está pagado en su totalidad, documento que la entidad tardará unos 10 días aproximadamente y que para colmo te puede costar entre 10 y 80 euros. Casi nada....

Con la acreditación en nuestro poder, debemos ir nuevamente al Registro de Bienes Muebles y solicitar el levantamiento de la reserva de dominio, un trámite que también está sometido al pago de una tasa que deberás abonar en el propio Registro.

Y finalmente, debes esperar a que se actualicen correctamente las cargas de propiedad sobre el coche. Este trámite suele tardar unas dos semanas, por lo que pasado este tiempo, lo recomendable es acercarte a Tráfico para certificar que, efectivamente, que la propiedad del coche está, por fin, a nuestro nombre.

¿Y NO EXISTE UNA FORMA MÁS FÁCIL DE HACER LA CANCELACIÓN?


Afortunadamente, no hay que olvidar que vivimos en la era de la tecnología, y que hoy en día podemos hacer infinidad de trámites sin movernos de casa. Pues este no es una excepción, y gracias a portales como Transferencia24, tenemos la posibilidad de cancelar online la reserva de dominio sobre nuestro coche.



Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

Siempre he odiado a esa gente que dice que la verdadera belleza está en el interior, y que no importa el aspecto físico de alguien para acabar enamorándote de él o ella. No quito que puedan tener razón, pero no seamos hipócritas; lo primero en que te fijas en una persona es en su físico, más que nada porque es lo primero que ves, y después, si el físico te agrada comienzas a conocer su interior. 
Con los coches ocurre lo mismo: lo primero que te entra por los ojos es su carrocería, y si te gusta comienzas a valorar aquellos aspectos que no se ven a simple vista y a los que les das importancia. Uno de esos aspectos (a mi juicio de los más importantes) es el motor. Hay quien dice que el motor es el corazón de un coche, pero yo creo que es ir más allá; es su ADN, lo que marcará su comportamiento, sus límites y su capacidad, en definitiva, su personalidad. 
Son muchos los componentes que marcan las diferencias entre el motor de un coche hecho para divertir, al de otro construido para con…

MOTORES ATMOSFÉRICOS vs TURBO, TODO LO QUE NECESITAS SABER (explicado para torpes)

A día de hoy, los motores con algún tipo de sobrealimentación se han apoderado de la práctica totalidad del mercado, postulándose como una solución ideal para reducir el consumo sin renunciar a la potencia. ¿Pero es todo de color de rosa en estos motores? ¿Realmente son mucho mejores que los motores atmosféricos?

¿VERDADERAMENTE SON FIABLES LOS MOTORES DOWNSIZING?

Si hay una leyenda o mito común en el mundo del automóvil, es la de pensar que un buen motor debe tener un equilibrio en su relación potencia-cilindrada. Recuerdo que cuando era pequeño y me interesaba por las conversaciones de los adultos, cuando hablaban de coches la frase "ese motor está más apretado que los tornillos de un submarino" era muy común. 
Y lo cierto es que para mi dicha afirmación era algo de total sentido común, hasta tal punto de que siempre ponía el mismo ejemplo: el motor de un coche es como el cuerpo de un ser humano, y al igual que a un hombre de 60 kilogramos le costará mucho más esfuerzo levantar un peso determinado que a uno de 100 kilos de puro músculo, un motor tendrá también sus limitaciones dependiendo de su cubicaje y número de cilindros. 
¿Pero qué ocurre si a nuestro hombrecillo comenzamos a atiborrarle de anabolizantes? Exacto, puede llegar al nivel de nuestro machote de 100 kilos. Pues con los motores actuales estamos viendo algo muy similar…