Ir al contenido principal

HASTA SIEMPRE.... PEQUEÑÍN



Dicen que el primer amor nunca se olvida... Bueno, yo soy de pensar que no se olvida ningún amor, pero el primero siempre es el que recordamos con algo más de nostalgia (salvo que hubiera sido una mala experiencia) Pienso que con los coches ocurre lo mismo. Bueno, evidentemente no hablo de amor, aunque los apasionados del motor "amemos" a nuestros coches, pero estoy seguro que todos, aunque no tengan el mínimo interés por el mundo del automóvil, recuerdan con especial cariño a su primer vehículo. 

Yo jamás olvidaré el día que saliste del concesionario.... Me estabas esperando cubierto con una manta, y cuando el comercial te destapó nos vimos por primera vez. Admito que antes de decidirme por tí estaba tentado por decantarme por un Ford Fiesta, pero finalmente tu diseño exterior, la originalidad de tu interior y lo espacioso de tu habitáculo me hicieron inclinar la balanza sin hacer caso de los comentarios que me aconsejaban no comprar nunca un FIAT. 

Bendita decisión. Sin a penas experiencia al volante comenzamos nuestras primeras aventuras juntos yendo a la Universidad mientras tratábamos de vencer nuestros miedos a la circulación caótica de la capital, hasta que tuvimos nuestro bautismo de fuego en ese apocalíptico día de navidad cuando llevamos a mis padres y mi hermana a hacer unas compras de última hora. 

Superada esta prueba vencimos nuestros temores y las aventuras fueron aumentando. Conocistes a mis amigos; juntos lo pasábamos genial saliendo los fines de semana, aunque tengo que admitir que siempre tenía reparos en dejarte estacionado casi toda la noche en una calle mientras yo me divertía. De todas formas, bien sabes que siempre he tratado que estuvieras a salvo de los inconvenientes de descansar a la intemperie, aunque ello me conllevase abrir la incómoda puerta manual del estrecho garaje varias veces al día. 

Con tu primer cumpleaños decidí que iba siendo hora de darte un toque especial, y gracias a unos ahorros consequí darte el aspecto que has tenido casi toda tu vida. Primero fueron las llantas del Norauto, ¿te acuerdas? Después los faldones laterales y el spoiler Abarth, y para rematar acabé pintándote los retrovisores del mismo color de tu carrocería. Sí, el tuning estaba de moda, y aunque estuve tentado en añadirte más cosas me acordé que muchas veces más no significa mejor, así que decidí que con esas cuatro aditamentos estabas perfecto.


Pasaron los años y seguimos creciendo juntos. Compartimos viajes, viste como me enamoraba (y gracias a ello pude comprobar que hice bien en elegir un coche con un habitáculo espacioso) viste también como sufría desengaños, has visto nacer a mis sobrinos, y entre otras muchas cosas me has visto reir, llorar, cantar, o cagarme de todo el árbol genealógico de algún que otro imbécil con el que nos hemos cruzado por la carretera.

Así hasta que cumpliste los 10 años, momento en el que conocí a la que ahora es mi esposa. Fue un gran cambio para la vida de ambos, pudiendo decirse que incluso fuiste madurando al mismo ritmo que yo, tanto, que sin darnos cuenta y por culpa también de la maldita crisis económica, te convertiste en el único vehículo de la familia. Quien lo iba a decir... Un matrimonio con 1 niño, un perro y un gato cuyo coche exclusivo para ir de un sitio a otro es un humilde Fiat Punto que no llega a los 4 metros de longitud.

Se puede decir que cumpliste tu misión con creces (los certificados de la ITV pueden dar buena cuenta de ello) a pesar de que ya aparecían tus primeros achaques propios de la edad; hasta que por fin pudimos comprar otro coche para darte un respiro relegándote como segundo vehículo. Pero hasta aquí has podido llegar; a pesar de que estos dos últimos años hemos tratado de mimarte y cuidarte todo lo posible sé de buena tinta que estas pidiendo descansar.



Créeme... No deseo nada más que pudieras hibernar en algún lugar apartado de la multitud, bien cubierto por una lona que te mantuviera resguardado lo máximo posible, hasta el día en el que pudiera de nuevo hacerte despertar e ir restaurándote poco a poco para que tuvieses de nuevo el aspecto del día que nos conocimos. Pero no puedo, actualmente me es imposible, y sé que es algo de lo que me acordaré el resto de mi vida.

No voy a mentirte. Seguramente el sitio nuevo a donde vayas es frío, tenebroso y verás cosas que te van a desagradar. Pero sé de buena tinta que muchos de los componentes que forman parte de tu cuerpo servirán para mantener con vida a otros como tú, o en otros casos bien se transformarán para dar vida a las nuevas generaciones que están por venir.

Hoy, 20 años después de nuestro primer encuentro, daremos nuestro último viaje hacía un destino que separará nuestros caminos, pero como decían en la antigüedad, la única forma de alacanzar la inmortalidad es siendo recordado eternamente. No creo que en tu caso ni en el mío vaya a suceder esto, pero al menos puedo garantizarte una cosa: mientras quede con vida el último miembro de esta maravillosa familia de la que has formado parte, siempre serás recordado.

Hasta siempre... pequeñín.


Comentarios

  1. Precioso y enternecedor homenaje/epitafio, reconozco que me ha conmovido y siento profundamente conocer por fin a tu peque en estas circunstancias.
    No sirve de mucho consuelo pero te entiendo perfectamente pues yo al menos he pasado por lo mismo.
    Al menos viendo su fotos y conociéndote (aunque sea a través de tu blog) estoy seguro que durante su extensa vida útil ha sido tratado excelentemente y ha sido apreciado como se merecía (cosa que no demasiados autos pueden decir)
    Bueno ahora esperamos ver pronto a la nueva fiera de tu garaje, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Xavi. Después de tanto tiempo juntos (casi el doble de los que llevo con mi mujer, jejeje) este sencillo homenaje era lo menos que podía hacer. Ahora a recibir con los brazos abiertos a "Susi" (así lo hemos bautizado) del que tengo intención de publicar una prueba en el mes de julio, ya que hasta entonces me será imposible por temas laborales y de estudio.

      Saludos ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

Siempre he odiado a esa gente que dice que la verdadera belleza está en el interior, y que no importa el aspecto físico de alguien para acabar enamorándote de él o ella. No quito que puedan tener razón, pero no seamos hipócritas; lo primero en que te fijas en una persona es en su físico, más que nada porque es lo primero que ves, y después, si el físico te agrada comienzas a conocer su interior. 
Con los coches ocurre lo mismo: lo primero que te entra por los ojos es su carrocería, y si te gusta comienzas a valorar aquellos aspectos que no se ven a simple vista y a los que les das importancia. Uno de esos aspectos (a mi juicio de los más importantes) es el motor. Hay quien dice que el motor es el corazón de un coche, pero yo creo que es ir más allá; es su ADN, lo que marcará su comportamiento, sus límites y su capacidad, en definitiva, su personalidad. 
Son muchos los componentes que marcan las diferencias entre el motor de un coche hecho para divertir, al de otro construido para con…

MOTORES ATMOSFÉRICOS vs TURBO, TODO LO QUE NECESITAS SABER (explicado para torpes)

A día de hoy, los motores con algún tipo de sobrealimentación se han apoderado de la práctica totalidad del mercado, postulándose como una solución ideal para reducir el consumo sin renunciar a la potencia. ¿Pero es todo de color de rosa en estos motores? ¿Realmente son mucho mejores que los motores atmosféricos?

CONSEJOS PARA ENTREGAR TU COCHE VIEJO EN UN DESGUACE

Por un motivo u otro, tarde o temprano siempre llegará la hora de dar de baja a nuestro querido vehículo y entregarlo en un desguace. ¿Pero sabes cuáles son las opciones que tienes para ello? ¿Cuál es el método más aconsejable? ¿Y qué hacer para poder ahorrar, o incluso ganar, algunos euros? 
Recuerdo que cuando era pequeño uno de los lugares que más pena me daba ver eran los desguaces, a los que particularmente llamaba "cementerios de coches". Parecerá una tontería, pero es que pensaba que al igual que nosotros, los coches estaban vivos y tenían sentimientos (a veces sigo pensándolo) y ver cómo esos coches se apilaban unos con otros formando verdaderas murallas de metal me partía el corazón. 
Esas experiencias me sirvieron para ser consciente de que tarde o temprano, todos moriremos, incluído los coches, por mucho que tratemos de cuidarlos y mimarlos. Porque hay que admitirlo, un coche no pasa a mejor vida sólo por su edad: una avería grave, un accidente, o incluso un acto …