Ir al contenido principal

FORD ESCORT HÍBRIDO. EL COCHE QUE PUDO ADELANTARSE AL FUTURO.



Hasta la llegada del Toyota Prius, los coche híbridos eran más bien una anécdota o experimento dentro del mundo del motor. Sin embargo, hace más de 25 años se dio a conocer un coche que adelantó lo que vendría a ser la movilidad del futuro.




Hoy en día nadie podrá poner en duda en que estamos viviendo una etapa de crucial importancia dentro del mundo del automóvil. Las cada vez mayores leyes restrictivas con las emisiones de gases están empujando al sector a buscar nuevas alternativas hacía una movilidad sostenible, y la electrificación parece ser el camino elegido. Es por ello que los fabricantes han comenzado una carrera hacía esta movilidad eléctrica en la que todos pujan por copar los primeros puestos. Pero hasta que esta movilidad 100% eléctrica sea totalmente viable los coches híbridos se están consolidando como el paso intermedio para alcanzar este objetivo. 

Como consecuencia hemos presenciado como la oferta de coches híbridos se ha multiplicado como Gremlims en una piscina, cuando hace pocos años si querías un híbrido casi tu única opción era un Toyota Prius. 

Pero al igual que hay que estudiar con antelación para llegar con garantías a la fecha del exámen, algunos de estos fabricantes se adelantaron a este hipotético futuro haciendo sus primeros ensayos en la fabricación de un coche híbrido.  Uno de estos fabricantes fue Ford, que a principios de los años 90  sorprendió a muchos con una variante muy especial de su conocido Escort.


SE PRESENTA EL FORD ESCORT CON MOTOR HÍBRIDO


Franckfurt, año 1993. Se celebra el Salón del Automóvil de la ciudad, y en el stand de Ford un vehículo comienza a llamar la atención. Muchos se preguntan por qué, ya que visualmente no es más que un Ford Escort con carrocería familiar, hasta que descubrían que lo que hacía a este coche especial sobre el resto era su sistema de propulsión híbrido enchufable. 

La existencia de las motorizaciones híbridas no eran ninguna novedad, ya que la existencia del primer coche híbrido de producción del mundo data ni más ni menos que de 1899, pero hasta la llegada del Toyota Prius en 1997 al mercado se podía considerar que los híbridos eran coches exóticos y raros. Por eso, la presentación de un vehículo de sobra conocido, con buenos niveles de ventas, que presentaba como novedad un sistema de propulsión híbrido hizo pensar que la posibilidad de que este coche saliese finalmente a producción no era nada descabellado. 

ASÍ ES EL FORD ESCORT HÍBRIDO



Lo primero que hay que destacar del Ford Escor Híbrido es que no se trata de un coche fabricado al 100% por Ford, sino que su existencia es el resultado del desarrollo realizado por un equipo internacional de ingenieros de la marca en colaboración con el Instituto de Ingeniería del Automóvil de la Universidad Técnica de Renania-Westfalia, en Aquisgrán, Alemania.

La mecánica híbrida del Escort combinaba un motor de combustión de tres cilindros y dos tiempos con 1.200 cc  de cubicaje que rendía 80 CV con un motor eléctrico asíncrono y batería de níquel-cadmio de 40 KW de origen Siemens refrigerado por agua. Esta pesada batería (unos 200 Kg) rendía 53 CV.


En cuanto a potencia no era una maravilla, pero este sistema híbrido escondía algunas virtudes que hoy en día incluso pueden ser enviadas por coches híbridos mucho más modernos. Para empezar, sus tiempos de recarga eran asombrosos, ya que en un enchufe convencional la batería quedaba cargada completamente en tan solo 4 horas, mientras que la carga rápida se reducía a un tiempo que oscilaba entre los 30 y los 60 minutos.



Gracias también a un interruptor situado en el salpicadero, su conductor podía elegír si quería desplazarse usando únicamente la energía eléctrica o bien usar el motor de gasolina. En modo 100% eléctrico, la autonomía del Escort rondaba los 50 kilómetros, lo cual es una excelente cifra incluso hoy en día para un híbrido, y su velocidad máxima no podía exceder de 100 km/h mientras que por su parte, empleando ya el motor de combustión esta velocidad máxima incrementaba hasta los 160 km/h. Lásitma que no haya podido encontrar datos sobre la autonomía total del vehículo empleando ambos sistemas de propulsión, ya que hubiera sido más que interesante.



¿Razones por la que no se llego a comercializar? Pues no sé, sinceramente, pero imagino que entre la poca o ninguna necesidad de demanda en este tipo de coches, y que seguramente su coste de producción también hubiera sido elevado, a Ford no le interesaba hacer una inversión con  pocas opciones de tener éxito.



Comentarios

  1. No lo conocía!, si tengo constancia que VW por aquella época trabajó con los Golf 100x100 eléctricos, los Golf City Strommer y también recuerdo un Seat Toledo eléctrico, y seguro que no fueron las unicas marcas en apuntar al verde. Pero posteriormente opino que en Europa hubo una dieselización muy fuerte, se las prometían muy felices los fabricantes con sus motores TDI, luego con el Dieselgate se revelaron que no eran tan limpios como prometían.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. No lo conocía, la verdad que es una lástima que no lo hayan producido al menos como unidades experimentales, que aunque no rentables seguramente les haya servido para colgarse medallas en el futuro. "Ford, la primera en lanzar un híbrido al mercado" y esos titulares grandilocuentes por los que pagan las marcas.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

LO MÁS VISTO

Y POR ESTOS MOTIVOS, PROHIBIR LA CIRCULACIÓN DE COCHES ANTIGUOS ES UNA ESTUPIDEZ

¿VERDADERAMENTE SON FIABLES LOS MOTORES DOWNSIZING?

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

MOTORES ATMOSFÉRICOS vs TURBO, TODO LO QUE NECESITAS SABER (explicado para torpes)

EL MOTOR ROTATIVO WANKEL. PASADO, PRESENTE... ¿Y FUTURO?