Ir al contenido principal

¿EMOCIONES AL VOLANTE? ¡PELIGRO! APRENDE LOS BENEFICIOS DE LA CONDUCCIÓN ZEN




Está demostrado que conducir influenciados por algún tipo de emoción pueden perjudicarnos a la hora de conducir. ¿Existe alguna forma de poder evitar que esto ocurra? Te cuento hasta qué punto es peligroso conducir influenciado por alguna emoción y qué técnicas existen para evitarlo


Nunca me han gustado las grandes urbes, por lo menos para vivir. Por suerte (o por desgracia, según se mire) me desplazo a una para ir a trabajar, de modo que puede decirse que casi a diario sufro las consecuencias del tráfico habitual en las mismas. O lo que es lo mismo: atascos, atascos y más atascos.

Y es que, aunque existan numerosas opciones de medios de transporte en la ciudad como bicicletas, patinetes eléctricos, motocicletas, autobuses, metro, taxis, o incluso la opción del alquiler de coches con conductor que nos permitan desplazarnos de la forma más rápida y eficiente posible, el vehículo propio sigue siendo la gran estrella entre las diferentes opciones.

Y ahora te lanzo la siguiente pregunta. ¿Cuál crees que es el estado más habitual de todo conductor dentro de la gran ciudad? Si has respondido "irritación", "estresado" o cualquier otro sinónimo, has pensado lo mismo que yo. ¿A qué se debe este hecho? Pues básicamente a que somos incapaces de dejar a un lado las emociones que vivimos en nuestro frenético día a día cuando nos ponemos al volante.

Las emociones pueden clasificarse en seis tipologías diferentes: ira, miedo, asco, tristeza, sorpresa, y alegría. Y ahora te propongo un juego: cierra los ojos e imagínate que estás conduciendo cuando otro conductor comete una imprudencia que por poco te cuesta un accidente. ¿Crees que reaccionarías igual si te encuentras influenciado por alguna de estas emociones? Está claro, las emociones influyen de forma notable en nuestro estilo de conducir, y con ello en nuestra interactuación con los demás conductores, peatones, ciclistas, etc. Entonces… ¿Son las emociones un factor determinante en los accidentes de tráfico? Y si es así, ¿podemos llegar a controlarlas?

CÓMO INFLUYEN LAS EMOCIONES A LA HORA DE CONDUCIR

 


Hace varios años se presentó un estudio por parte de la Fundación Attitudes en el que se estimaba que el porcentaje de conductores que tenían la capacidad de controlar sus emociones cuando va al volante es solamente del 29 %.

No respetar la distancia de seguridad, circular a una velocidad inadecuada, llevar una relación de marchas errónea con el motor poco o muy revolucionado, frenadas y aceleraciones bruscas, cambios de carril sin señalizar y sin venir a cuento, etc. Estos son algunos de los síntomas de un conductor que circula bajo los efectos de algún tipo de emoción y que también se manifestaban en tí, ya que tu concentración, actitud y forma de conducir son totalmente diferentes dependiendo de si tienes un buen o un mal día.

¿Hay entonces alguna manera de poder controlar nuestras emociones cuando conducimos?

LA CONDUCCIÓN ZEN



No, tampoco se trata de que nos convirtamos ahora en monjes budistas, ni mucho menos, pero sí de aplicar las teorías del Zen a la conducción. De modo que si tenemos en cuenta que cuando vamos al volante la carretera se convierte en un lugar en donde estamos en continua y constante simbiosis con los demás conductores para convivir pacíficamente de acuerdo con unas normas, no resulta tan descabellado aplicar la filosofía Zen a la conducción.

El objetivo es llegar a conducir en un estado de máxima tranquilidad emocional; un conductor tranquilo se percata más fácilmente de lo que ocurre a su alrededor, por lo que siempre tiene más posibilidades de salir bien parado ante cualquier imprevisto

¿CÓMO APLICAR LA CONDUCCIÓN ZEN?


Cuando conducimos, tanto la parte física como la parte mental de nosotros se encuentra involucrada en dicha acción. Pues bien, la conducción Zen tiene por objetivo el que podamos controlar la parte mental, y con ello la emocional, cuando estamos tras el volante. En otras palabras, aprender a mantenerse relajado cuando conducimos, y especialmente si estamos influenciados por el estrés que puedan provocarnos nuestro hábito cotidiano o alguna situación del tráfico. Con ello, conseguiremos no sólo reducir los riesgos de sufrir un accidente, sino también que el conducir se convierta en una actividad agradable.
    Y para conseguirlo, solamente tenemos que intentar convertir en hábitos las siguientes recomendaciones:

    CUIDA EL INTERIOR DE TU VEHÍCULO


    Seguro que habitualmente procuras que tu hogar sea un lugar agradable donde estar: sales a tirar la basura, debe existir un cierto orden, y limpias con cierta frecuenca. Por eso, si a diaro también pasamos largos periodos en el interior de nuestro coche... ¿Por qué no le prestamos atención a su aspecto?

    Al igual que es importante un lugar agradable a la hora de meditar, también es importante que el interior de nuestro vehículo sea un lugar donde apetezca estar. Parece una tontería, pero mantener el coche limpio exterior e interiormente ayuda mucho, y no dudes en poner un ambientador si su olor te agrada.


    TRATA DE IR LO MÁS CÓMODAMENTE POSIBLE


    No solamente debemos procurar que el interior de nuestro coche sea un lugar agradable, sino también que sea un lugar cómodo. Por eso, una vez estés sentado, encuentra una postura cómoda para conducir y evita todo aquello que te pueda distraer, como el teléfono móvil o el GPS en aquellos casos que no te haga falta usarlo.

    Muy importante también es el tema de la temperatura; procura ir con las ventanillas cerradas para que el ruido exterior no te moleste y usa el sistema de climatización de tu vehículo para obtener el ambiente que te sea más agradable.


    ELIGE BIEN LA MÚSICA QUE QUIERES ESCUCHAR


    Dicen que la música es el alimento del alma. No sé si será cierto, o no, pero lo que si está demostrado es que la música influye en nuestro estado anímico.

    Si escuchando la radio te relajas, adelante, pero mi consejo es que en vez de escuchar la radio, procura hacerte una lista musical dividiendo los temas por géneros emocionales: música que te alegre cuando te sientas triste, música que te relaje si te notas nervioso, música que te despierte si te encuentras adormecido, etc. El tipo de música no importa: hay quien le relaja escuchar Heavy Metal, mientras que a otro le pone de los nervios. Eso no importa, piensa que se trata de buscar un equilibrio.


    MENTALÍZATE SOBRE LO QUE TE PUEDE ESPERAR


    Si sabes vas a circular por ciudad no imagines que llegarás a tu destino circulando por una carretara de color arco iris y sin ningún otro coche alrededor: semáforos en rojo, rotondas donde gobierna la anarquía, o coches que se pegan demasiado pondrán a prueba tu paciencia.

    Por eso, no debes dejar que ese infernal mundo atraviese la cabina de tu coche para contagiarte, así que cuando notes que eso ocurre aprovecha para respirar profundamente y seguir fluyendo como el agua entre el tráfico. Y si eres objeto de un insulto o ira por parte de otro conductor, piensa que lo que más fastidia a quién lo hace es la indiferencia, así que haz caso omiso y finge no haber oído ni visto nada.

    EN ATASCOS... ¡OLVÍDATE DEL RELOJ!



    Dicen que uno de los grandes secretos para encontrar la felicidad es preocuparte solamente por solucionar de los asuntos que dependan directamente de tí. ¿Está en tu mano solucionar un atasco de tráfico? ¿Tienes tú la culpa de que se haya producido?

    Lo sucedido, sucedido está, y es algo que hay que aprender a aceptar. Por eso, cuando estés en un atasco no olvides que el reloj es tu peor enemigo, y recuerda que no llegarás antes por estar cambiando de de carril cada dos por tres. Todos necesitamos tiempo, de modo que aprovecha éste para organizarte mentalmente o pensar en cosas agradables.


    Resumiendo. Imagino que si has leído este artículo de arriba a abajo es porque estás interesado en el tema o preocupado por tu seguridad vial. De modo que si te has decidido a tratar de evitar que las emociones influyan en tu hábito de conducir aplicando la conducción zen, vas a comprobar como poco a poco tus facultades al volante se van multiplicando y no estarás desprevenido ante una situación del tráfico que implique una reacción rápida.

    Sí, sí, ya sé que puede sonar a cuento chino (nunca mejor dicho) pero te aseguro que instintivamente te volverás más precavido, y con ello conseguirás tener una mirada más panorámica y no te limitarás a lo que ocurre delante de tu vehículo; prestarás más atención a los retrovisores y llegarás incluso a intuir situaciones de peligro. Porque lo creas o no, llegamos a proyectar nuestro estado anímico con nuestra forma de conducir.

    Comentarios

    Entradas populares de este blog

    ¿VERDADERAMENTE SON FIABLES LOS MOTORES DOWNSIZING?

    Si hay una leyenda o mito común en el mundo del automóvil, es la de pensar que un buen motor debe tener un equilibrio en su relación potencia-cilindrada. Recuerdo que cuando era pequeño y me interesaba por las conversaciones de los adultos, cuando hablaban de coches la frase "ese motor está más apretado que los tornillos de un submarino" era muy común.  Y lo cierto es que para mi dicha afirmación era algo de total sentido común, hasta tal punto de que siempre ponía el mismo ejemplo: el motor de un coche es como el cuerpo de un ser humano, y al igual que a un hombre de 60 kilogramos le costará mucho más esfuerzo levantar un peso determinado que a uno de 100 kilos de puro músculo, un motor tendrá también sus limitaciones dependiendo de su cubicaje y número de cilindros.  ¿Pero qué ocurre si a nuestro hombrecillo comenzamos a atiborrarle de anabolizantes? Exacto, puede llegar al nivel de nuestro machote de 100 kilos. Pues con los motores actuales estamos viendo

    MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

    Siempre he odiado a esa gente que dice que la verdadera belleza está en el interior, y que no importa el aspecto físico de alguien para acabar enamorándote de él o ella. No quito que puedan tener razón, pero no seamos hipócritas; lo primero en que te fijas en una persona es en su físico, más que nada porque es lo primero que ves, y después, si el físico te agrada comienzas a conocer su interior.  Con los coches ocurre lo mismo: lo primero que te entra por los ojos es su carrocería, y si te gusta comienzas a valorar aquellos aspectos que no se ven a simple vista y a los que les das importancia. Uno de esos aspectos (a mi juicio de los más importantes) es el motor. Hay quien dice que el motor es el corazón de un coche, pero yo creo que es ir más allá; es su ADN, lo que marcará su comportamiento, sus límites y su capacidad, en definitiva, su personalidad.  Son muchos los componentes que marcan las diferencias entre el motor de un coche hecho para divertir, al de otro construid

    Y POR ESTOS MOTIVOS, PROHIBIR LA CIRCULACIÓN DE COCHES ANTIGUOS ES UNA ESTUPIDEZ

    La guerra contra los coches antiguos ha comenzado, al menos eso se deduce a raíz de las polémicas declaraciones realizadas por las autoridades de Madrid y Barcelona por la cual, si tienes un coche pasadito en años lo tendrás bien jodido para circular por ciertas zonas. Todo sea por reducir al máximo los preocupantes niveles de emisiones registrados, pero... ¿Realmente es una solución eficaz, o sólo un mero y simple parche fruto de optar por la solución más fácil?