HOMOLOGACIÓN ITV DE VEHÍCULOS. ¿QUÉ NECESITAS ANTES DE IR A LA ITV?


 

¿Te has decidido comprar un coche en el extranjero? ¿Sabes qué requisitos debes cumplir para homologar tu vehículo y sea apto para la circulación? ¿Cuáles son los documentos clave para esta homologación? Te desvelamos todas estas incógnitas a continuación


Que el mercado de vehículos de segunda mano y de ocasión está en pleno auge es ya un secreto a voces, tanto que dos de tres vehículos que se venden proceden de este mercado. Sin embargo, no se puede decir que España sea uno de los países donde mejores ofertas o gangas puedas encontrar, por lo que cada vez son más quienes optan por buscar buenas ofertas en el extranjero. 

Pero debemos saber que en el caso de que nos decidamos a comprar un vehículo en otro país necesitaremos una serie de documentos que nos permitirán abrir la llave de la puerta que nos conducirán a pasar los trámites establecidos para cumplir con las exigencias legales para poder circular con nuestro vehículo. 

Estos documentos son el Certificado de Conformidad, o bien la Ficha Reducida de Vehículos.

 

¿PARA QUÉ SIRVEN UN CERTIFICADO DE CONFORMIDAD O UNA FICHA REDUCIDA DE VEHÍCULOS?



Tanto los certificados de conformidad o COC (también conocidos como certificados de homologación) como las Fichas Reducidas (también conocidas como fichas técnicas reducidas) son documentos necesarios para poder matricular vehículos de importación independientemente de que procedan de la Unión Europea, el Espacio Económico Europeo , o fuera de la Unión Europea. 

Como ya habrás podido imaginar, estos dos tipos de documentos son necesarios en los casos de que adquiramos un vehículo comprado en el extranjero, hayamos estado viviendo fuera de nuestro país, hayamos comprado un vehículo durante nuestra estancia fuera y queramos seguir usando nuestro vehículo por las lindes españolas.

La necesidad de una ficha reducida o COC está regulada en el Real Decreto 750/2010, de 4 de Junio, por el que se regulan los procedimientos de homologación de vehículos a motor y sus remolques, máquinas autopropulsadas o remolcadas, vehículos agrícolas, así como de sistemas y partes de dichos vehículos. Es necesaria, entre otros, para comprobar que las especificaciones del vehículo en cuestión se ajustan a lo declarado por el fabricante en su homologación de tipo

Hablando en plata: estos dos documentos nos certificarán una homologación individual de nuestro vehículo, sea del tipo que sea, adquirido en el extranjero que nos servirá a la hora de pasar la inspección técnica, o ITV, con el fin de poder emitir posteriormente la ficha técnica española, requisito indispensable para que el vehículo pueda ser matriculado en la Jefatura de Tráfico correspondiente. 


¿EN QUÉ SE DIFERENCIAN? 


Ejemplo de Ficha Técnica Reducida

La principal diferencia que encontramos entre estos dos tipos de documentos reside en que, mientras que el COC está emitido por la propia marca fabricante del vehículo, la Ficha Reducida está emitida por in ingeniero industrial. Ambos recojen de forma abraviada las características técnicas del vehículo, como puede ser el motor, sus dimensiones, tipo de combustible que emplea, medida de los neumáticos, etc. 

Resumiendo, que la diferencia es que el COC está hecha por el fabricante o productor del vehículo (aunque también se puede obtener a través de empresas colaboradoras) y la Ficha Técnica Reducida por un ingeniero colegiado. 

¿Por cuál decantarse entonces? Pues ambos documentos tienen sus pros y sus contras que vamos a desvelar. Como hemos visto, ambos documentos son necesarios para poder acudir a la ITV, sin embargo, las Fichas Técnicas son las preferidas por las estaciones de ITV, con el añadido extra de que en el caso de que se tengan que hacer modificaciones es bastante más rápido y ágil a través de un ingeniero que con la propia marca. Por el contrario, las Fichas Técnicas pecan de ser más costosas rondando un precio que suele oscilar entre los 90 € y los 250 € sin incluir el IVA. 


ENTONCES... ¿CUÁLES SON LOS PASOS A SEGUIR?  

 


En el caso de que hayas comprado un vehículo en el extranjero o hayas residido fuera y quieras traer tu vehículo contigo, y siempre y cuando supongamos que el vehículo dispone de contraseña de homologación europea (código que identifica cada modelo de vehículo) el trámite más rápido que puedes hacer para circular con él es el siguiente:

  1. Solicitar una ficha reducida a un ingeniero colegiado.
  2. Solicitar cita en la ITV y presentar la ficha reducida junto con la documentación del país de origen y el vehículo.
  3. Pagar los impuesto aduaneros y de matriculación en la Agencia Tributaria.
  4. Una vez emitida la ficha técnica por parte de la ITV, acudir a la Delegación de Tráfico para solicitar las placas de matrícula.


Comentarios