Ir al contenido principal

TIGER. ASÍ ERA EL FÓRMULA 1 DISEÑADO PARA LA CALLE.



La Fórmula 1 siempre ha sido considerada como la categoría reina del automovilismo, entre otros motivos, por las increíbles prestaciones de sus vehículos alcanzada gracias a la vanguardia tecnológica Muchos fabricantes, sobre todo los más emblemáticos dentro del mundo de los coches deportivos y prestacionales, han tratado de ofrecer en su catálogo algún modelo que no tenga nada que envidiar a un F-1. Sin embargo, siempre han sido coches de ensueño inalcanzables para casi todo el mundo. 

Sin embargo, a finales del siglo pasado se desarrolló un proyecto que a punto estuvo de llegar a comercializar al gran público un coche con estética de F-1 y prestaciones de infarto cuyo nombre ya era de por sí una declaración de intenciones: TIGER.

Su creador fue el destacado diseñador británico Chris Humberstone, cuyo primer diseño comercial fue el Mini Scorpion, creado en 1967 cuando solo tenía 21 años, y que también diseñó coches de carreras para Benetton, Force F1 y Brun Technics. Sin embargo, su prometedora carrera se vio truncada con su prematuro fallecimiento en el año 1999. 
 
 



Se puede decir que la historia del TIGER, que significa 'Turbine Intercooled Ground Effect Roadster', comenzó con un viaje que Humberstone realizó para asistir a la convención Auto-Expo en Estados Unidos, donde ya compartió la su idea de fabricar un automóvil deportivo con filosofía similar al del Lotus Seven, pero menos espartano.

De vuelta al Reino Unido, y convencido de la viabilidad de su idea, no dudó en diseñar un automóvil en forma de cuña que empleaba la aerodinámica de efecto suelo, podía acomodar además a 2 personas con relativa comodidad, y tendría una configuración de motor central. Se parecía bastante a un coche de Fórmula 1 contemporáneo, pero estaba destinado a la calle, de ahí que el acceso a la cabina se hiciese a través de un enorme dosel.

Una de las consideraciones más importantes en la fabricación del automóvil fue cómo equilibrar la durabilidad con el bajo peso que se le quería dar a la carrocería y el chasis. Humberstone determinó que el acero y el aluminio eran demasiado pesados ​​para la construcción del cuerpo y que la fibra de vidrio no era lo suficientemente fuerte en su opinión. Entonces se tomó la decisión de utilizar un novedoso material por entonces: su nombre, Kevlar. 
 
 

 


Como el TIGER se diseñó pensando en el mercado estadounidense, lo ideal sería que estuviese equipado con un motor V8 de origen yankee, pero no encontró ningún proveedor dispuesto a participar en su proyecto. Así que la segunda opción fue la de optar por el motor V6 de 2.7 litros de Renault que equipó el Alpine A310, entre otros modelos, y cuyo rango de potencia podía oscilar entre los 170 y los 200 CV, lo que unido a un peso contenido de unos 590 kilogramos le brindarían unas prestaciones brillantes.

De acuerdo con el apodo de TIGER, la aerodinámica de "efecto suelo" se lograba a traves de unas grandes entradas situados a ambos lados del motor y tras el eje delantero. Esto creaba un vórtice que literalmente pegaba al TIGER al suelo conforme se aumentaba la velocidad pudiendo agregar hasta 453 kilogramos de carga aerodinámica. 
 
 

 


Otro aspecto curioso e inteligente de diseño fue la disposición de los faros. Como estéticamente era similar a un coche de F1, los faros debían impactar lo menos posible en la aerodinámica del mismo. La solución encontrada fue la de ubicar los mismos a ambos extremos del alerón delantero, pero no se encontraban fijos. Podemos decir que funcionarían igual que unos faros escamoteables, ya que los mismos miraban hacía abajo, quedando fuera de la vista, pero cuando hacía falta emplearlos giraban hacía arriba para proyectar los halos de luz hacía adelante.

Para su comercialización, el objetivo inicialmente planificado se estableció en vender unas 200 unidades anuales a un precio que oscilaría entre las 8.000 y las 10.000 libras. Lamentablemente el proyecto no llegó nunca a ver la luz porque parece ser que resultaba demasiado caro de producir. Hoy en día, sigue siendo un misterio saber donde se encuentra el único prototipo construído...

Comentarios

  1. De primeras me recordó al Ford Indigo. Este no lo conocía, me parece un concept interesante. Debió ser todo un desafío adaptar el efecto suelo a un coche de calle.

    La verdad que de soñadores han salido muchos "F1 para calle", con el Brooke Double R, o el patrio Tramontana.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Me flipan estos artefactos que los anglosajones denominan bajo el concepto de "street legal race car", o en castellano coches de carreras autorizados a circular en carretera, además también me gustan esos coches o prototipos desaparecidos, así que esta entrada la disfrute doblemente.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

Siempre he odiado a esa gente que dice que la verdadera belleza está en el interior, y que no importa el aspecto físico de alguien para acabar enamorándote de él o ella. No quito que puedan tener razón, pero no seamos hipócritas; lo primero en que te fijas en una persona es en su físico, más que nada porque es lo primero que ves, y después, si el físico te agrada comienzas a conocer su interior.  Con los coches ocurre lo mismo: lo primero que te entra por los ojos es su carrocería, y si te gusta comienzas a valorar aquellos aspectos que no se ven a simple vista y a los que les das importancia. Uno de esos aspectos (a mi juicio de los más importantes) es el motor. Hay quien dice que el motor es el corazón de un coche, pero yo creo que es ir más allá; es su ADN, lo que marcará su comportamiento, sus límites y su capacidad, en definitiva, su personalidad.  Son muchos los componentes que marcan las diferencias entre el motor de un coche hecho para divertir, al de otro construid

¿VERDADERAMENTE SON FIABLES LOS MOTORES DOWNSIZING?

Si hay una leyenda o mito común en el mundo del automóvil, es la de pensar que un buen motor debe tener un equilibrio en su relación potencia-cilindrada. Recuerdo que cuando era pequeño y me interesaba por las conversaciones de los adultos, cuando hablaban de coches la frase "ese motor está más apretado que los tornillos de un submarino" era muy común.  Y lo cierto es que para mi dicha afirmación era algo de total sentido común, hasta tal punto de que siempre ponía el mismo ejemplo: el motor de un coche es como el cuerpo de un ser humano, y al igual que a un hombre de 60 kilogramos le costará mucho más esfuerzo levantar un peso determinado que a uno de 100 kilos de puro músculo, un motor tendrá también sus limitaciones dependiendo de su cubicaje y número de cilindros.  ¿Pero qué ocurre si a nuestro hombrecillo comenzamos a atiborrarle de anabolizantes? Exacto, puede llegar al nivel de nuestro machote de 100 kilos. Pues con los motores actuales estamos viendo

MOTORES ATMOSFÉRICOS vs TURBO, TODO LO QUE NECESITAS SABER (explicado para torpes)

A día de hoy, los motores con algún tipo de sobrealimentación se han apoderado de la práctica totalidad del mercado, postulándose como una solución ideal para reducir el consumo sin renunciar a la potencia. ¿Pero es todo de color de rosa en estos motores? ¿Realmente son mucho mejores que los motores atmosféricos?