Ir al contenido principal

INSTALA UN PUNTO DE RECARGA EN CASA PARA TU COCHE ELÉCTRICO.


 



Los coches eléctricos son cada vez más comunes y se postulan como el futuro inmediato hacía una nueva movilidad. Sin embargo, sigue habiendo desconocimiento sobre sus opciones para poder recargarlo en casa y cuál es la que mejor nos conviene. 

 

Nadie pone en duda que la aparición del automóvil supuso toda una revolución en lo que a movilidad se refiere, y para muchos, hoy en día estamos solamente en el comienzo de la inminente segunda revolución de dicha movilidad cuyo protagonista indiscutible es el coche eléctrico. Desde hace años la proliferación del coche eléctrico se está haciendo patente, ya cada vez son más los fabricantes que apuestan por la futura movilidad eléctrica. 

Como todo, el coche eléctrico tiene sus ventajas y también sus inconvenientes, pero hoy en día el principal hándicap con el que se sigue enfrentando es el desconocimiento de los clientes sobre ellos. Muchas de estas dudas se centran en aspectos como el punto de recarga del coche eléctrico que podemos tener en nuestro hogar y las opciones que existen para llevar a cabo la operación,  así que vamos a tratar de solucionarlas.


RECARGA DEL COCHE EN UN ENCHUFE DOMÉSTICO. 

 


Lo más habitual será que recarguemos el coche en nuestra propia casa. Para ello podemos echar mano del tradicional enchufe, pero ello conlleva una serie de limitaciones e inconvenientes.

Cuando se enchufa un automóvil eléctrico a una toma de corriente doméstica estándar de 120 voltios, obtiene una carga de nivel 1, mientras que si lo hacemos en una toma con una potencia de 240 voltios, (igual que lo que se usa para electrodomésticos de alta potencia como hornos, secadoras de ropa, calentadores de agua y acondicionadores de aire) estamos hablando del nivel 2. 

Como podrás imaginar, la diferencia radica en el tiempo de recarga que debemos emplear según el nivel que estemos usando, ya que si lo hacemos en una toma de nivel 1 podremos necesitar hasta 40 horas para cargar, desde vacío, la batería de un vehículo que tenga una batería de 60 kWh. De modo que el nivel 1 es el más adecuado para propietarios de coches híbridos enchufables cuyos vehículos podrían recargarse completamente en menos de 8 horas.

Sin embargo, cargar el coche en el mismo enchufe en el que cargamos el teléfono móvil es una solución recomendable únicamente para la recarga ocasional, ya que el vehículo requiere una elevada potencia durante un largo periodo de tiempo para poder cargarse y esto puede suponer riesgos para la instalación eléctrica.

En ese caso, se ha de utilizar el cable previsto para este tipo de recarga, generalmente entregado con el vehículo. Este cable permite limitar la potencia de recarga para evitar un sobrecalentamiento de la instalación eléctrica. Esto se traduce en una potencia de en torno a 2,3 kW (10 A), por lo que el vehículo recargará una media de 10 kilómetros por hora. Pero no todas las instalaciones eléctricas están preparadas para entregar 10 amperios durante un largo periodo de tiempo, y como indicamos anteriormente, el uso inadecuado de las tomas de corriente puede deteriorar la instalación eléctrica.



INSTALACIÓN DE UN WALLBOX, LA MEJOR SOLUCIÓN.

 

 

Una de las opciones por la que optan la gran mayoría de usuarios de un coche eléctrico es la de instalar en el garaje particular o comunitario, un punto de carga o Wallbox. Su gran ventaja frente a los enchufes tradicionales es que nos permite cargar nuestro vehículo por completo en un periodo de seis horas como máximo. 

Este modelo de recarga es mucho más seguro, rápido y fiable, además de suponer mayor ahorro en la factura de la luz si aprovechamos para hacer la recarga en horario nocturno.

El Wallbox se instala de forma sencilla  con un circuito exclusivo de protección, pero con la diferencia de que el cargador proporciona un conector exclusivo para tu vehículo y proporciona una carga en menos de la mitad de tiempo incorporando mecanismos de protección más avanzados, tanto para la instalación eléctrica como para el vehículo.

Además de reducir el tiempo de carga, un Wallbox posibilita la carga inteligente, de esta forma se tiene en cuenta variables como la demanda instantánea de energía, el control remoto, los hábitos de uso o las tarifas horarias para optimizar la recarga eléctrica del vehículo y ahorrar en la factura cuando la energía es más económica.

La instalación de un punto de recarga en una casa unifamiliar es relativamente sencilla. La obra será mínima y sólo habrá que pasar cables desde el punto de luz del domicilio hasta el garaje. Eso sí, en el caso de vivir en una casa o piso con garaje comunitario la instalación será algo más laboriosa, ya que aunque no es necesario tener el permiso de la comunidad de vecinos, sí hay que informar a la misma, según la Ley de Propiedad Horizontal.

 

¿NECESITARÁS ELEVAR LA POTENCIA CONTRATADA? 

 


Otra cuestión a la hora de instalar un punto de recarga en nuestro domicilio es saber si tendremos que elevar la potencia contratada

Sobre el papel deberíamos hacerlo si queremos tener una potencia de carga decente para nuestro coche eléctrico. Ahora bien, esta decisión no sale especialmente a cuenta. La principal ventaja de los coches eléctricos es su bajo coste de funcionamiento. Aprovechando las horas más económicas de las tarifas minimizaremos el gasto mensual. Teniendo en cuenta que por norma general los coches se pasan todas las noches aparcados en el garaje (un 97% del tiempo de vida útil de un coche es parado) tendremos tiempo de sobra para realizar recargas lentas.  

Realmente sólo necesitamos un poco de planificación en lugar de más potencia para recargar en menos tiempo, y tal vez solamente convenga aumentar la potencia en el caso de tener un coche eléctrico con baterías de gran capacidad, por encima de los 60 kWh para poder hacer recargas a 6,9 kWh.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

Siempre he odiado a esa gente que dice que la verdadera belleza está en el interior, y que no importa el aspecto físico de alguien para acabar enamorándote de él o ella. No quito que puedan tener razón, pero no seamos hipócritas; lo primero en que te fijas en una persona es en su físico, más que nada porque es lo primero que ves, y después, si el físico te agrada comienzas a conocer su interior.  Con los coches ocurre lo mismo: lo primero que te entra por los ojos es su carrocería, y si te gusta comienzas a valorar aquellos aspectos que no se ven a simple vista y a los que les das importancia. Uno de esos aspectos (a mi juicio de los más importantes) es el motor. Hay quien dice que el motor es el corazón de un coche, pero yo creo que es ir más allá; es su ADN, lo que marcará su comportamiento, sus límites y su capacidad, en definitiva, su personalidad.  Son muchos los componentes que marcan las diferencias entre el motor de un coche hecho para divertir, al de otro construid

¿VERDADERAMENTE SON FIABLES LOS MOTORES DOWNSIZING?

Si hay una leyenda o mito común en el mundo del automóvil, es la de pensar que un buen motor debe tener un equilibrio en su relación potencia-cilindrada. Recuerdo que cuando era pequeño y me interesaba por las conversaciones de los adultos, cuando hablaban de coches la frase "ese motor está más apretado que los tornillos de un submarino" era muy común.  Y lo cierto es que para mi dicha afirmación era algo de total sentido común, hasta tal punto de que siempre ponía el mismo ejemplo: el motor de un coche es como el cuerpo de un ser humano, y al igual que a un hombre de 60 kilogramos le costará mucho más esfuerzo levantar un peso determinado que a uno de 100 kilos de puro músculo, un motor tendrá también sus limitaciones dependiendo de su cubicaje y número de cilindros.  ¿Pero qué ocurre si a nuestro hombrecillo comenzamos a atiborrarle de anabolizantes? Exacto, puede llegar al nivel de nuestro machote de 100 kilos. Pues con los motores actuales estamos viendo

MOTORES ATMOSFÉRICOS vs TURBO, TODO LO QUE NECESITAS SABER (explicado para torpes)

A día de hoy, los motores con algún tipo de sobrealimentación se han apoderado de la práctica totalidad del mercado, postulándose como una solución ideal para reducir el consumo sin renunciar a la potencia. ¿Pero es todo de color de rosa en estos motores? ¿Realmente son mucho mejores que los motores atmosféricos?