Ir al contenido principal

EMELBA CHATO Y EMELBA 7. LOS MONOVOLÚMENES ESPAÑOLES.


Si tuviéramos que repasar la historia de SEAT en profundidad, existe una época en la que se hace irremediable hacer referencia a una empresa externa que tuvo mucha importancia para el fabricante español; Emelba.

Fundada en 1978 por Jaime Loureiro Benimeli (comercial de SEAT) junto con un par de socios, Emelba asentó su sede y talleres en Arbucias, provincia de Girona. Desde sus inicios, la actividad de Emelba se centró en la construcción de vehículos derivados, principalmente sobre la base de vehículos SEAT, aunque también realizó encargos para otras marcas como Peugeot, Talbot, Lada, Chevrolet o Citroën.

Su primera construcción seguramente te resultará familiar; el Emelba Samba, un coche creado a partir de un SEAT 127 que lucía una estética playera que trataba de competir contra el Citroën Méhari, y del que se fabricaron aproximadamente 1000 unidades.

Han sido numerosas las creaciones de Emelba durante su corta existencia de tan sólo 8 años (desapareció en 1986) pero en este artículo nos centraremos en dos modelos que fueron pioneros en su época al presentar carrocerías de tipo monovolumen, haciéndolo además nuestro primer protagonista algunos años antes de que apareciese el considerado como el primer monovolumen de producción europeo: el Renault Espace.

 

EMELBA CHATO

 



¿Crear un monovolumen tomando como base un SEAT Panda? Pues dicho y hecho. A través de un procedimiento totalmente artesanal, Emelba consiguió fabricar una pequeña furgoneta o monovolumen que recibía todos elementos mecánicos, incluidos chasis, motor y caja de cambios del mítico Panda.

Tenía una longitud de solamente 3,40 metros, pero llegaba a los 1,80 metros de altura, lo que le otorgaba un enorme espacio interior capaz de alojar a seis pasajeros. Como he mencionado, las modificaciones se hacían de forma totalmente artesanal, lo cual acabó provocando que algunas zonas rehechas o modificadas fueran delicadas a la corrosión y durabilidad, ya que carecían de un tratamiento adecuado.

Con todo, el Chato resultó ser un vehículo enormemente práctico gracias a su capacidad de carga de 550 Kg, la puerta corredera lateral y la apertura del portón trasero a través de dos puertas. 

 


 

El único inconveniente en cuanto a ergonomía era que el puesto de conducción se encontraba en una posición muy avanzada y elevada, por lo que resultaba algo incómoda y forzada. Además, dinámicamente no recibía ninguna mejora respecto a un Panda convencional, por lo que sus prestaciones eran bastante escasas.

El Emelba Chato fue presentado en el Salón Expomóvil de Barcelona del año 1982, comenzando su comercialización al año siguiente. 

 


 

Pero Emelba no se limitó a la versión 6 plazas del Chato. Hubo una versión furgón con carga útil de 450 kg, y hasta una curiosa pick-up. Estaba claro que el Chato pudo tener éxito, pero la limitada capacidad de producción de Emelba y escasa red comercial se lo impidieron.

 


 

Al Chato le sucedió el Emelba 903 en el año 1985, creado tras la ruptura de SEAT y FIAT, y que no era más que una evolución del mismo basado en el SEAT Marbella. 

 

EMELBA 7

 


Llegamos al año 1985, y aunque la situación económica de la compañía era delicada, Emelba era ambiciosa y en dicho año presentó al público un nuevo monovolumen que en esta ocasión tomaba como base al recientemente estrenado SEAT Ibiza.


Del nuevo utilitario se tomaron los faros y el paragolpes delantero, agrandando el resto de la carrocería 30 centímetros más con el objetivo de dar cabida a siete ocupantes. Todos ellos contaban con asiento individual, abatibles, siendo además los de la segunda y tercera fila desmontables para convertirlo en una furgoneta con la que transportar objetos voluminosos. Los dos asientos delanteros podían girarse y transformar el habitáculo en un pequeño saloncito. Como plus a la versatilidad del Emelba 7, las puertas traseras eran deslizantes, lo cual facilitaba el acceso, y como colofón había también mesitas tipo avión o asiento central que servía de reposabrazos.
 
 

 

Mecánicamente se emplearon dos motores. Uno de gasolina 1.5 System Porsche con 85 CV  y un 1.7 diésel de 55 CV que, curiosamente, tenía un consumo mayor. Debido a su ligereza, el 1.5 superaba los 160 km/h de velocidad máxima,

Entre su equipamiento de serie se ofrecían la pintura metalizada que podía ser bicolor, elevalunas eléctricos o cristales tintados. Como accesorio podía instalarse el aire acondicionado, cinturones y reposacabezas para todas las plazas, o calefacción para la zona trasera. Además, se podía optar por la opción de carrocería con paneles de vidrio, haciendo que el peso del vehículo se rebajase en más de un centenar de kilos, lo cual repercutiría también en sus prestaciones.

 


 

Emelba era ambicioso con este proyecto y preveía una fabricación de 5.000 unidades al año, ya que la única competencia que podía encontrar en el sector era el Renault Espace. Sin embargo, la relación de Emelba con SEAT estaba ya herida de muerte debido a las deudas que el carrocero arrastraba con el fabricante español desde hacía años, de modo que SEAT se negó a seguir suministrándole plataformas. 

Peo hay otra teoría más intersante sobre las causas del fin de Emelba. Dicha teoría defiende que fue en realidad Volkswagen la verdadera causante, ya que al gigante alemán no le hacía gracia que una pequeña empresa pudiera dejarles en evidencia con sus productos, a lo que habría que añadir que Volkswagen no tenía intención de compartir sus plataformas con ningún carrocero. 




Con este panorama en 1986 Emelba se vio abocada a cerrar sus puertas, tras fabricar varios prototipos del Emelba 7 y tan sólo tres unidades de serie. Como curiosidad, destacar que una de estas unidades fue sorteada por la popular cadena el Corte Inglés. 

 


Comentarios

  1. Esta vez una de cal y otra de arena, jeje....conocía el 7 pero pero no había visto ni en foto al Chato. Ale ya me puedo acostar porque se una cosa más.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tengo que reconocerte que hasta hace poco no tenía ni idea de la existencia de este carrocero, así que imagínate lo que he disfrutado mientras me informaba del mismo.

      Saludos ;)

      Eliminar
  2. Emelba tuvo muchas soluciones inteligentes. El 7 siempre me pareció un trabajo muy bueno, es una pena que por la no solvencia o por el ego de VW no se produjera en grandes tiradas.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pena, la verdad. Creo que Emelba es un ejemplo de que a veces, además de talento, también hay que tener también un poco de suerte. A Emelba le faltó el apoyo de SEAT y VW, aunque también habría que ver qué parte de culpa tendría la propia Emelba en ello...

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

Siempre he odiado a esa gente que dice que la verdadera belleza está en el interior, y que no importa el aspecto físico de alguien para acabar enamorándote de él o ella. No quito que puedan tener razón, pero no seamos hipócritas; lo primero en que te fijas en una persona es en su físico, más que nada porque es lo primero que ves, y después, si el físico te agrada comienzas a conocer su interior.  Con los coches ocurre lo mismo: lo primero que te entra por los ojos es su carrocería, y si te gusta comienzas a valorar aquellos aspectos que no se ven a simple vista y a los que les das importancia. Uno de esos aspectos (a mi juicio de los más importantes) es el motor. Hay quien dice que el motor es el corazón de un coche, pero yo creo que es ir más allá; es su ADN, lo que marcará su comportamiento, sus límites y su capacidad, en definitiva, su personalidad.  Son muchos los componentes que marcan las diferencias entre el motor de un coche hecho para divertir, al de otro construid

¿VERDADERAMENTE SON FIABLES LOS MOTORES DOWNSIZING?

Si hay una leyenda o mito común en el mundo del automóvil, es la de pensar que un buen motor debe tener un equilibrio en su relación potencia-cilindrada. Recuerdo que cuando era pequeño y me interesaba por las conversaciones de los adultos, cuando hablaban de coches la frase "ese motor está más apretado que los tornillos de un submarino" era muy común.  Y lo cierto es que para mi dicha afirmación era algo de total sentido común, hasta tal punto de que siempre ponía el mismo ejemplo: el motor de un coche es como el cuerpo de un ser humano, y al igual que a un hombre de 60 kilogramos le costará mucho más esfuerzo levantar un peso determinado que a uno de 100 kilos de puro músculo, un motor tendrá también sus limitaciones dependiendo de su cubicaje y número de cilindros.  ¿Pero qué ocurre si a nuestro hombrecillo comenzamos a atiborrarle de anabolizantes? Exacto, puede llegar al nivel de nuestro machote de 100 kilos. Pues con los motores actuales estamos viendo

MOTORES ATMOSFÉRICOS vs TURBO, TODO LO QUE NECESITAS SABER (explicado para torpes)

A día de hoy, los motores con algún tipo de sobrealimentación se han apoderado de la práctica totalidad del mercado, postulándose como una solución ideal para reducir el consumo sin renunciar a la potencia. ¿Pero es todo de color de rosa en estos motores? ¿Realmente son mucho mejores que los motores atmosféricos?