FRACASOS DE VENTAS: SKODA ROOMSTER

 


Continuamos con una tercera entrega de esta sección dedicada a recordar a aquellos vehículos que pasaron con más pena que gloria por el mercado español, aunque eso no fuese sinónimo de que fuesen malos productos. Y en este caso nos centramos en un curioso automóvil de diseño complicado pero muy práctico para el día a día: el Skoda Roomster. 

 

Dicen que quien nada arriesga nada gana, pero también quien nada arriesga nada pierde. La historia del automóvil está llena de ideas y proyectos arriesgados que, por algún motivo infundado o no infundado, fueron un fracaso. 

Uno de estos fracasos fue un modelo asociado a un fabricante que se ha caracterizado por ofrecer simples ideas que favorecen la practicidad dentro de sus vehículos. Como ya sabes, me refiero a Skoda y su filosofía "Simply Clever". Sin embargo, hace 17 años la marcha checa quiso atreverse con algo más que simples ideas, y presentó un vehículo que, si me permitís la licencia, diría que siguió la misma filosofía que el Fiat Múltipla; un coche en el que el diseño no condicionaba su interior, sino más bien lo contrario. Y cosas del destino, al igual que el Múltipla, el Skoda Roomster acabó siendo conocido por sus defectos estéticos, más que por sus virtudes. 


¿ES UN TURISMO? ¿ES UNA FURGONETA? ¿ES UN MONOVOLUMEN? 

 


Catalogar al Roomster dentro de un segmento propio resulta complicado. Si bien es cierto que a primera vista pueda resultar idóneo como Papamóvil, el Roomster es una especie de Frankestein que trata de hacer suyas las ventajas de estas categorías. 

Realmente toma prestados elementos del Fabia y el Octavia, y los aúna en una carrocería que particularmente me recuerdan a esos pequeños vehículos comerciales de antaño como el Citroën C15, o el SEAT Terra,  No en vano, tenía unas dimensiones a medio camino entre sus hermanos de gama, con 4,21 mts. de largo, 1,68 mts. de ancho y 1,60 mts. de alto. 

 


 

Hasta el pilar B el Roomster podía considerarse como un clon del Fabia, pero a partir de ahí es cuando comienza la originalidad de este modelo. La forma de las ventanillas traseras son inconfundibles, quedando patente que su finalidad máxima es aportar iluminación al interior, disimulando además la apertura de las puertas traseras en el pilar C. 

 


Pero a parte de su originalidad estética, cualquier comprador de un Roomster tenía la opción de combinar el color del techo en contraste con la carrocería, llantas entre 15 y 17 pulgadas, e incluso optar por una versión campera denominada "Scout". 

 

INTERIOR

 

 


Por dentro, el Roomster abandonaba toda excentricidad y ofrecía un habitáculo muy sobrio que podía alegrarse un poco en función de los acabados. Eso sí, independientemente de estos acabados, dos palabras destacaban cuando te sentabas dentro; luminosidad y espacio. 

Estas dos impresiones se conseguían gracias a su altura respecto al techo, tanto que personas con una estatura cercana o ligeramente superior a 2 metros podían viajar sin problemas. Además, para incrementar la modularidad, los asientos posteriores podían regularse longitudinalmente y su respaldo en inclinación. De esta forma podíamos jugar con el espacio destinado al maletero. 

 


Por su parte, el maletero cubicaba unos excelentes 480 litros, subiendo hasta los 1585 litros abatiendo los asientos 




SUS MOTORES



El Skoda Roomster inició su comercialización en el año 2006, y estuvo activo en el mercado hasta el año 2015, sufriendo una actualización a mitad de su vida, concretamente en el año 2010, algo que también afectó a sus motorizaciones.

En las versiones de gasolina el motor de acceso era un 1.2 tricilíndrico de 64 CV, sustituido por uno de 70 CV apenas un año después. Y por encima de ellas teníamos un 1.4 con 86 CV y un 1.6 de 105 CV. Todos estos motores fueron reemplazados a partir del año 2010, por un 1.2 TSI con 86 y 105 CV respectivamente.

Por su parte, la gama diésel se iniciaba con un 1.4 TDI disponible con 70 y 80 CV, y se completaba con un 1.9 TDI de 105 CV. Estos motores fueron reemplazados en el 2010 por un 1.2 TDI de 75 CV y un 1.6 TDI disponible con 90 o 105 CV.


FIN DE SU COMERCIALIZACIÓN

 


A pesar de haberse presentado el proyecto de la segunda generación del Roomster a principios de 2015 (a la que se sometió a una fase de pruebas y de la que se fabricaron algunas unidades de preproducción definitivas), la matriz de Volkswagen decidió cancelarlo debido a la salida a la luz del Dieselgate, alegando que una segunda generación del Roomster no era prioritaria para el grupo debido a la reducción de costes derivada del escándalo de los motores TDI. 

Así que la producción del Roomster cesó a mediados de 2015 sin sustituto a la vista.

 


 

¿Y SI QUIERO UNO DE SEGUNDA MANO?

Como hemos visto, el Roomster es un coche bastante ideal para quienes necesitan un coche espacioso, práctico, y sin grandes florituras. 

Si buscamos en el mercado de segunda mano, evidentemente no vamos a encontrar mucho donde elegir (de lo contrario este coche no aparecería en esta sección) pero sí que vamos a andar dentro de un rango de precios bastante interesante. 

Para empezar, la unidad más económica que he encontrado en Wallapop solamente cuesta 2.450€, aunque ya luce bajo su chasis la nada despreciable cuantía de 304.000 kilómetros recorridos.

 


En el otro extremo, encontramos una unidad procedente de un vendedor profesional por 7.000 € más que el anterior y 166.000 kilómetros. Además, es un modelo del año 2014. 



Y a medio camino entre estos dos extremos, he encontrado dos unidades que me parecen bastante interesantes. El primero se trata de una unidad de color negro con el motor diésel más potente y tan solo 146.000 kilómetros. Mientras que el segundo, con un precio de 1000€ inferior, se trata de una unidad con acabado Scout, misma motorización y 130.000 kilómetros. 





Comentarios

  1. Es que la marca checa siempre ha hecho de la habitabilidad y el espacio su bandera en todos sus modelos.
    Particularmente me llamó la atención que a pesar de sus pasar relativamente desapercibido permaneciera nueve años en el mercado, eso ahora sería inconcebible porque me parece que ahora las marcas las dirigen los contables y no los diseñadores.
    un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me sorprendió mucho su tiempo de comercialización si lo comparas con otros fiascos, al menos en el mercado español; es posible que en otros países donde el postureo no es tan relevante el Roomster tuviese mejor acogida... De todas formas, creo que también tenía un enemigo en casa con el Yeti, también muy práctico (aunque no tanto) y bastante más agraciado estéticamente.

      Saludos ;)

      Eliminar

Publicar un comentario