Ir al contenido principal

ALFA ROMEO SZ. UN COCHE TAN ATRACTIVAMENTE FEO, QUE ENAMORA




Cuando Gregor Mendel comenzó a sentar con sus famosos guisantes las bases de lo que hoy en día conocemos como herencia genética estoy seguro que no imaginaba en absoluto lo caprichosa que ésta podría llegar a ser. Y es que las resultantes posibles que pueden darse como fruto del apareamiento de dos seres vivos puede puede ser más variada que las diferentes combinaciones que tienes a la hora de rellenar un cupón del Euromillones. 

La genética es así; caprichosa. A veces hace que un Orco de Mordor pueda engendrar a un ángel de Lothlórien. Y a veces no está exenta de mala leche y hace que una Miss Universo pueda dar a luz a un auténtico Gremling. Si no, ¿cómo se explica que en cantante de Aereosmith pueda tener como hija a Liv Tyler?. ¿O cómo es posible que Angelina Jolie fuera un espermatozoide de John Voight?. O en el caso contrario, ¿cómo es posible que Jennifer López o Heidi Klum hayan dado a luz a esos "hijos"?.

Está demostrado, tener unos padres guapos no garantiza ser guapo. Y como he dicho en multitud de ocasiones, el mundo de la automoción no va a ser menos. Así que hoy vamos a conocer a otro hijo poco agraciado de una de las marcas cuyo nombre es sinónimo de belleza por excelencia; me referimos, como no, a Alfa Romeo.








La criatura en cuestión es el Alfa Romeo SZ (Sprint Zagato), a mi juicio, uno de los coches que mejor mezcla la belleza y lo horrendo. Permitidme ser un poco soez para poder explicarme (sobre todo las mujeres). Es lo que los machotes de pelo en pecho siempre hemos catalogado como “chica de operación gamba”. Es decir, un cuerpo espectacular y una cara que echa para atrás. Vamos, que te quedarías con todo y le quitarías la cabeza. 

Pues bien, en éste Alfa todo lo que se encuentra de puertas para abajo es belleza en estado puro. Por el contrario, todo lo que puede designarse como “cúpula”, es decir, marcos de las puertas, lunas delanteras y traseras, y techo puede ser considerado como el resultado material de una total y absoluta flatulencia mental de su diseñador.

Con todo, tengo que admitir que éste Alfa Romeo tiene algo que me encanta. Sin duda, es el coche feo más bello que he visto en mi vida; si yo fuera Pedro Almodóvar seria mi particular Rosi de Palma. Fue diferente a todo lo visto cuando salió al mercado y sigue siendo diferente a todo lo visto hasta ahora. ¿Será por eso que me tiene encandilado?





Nuestro protagonista nació en el año 1989; en el salón de Ginebra. Su imagen se debe a Robert Opron, del centro de diseño de Fiat, quien fue el responsable de los bocetos iniciales, mientras que Antonio Castellana fue principalmente responsable de los detalles de diseño finales y del interior. 

La primera reacción del público fue bastante mala, era un automóvil de líneas demasiado cuadradas;  a pesar de ser un deportivo italiano, no era nada elegante. Su exterior se caracterizaba por ser cubista hasta en los faros, y como era muy usual en la época, las luces traseras estaban ahumadas, lo que reforzaba su carácter futurista. 

La carrocería de este Alfa Romeo era una aleación unida a una estructura de acero que conformaban un chasis muy tanto sólido como estable, estando pintado en dos tonos diferentes: negro para el techo y rojo o amarillo para el resto de la carrocería. Pero su característica más original fue en ser el primer vehículo en ocultar las manillas de las puertas.  




Por su parte, el motor no era revolucionario, aunque si brillante. Se trataba del soberbio V6 de 3.0 litros de cilindra y 181 CV que montaba el Alfa Romeo 75, pero recibiendo por parte de los ingenieros de Alfa una inyección de potencia suplementaria de 26 CV. Y todo ello asociado a una caja de velocidades integrada en el eje trasero. 

Con estos números lo que Alfa Romeo vendía era exclusividad, sin embargo sus prestaciones no estaban a la altura de esa exclusividad que se pretendía. La velocidad máxima del Alfa Romeo SZ era de 230 km/h, unas prestaciones aceptables para su precio.



Igualmente, la suspensión también fue tomada del Alfa romeo 75, aunque fue modificada por Giorgio Pianta, ingeniero y jefe de los equipos de rally de Fiat y de Lancia, mientras que para  los amortiguadores, la prestigiosa firma Koni fue la encargada de suministrarlos. 

Y como es normal, todo este conjunto de excelentes amortiguadores y suspensión no servirían de nada sin unos buenos zapatos que te garanticen el agarre al asfalto. Por ello, el SZ venía con neumáticos Pirelli P Zero que le hacían capaz de soportar fuerzas de 1,1 G en las curvas, aunque según algunos de sus conductores han llegado a soportar 1,4 G; vamos, que tenías que tener el cuello como Fernando Alonso si no querías salir con pupita cervical.




La fabricación del Alfa Romeo SZ comenzó en el año 1990. En total se fabricaron unas 1000 unidades, de las cuales, 248 vieron la luz durante su primer año de vida. 

Posteriormente, en el año 1992, y como buen coupé que es, los amantes del pelo al viento vieron sus sueños hechos realidad con la versión descapotable, a la que se denominaría con las siglas RZ. De esta versión  se construyeron 800 unidades, pudiéndose elegir entre los colores rojo, amarillo y negro.

Finalmente la producción, tanto del SZ como la del RZ finalizó en el año 1993.



A día de hoy, ambos modelos se tratan de un clásico cotizado con un precio que se sitúa en torno a los 35.000 euros, y eso que su precio original no era demasiado alto; de 2.000.000 a 4.500.000 de pesetas de la época (12.000 a 27.000 euros)

Para finalizar, os dejo con la ficha técnica, y algunos vídeos de ésta original maravilla sobre ruedas. 


Ficha técnica  Alfa Romeo SZ y RZ

  • Motor

  • 6 cilindros en V, SOHC

  • Cilindrada

  • 2959 centímetros cúbicos.

  • Diámetro y carrera

  • 93 mm x 72,6 mm.

  • Relación de compresión

  • 10.0:1

  • Potencia máxima

  • 210 CV (154 kw) a 6.200 rpm.

  • Par máximo

  • 245,4 Nm a 4.500 rpm.

  • Transmisión

  • Caja de cambios manual de 5 velocidades.

  • Frenos

  • Frenos de discos ventilados.

  • Ruedas

  • Delanteras: llantas de 15 x 7", neumáticos 205/55 ZR-16.
  • Traseras: llantas de 16 x 8", neumáticos 225/50 ZR-16.

  • Velocidad máxima

  • SZ 245 km/h (153 mph) RZ 233 km/h (145 mph).


  • Aceleración

  • 0 a 100 km/h (62 mph) en 7,0 segundos.








Comentarios

  1. Teniendo en cuenta el año del vehículo, las prestaciones eran altísimas, 0 - 100 en 7 segundos era muuuy rápido, ni hablar de los 233 km/h. El diseño exterior es horrible, al menos para mí. El interior me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será por eso que a mí me gusta tanto. Es como esa chica que es más fea que las demás, pero no sabes por qué, tiene algo que te encanta.

      Eliminar
  2. Para mi no hay Alfa feo, ni siquiera "Il mostro", aunque reconozco en cuanto a estilo tiene mas de Zagato que de Alfa Romeo.

    Como a ti te gusta hacer paralelismos, intentare imitarte.... para mi sería como uno de esos tipos duros de pelicula, muy viriles y agresivos que conquista a la bella protagonista no tanto por su belleza sino por su atractivo salvaje.

    un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Y POR ESTOS MOTIVOS, PROHIBIR LA CIRCULACIÓN DE COCHES ANTIGUOS ES UNA ESTUPIDEZ

¿VERDADERAMENTE SON FIABLES LOS MOTORES DOWNSIZING?

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

EL MOTOR ROTATIVO WANKEL. PASADO, PRESENTE... ¿Y FUTURO?

LOS COCHES MÁS DUROS DE LA HISTORIA RECIENTE DEL AUTOMÓVIL