Ir al contenido principal

CITROËN BERLINGO: PRUEBA DE 2500 KILÓMETROS. ¿EL COCHE IDEAL PARA LA FAMILIA?


En una época en la que los monovolúmenes han claudicado frente a los SUV como alternativa al vehículo familiar, Citroën nos ofrece una nueva opción con embase de furgoneta. ¿Pero en realidad es una buena opción? Vamos a descubrirlo haciendo un gran viaje con toda la familia
 

No hace mucho tiempo, dentro  del mercado del automóvil existían unos vehículos diseñados y pensados para ser el coche ideal para toda la familia. Se llamaban monovolúmenes. Te parecerá increíble, pero la mayoría de fabricantes no concebían su catálogo sin uno de estos modelos.   Actualmente la situación en bien distinta... porque si estás pensando en comprar un monovolumen verás que la oferta es casi inexistente salvo que acudas al mercado de segunda mano. 

¿Y cuál ha sido el motivo de su desaparición? Pues su progresiva sustitución por los denominados SUV, coches con una estética más llamativa, aventurera, y que además siguen siendo ideales como automóviles para viajar con la familia. Sin embargo, hay quienes defienden (y yo me incluyo) que un SUV no es tan polivalente ni espacioso como un monovolumen de tamaño semejante. 

Por eso, no sé si pensando en este tipo de público o procurando tal vez abrir un nuevo nicho de mercado, en el año 2018 el grupo PSA lanzó al mercado un triunvirato de vehículos... ¿comerciales? 

 

 

A simple vista es lo que puede parecer, porque no nos dejemos engañar, tanto el Peugeot Rifter, Citroën Berlingo y Opel Combo (al que recientemente se ha unido el Toyota Proace) son furgonetas. ¿La diferencia con el resto? Pues que no se tratan de vehículos comerciales adaptados a turismos, sino que han sido creados para ser turismos al uso. Y es que este vehículo está basado en la plataforma EMP2 de Citroën-Peugeot, que sirve de base a coches tan dinámicos y divertidos como el Peugeot 308 y tan cómodos como el Citroën C5 Aircross, o el Citroën C4 SpaceTourer. Es una plataforma moderna y ligera, 100% de turismo,

Resumiendo, que según PSA, las furgonetas son los nuevos monovolúmenes. Pero...¿tienen razón? Para tratar de resolver el asunto nada mejor que probar uno de estos modelos haciendo un largo viaje con la familia. 

 

ASÍ ES EL CITROËN BERLINGO DE LA PRUEBA 


El modelo con el que realizaría el viaje junto con mi familia es concretamente un Citroën Berlingo talla M con el acabado "Shine" (el más alto disponible) y el conocido motor diésel 1.5 Blue HDI de 100 CV que solamente puede estar asociado a una caja de cambios manual de 5 relaciones, ya que con esta motorización no existe la opción del cambio automático.

Sobre el aspecto exterior e interior no voy a comentar nada, ya que no es el objetivo principal de esta prueba. Al ser un coche con un par de añitos en el mercado seguro que encuentras bastantes publicaciones escritas y vídeos donde te detallarán estos detalles de una forma mucho mejor de la que lo haría yo. Solamente comentar que estéticamente este modelo también contaba con el pack XTR, que consta de faros antiniebla, barras de techo y espejos retrovisores en color negro brillante, inserciones en naranja de los Airbump, llantas de 17 pulgadas, detalle inferior en los paragolpes del mismo color que la carrocería y tapicería interior "Wild Green". 

 

¿CÓMO SERÁ LA PRUEBA? 


Ya que el Citroën Berlingo es un vehículo pensado para el disfrute familiar, qué mejor que hacer una prueba viajando con la familia. Si bien, por número de convivientes podría decirse que somos una familia numerosa, es cierto que es algo peculiar, ya que constamos de un servidor, mi mujer, un hijo entrando en la adolescencia y dos perros, uno de tamaño mediano y otro de tamaño grande.

En total viajaremos tres personas y dos perros, con nuestro correspondiente equipaje para seis días, en la cual recorreremos aproximadamente 2500 kilómetros realizando viaje de ida desde Sevilla a Santiago de Compostela, recorreremos diferentes zonas de Galicia, y regresaremos para Sevilla el último día. Y para poder hacer una prueba como Dios manda llevaremos al Berlingo por todo tipo de carreteras para determinar cómo se comporta. 


INICIAMOS EL VIAJE. ¿HABRÁ ESPACIO SUFICIENTE? 



Con una capacidad mínima de 597 litros de maletero y tres plazas traseras totalmente válidas (todas tienen anclajes Isofix) el espacio no debería ser un problema para poder viajar. Sin embargo, nosotros siempre destinamos el maletero como lugar de viaje para los perros, ya que viajan mucho más cómodos y tienen más espacio que si lo hicieran en las plazas traseras. 

En este aspecto por capacidad el maletero del Berlingo no entraña problema alguno, ya que ambos perretes tienen espacio de sobra, e incluso pueden sentarse o ponerse de pie sin tener la impresión de estar agobiados. Eso sí, tuvimos que dejar la bandeja del maletero en casa al ser de tipo rígida (aunque se pueda plegar por la mitad) En este aspecto hubiese agradecido más una bandeja tipo cortina como la que llevan los modelos XL. 



De modo que teniendo el maletero totalmente ocupado con los canes las plazas traseras se destinarían a alojar al niño y el equipaje para nuestro viaje, que abultaba bastante, todo hay que decirlo. Evidentemente, la prioridad es que la carga fuese lo más segura y sujeta posible, y si bien tuvimos que hacer un poco de "tetris" al principio, una vez encontrada la mejor forma de alojar las maletas no tuvimos problema alguno en cuanto espacio. 

Una vez cargados los bártulos tocaba ponerse en marcha. ¿Cómo responderá el Berlingo ante las diferentes situaciones a las que se verá sometido? Vamos a comprobarlo. 

 

PRUEBA DINÁMICA


 

Sentados a los mandos del Belingo encontrar una buena postura de conducción no es complicado gracias a los múltiples reglajes del asiento y volante; eso sí, tendremos que hacernos a la idea de que iremos en una posición elevada, algo que gustará a unos y disgustará a otros. 

Recorriendo los primeros notamos una serie de peculiaridades. La primera es la disposición elevada de la palanca del cambio, y los largos recorridos que hay que hacer para cambiar de una marcha a otra. La segunda, un tacto de dirección demasiado asistido, algo que ya se está haciendo habitual en los vehículos con dirección eléctrica. Y el tercero, una suspensión de tarado blando pensado en garantizar en máximo confort de sus ocupantes. ¿Cómo afectará esto a su comportamiento por los distintos tipos de carretera? 


CONDUCCIÓN POR AUTOVÍA


Iniciamos nuestro viaje. Por delante nos quedaba algo más de 900 kilómetros que en su gran mayoría transcurriría por autovía, y cuando uno circula por este tipo de carreteras hay ciertos aspectos que se valoran mejor sobre el resto: comodidad, insonorización y que el motor te permita viajar a velocidades legales de forma holgada. 

En cuanto a la comodidad debo darle un sobresaliente al Berlingo. Como ejemplo puedo decir que tras hacer los primeros 350 kilómetros de recorrido mi maltrecho lumbago no se vió resentido, y que tanto mi mujer como mi hijo tuvieron una larga y agradable visita con el señor Morfeo. Y todo ello gracias a unos asientos que gozan de un mullido y dureza correctos, y a una suspensión que literalmente se come todas las irregularidades del terreno. Además, si cuentas con apoya codos para el brazo derecho podrás descansar ambos brazos a la misma altura si dejas descansar el codo izquierdo en el saliente acolchado que hay tras el asidero de la puerta. 

Tal vez, la única pega que puedo poner es que la rodilla de mi pierna derecha chocaba con la ancha consola central, y tras un largo tiempo ahí apollada sobre una superficie dura llegaba a resultar un poco molesto. Por suerte contábamos con la opción de conetar el control de crucero y así poder colocar las piernas en otra posición más cómoda. Sin embargo no me convenció ni el tipo de mando usado para activarlo ni la ubicación de los mismos, ya que consistía en mando satélite situado detrás del volante, justamente debajo de la caña del intermitente izquierdo. Una solución vista en coches con mucha más antigüedad y que hoy en día casi no se usa por otros fabricantes, ya que lo normal es que esté situado en los radios del volante. En fin... cuestión de gustos, supongo. 

 


Respecto a la insonorización interior para mi gusto es más que aceptable, lo normal que esperas en un vehículo de este tipo y categoría. Eso sí, debido a su diseño y su altura, los ruídos aerodinámicos se hacen notar más a altas velocidades respecto a un vehículo tradicional, pero si te compras un coche de este tipo pensando que eso no va a ocurrir está claro que eres un completo iluso. 

Y hablando de aerodinámica, igualmente tampoco debes pasar por alto que al circular con un vehículo que mide 1.80 mts de altura serás más sensible a los latigazos laterales producido por ráfagas de viento, o cuando terminas de adelantar a un camión, pero tampoco se notan tanto como para llevarte un buen susto.

 


Y llegamos a la gran pregunta que muchos interesados en este vehículo se hacen: ¿Es suficiente esta motorización diésel de 100 CV, o mejor voy a la versión de 130 CV? Pues voy a serte sincero, particularmente durante todo mi viaje no he notado que a esta versión de 100 CV le faltase potencia, la verdad. 

Circulando por autovía al límite de la velocidad legal, 120 km/h, el motor gira a algo menos de 2.500 rpm. debido a que tiene unos desarrollos del cambio muy largos, y cuando llegó la hora de hacer frente a alguna subida pronunciada el motor no se me vino abajo siempre y cuando lo tuviese por encima de las 2.000 rpm durante la subida. Es cierto que podemos decir que iba a media carga, de modo que si raras veces vas a cargar tu Berlingo a tope, con este motor tendrás más que suficiente para moverte dentro de los límites legales. Ahora bien, si vas a ir de forma regular cargado hasta arriba, si eres de los que te gusta "dar alegría al motor" o estás pensando en adquirir la versión XL, entonces te aconsejo el motor de 130 CV. 

 

CONDUCCIÓN EN CARRETERA


Una vez llegados a nuestro destino descubriríamos Galicia por carreteras nacionales y de montaña, una buena prueba de fuego para ver si las virtudes que el Berlingo ha demostrado en autovía pueden ser un hándicap a la hora de conducir por medios más hostiles a su filosofía. Admito que mi principal preocupación residía en la suspensión, ya que al ser tan blanda era de esperar que los rebotes e inercias a tomar una curva se hiciesen evidentes, y eso cuando tienes que enlacar bastantes curvas consecutivas se convierte en un grave problema que solamente puede solucionarse con un buen chute de Biodramina. 

No nos vamos a engañar, el Berlingo no está fabricado para ser un devorador de curvas, pero si eres consciente de ello y trazas las curvas a velocidad adecuada y con suavidad a penas se notan los balanceos de la carrocería. En contraposición, pues destacar que la suspensión seguía haciendo su genial trabajo con los baches, y más cuando pasábamos por carreteras cuyo estado de conservación dejaban bastante que desear, la verdad.

 

 

Donde si sufrió el Berlingo fue en las carreteras de montaña, pero no precisamente por las curvas, sino a la hora de afrontar una larga subida en pendiente. Ello se debió tanto a los largos desarrollos de la caja de cambio como al largo recorrido que hay que hacer con la palanca para cambiar. Me explico; cuando afrontaba una pronunciada subida acelerando en 2ª y quería pasar a 3ª, el motor podía bajar sobre 1.000 rpm durante el cambio, de modo que me veía forzado a apurar más la marcha y cambiar a unas 3.200 rpm si no quería tener el motor sin potencia, ya que a menos de 2.000 rpm y en pendiente el motor no te responderá.

Eso respecto a las subidas. A la hora de descender mi atención se centraba sobre todo en averiguar que los frenos respondiesen sin fatigarse, y ciertamente es que cumplieron su labor. A ver... no se trataba de ir apurando cada frenada al límite pisando el pedal de forma brusca; hice buen uso del freno motor y trataba de frenar de forma suave y anticipadamente, (más que nada porque no conocía dichas carreteras) pero cuando por algún motivo debía frenar más de lo que imaginaba los frenos respondieron a la perfección. 

Otro punto negativo eran los asientos. Si bien los he idolatrado a la hora de circular por autovía, enlazando curvas se notaba la falta de sujeción lateral, pero vamos, que tampoco tenía que preocuparme por caerme del asiento.

 

CONDUCCIÓN EN CIUDAD


Y ya solamente nos quedaba probar a nuestra "Citroneta" por el que teóricamente era el medio menos adecuado para desenvolverse, ¿o no? Pues aquí he de lanzar un buen bravo por Citroën, porque a pesar de tratarse de un coche con 4,40 metros de longitud y con una anchura de 1,85 metros, lo cierto es que circular por las estrechas calles de ciudades como Santiago de Compostela o La Coruña no ha sido nada complicado. 

A ello ha ayudado mucho esa dirección tan suave y eléctrica que había criticado antes, pero sobre todo el disponer de un sobresaliente ángulo de giro que te permite tomar curvas muy cerradas o hacer cambios de dirección de una tacada. Igualmente, los defectos de tener un cambio de desarrollos largos para circular por montaña se convirtieron en virtudes en la ciudad, ya que no te veías forzado a cambiar mucho de marchas para adaptarte a las diferentes situaciones del tráfico.

Y otra cosa que también se agradece es el ir conduciendo a una altura eleveda, ya que se goza de buena visibilidad en intersecciones y cruces, aunque a la hora de tomar una rotonda o hacer un giro pronunciado hacía la izquierda el grueso pilar A puede tapar algo de visibilidad. 

 


El estacionar tampoco fue un problema gracias a que esta unidad contaba con sensor de estacionamiento y cámara trasera con vista de 360 grados, una indispensable ayuda que recomiendo al 100% equipar.

Por contra, lo que no me ha gustado demasiado ha sido el navegador. Durante el viaje usamos el navegador del móvil, pero para movernos por las ciudades decidimos usar el que equipaba esta unidad. Me pareció un navegador lento a la hora de dar las indicaciones, incluso en más de una ocasión me dió la indicación cuando había pasado el giro o salida, y tampoco me gustaba la forma de dar las mismas; daba la impresión de que a veces se atoraba hablando usando adbervios como "entonces". No sé... imagino que será algo subjetivo, pero teniendo la opción de usar el navegador de tu móvil a través de Android Auto o Apple Car Play creo que es un extra que no vale la pena pagar. 


LA HORA DE LA VERDAD... ¿CUANTO HA CONSUMIDO DURANTE TODO EL VIAJE? 




Finalizado nuestro viaje y ya de vuelta a casa toca hacer número para determinar tanto el consumo de combustible que había realizado el Berlingo durante toda la prueba como la cantidad económica que dicho consumo ha ocasionado. 

Justo antes de comenzar el viaje el indicador del depósito de combustible estaba por la mitad, de modo que puse el ordenador de viaje a cero con el objetivo de tomar la medición exacta de kilómetros recorridos y consumo medio nada más volviésemos. Este fue el resultado. 

 

 

Como podrás comprobar hice un total de 2566 kilómetros de viaje. Del total de kilómetros unos 2000 kilómetros se hicieron por autovía, alternando el resto con carreteras nacionales, carreteras de montaña y ciudad. 

En total gasté 160 euros en carburante (cada vez que repostaba llenaba el depósito) con unos precios que oscilaban entre los 1,09 euros por litro y los 1,11 euros, dependiedo de la estación de servicio. A mi llegada quedaba algo más de ese medio depósito que tenía cuando inicié esta aventura, de modo que de forma aproximada puede decirse que en total gasté entre 150 y 155 euros. 

Según el ordenador, el consumo medio fue de 5,6 litros, pero intentando hacer una media redondeando el precio de carburante a 1,10 euros por litro, y suponiendo que he gastado 155 euros en total, el consumo total de litros durante el viaje ha sido de 140 litros, lo que se traduce en una media de 5,45 litros cada 100 km, menor de lo que indica el ordenador. 

Evidentemente estoy hablando de cifras aproximadas, pero aun con todo queda demostrado que el consumo del Berlingo con esta motorización diésel de 100 CV es bastante contenido siempre y cuando vayamos circulando a velocidades legales. 

 

VEREDICTO FINAL 


¿En serio esto es una furgoneta? Seguro que esta será la pregunta que muchos se harán después de haber conducido el nuevo Berlingo. Y es que, quitando detalles intrínsecos a este tipo de vehículos como la elevada posición de conducción o su mayor sensibilidad al viento, la conducción del Berlingo nada tiene que envidiar a la de un turismo convencional. Porque simplemente teniendo en cuenta que debes ser más comedido a la hora de enlazar curvas para evitar excesivos balanceos de la carrocería debido a su blanda suspensión, en el resto de situaciones este vehículo nada tiene que envidiar a las alternativas SUV y familiares, a las que además supera por espacio interior y modularidad. 

De modo que hay que felicitar a PSA por lanzar al mercado esta nueva tipología de vehículo familiar. Así que si estás buscando un vehículo espacioso para toda la familia perfectamente usable en el día a día, y eres capaz de dejar a un lado los complejos estéticos, el Citroën Berlingo es una alternativa racional y lógica que deberías plantearte. Oye, y si no te gusta su estética tienes como opción a sus hermanos de Peugeot, Opel y Toyota.

LO QUE MÁS ME HA GUSTADO

  • Consumo muy contenido
  • Pocos coches de este tamaño te darán tanto espacio 
  • Conducción y comportamiento dinámico similar a la de un turismo convencional
  • Confort de marcha sobresaliente
  • Multitud de huecos disponibles para dejar objetos

DETALLES A MEJORAR... 

  • Calidad de ajustes entre los componentes del salpicadero. 
  • Para levantar los limpiaparabrisas también debes abrir el capó, si no es imposible (aunque con ello se evita que te los puedan robar)  
  • GPS algo complicado de entender
  • Ubicación y forma del mando para el limitador de velocidad y control de crucero.

Comentarios

  1. Muy interesante la prueba del Berlingo, pero veo que ni en vacaciones con la familia desconectas, jeje.
    Como propietario de un PSA me siento identificado en muchas de las virtudes y defectos que describes de tu experiencia con este Citroen, veo que siguen en la misma linea, pero en general son coches con muy buena relación calidad precio, y un consumo ajustado.

    Un saludo (a los perretes tambien)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre... No había que desaprovechar la ocasión aunque se estuviese de vacaciones, en caso contrario te aseguro que hubiera desconectado del todo, que de eso se trata, jejeje.
      Como comentas, la relación calidad-precio es buena, aunque para poder ofrecer el equipamiento que ofrece a esos precios se nota la falta de cuidado en algunos "detallitos", por así decirlo; en fin, no se le puede pedir peras al Olmo y al final son aspectos de poca importancia y relevancia para su uso cotidiano.
      Por cierto, los perretes dicen que gracias por el saludo y te envían otro de su parte ;)

      Eliminar
  2. Muy buena y completa prueba. Enlazando con lo que dices al inicio yo creo que la jerarquía está clara; un monovolumen es superior a un SUV pero a su vez una furgoneta es superior a un monovolumen. Yo creo que es la opción, con todas las letras, para familias y yendo más allá incluso para el target que venden los SUV; el de aventura. Cada vez hay más kits camper para estos aparatos.

    Yo no lo dudaría si tuviera una familia, quisiera un vehículo mixto o practicara algún deporte al aire libre. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me gusta el orden de jerarquía que has comentado, y coincido contigo tras haber probado el Berlingo. Creo que son el vehículo ideal para el día a día familiar y para las escapadas.

      Saludos ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿VERDADERAMENTE SON FIABLES LOS MOTORES DOWNSIZING?

Si hay una leyenda o mito común en el mundo del automóvil, es la de pensar que un buen motor debe tener un equilibrio en su relación potencia-cilindrada. Recuerdo que cuando era pequeño y me interesaba por las conversaciones de los adultos, cuando hablaban de coches la frase "ese motor está más apretado que los tornillos de un submarino" era muy común.  Y lo cierto es que para mi dicha afirmación era algo de total sentido común, hasta tal punto de que siempre ponía el mismo ejemplo: el motor de un coche es como el cuerpo de un ser humano, y al igual que a un hombre de 60 kilogramos le costará mucho más esfuerzo levantar un peso determinado que a uno de 100 kilos de puro músculo, un motor tendrá también sus limitaciones dependiendo de su cubicaje y número de cilindros.  ¿Pero qué ocurre si a nuestro hombrecillo comenzamos a atiborrarle de anabolizantes? Exacto, puede llegar al nivel de nuestro machote de 100 kilos. Pues con los motores actuales estamos viendo

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

Siempre he odiado a esa gente que dice que la verdadera belleza está en el interior, y que no importa el aspecto físico de alguien para acabar enamorándote de él o ella. No quito que puedan tener razón, pero no seamos hipócritas; lo primero en que te fijas en una persona es en su físico, más que nada porque es lo primero que ves, y después, si el físico te agrada comienzas a conocer su interior.  Con los coches ocurre lo mismo: lo primero que te entra por los ojos es su carrocería, y si te gusta comienzas a valorar aquellos aspectos que no se ven a simple vista y a los que les das importancia. Uno de esos aspectos (a mi juicio de los más importantes) es el motor. Hay quien dice que el motor es el corazón de un coche, pero yo creo que es ir más allá; es su ADN, lo que marcará su comportamiento, sus límites y su capacidad, en definitiva, su personalidad.  Son muchos los componentes que marcan las diferencias entre el motor de un coche hecho para divertir, al de otro construid

Y POR ESTOS MOTIVOS, PROHIBIR LA CIRCULACIÓN DE COCHES ANTIGUOS ES UNA ESTUPIDEZ

La guerra contra los coches antiguos ha comenzado, al menos eso se deduce a raíz de las polémicas declaraciones realizadas por las autoridades de Madrid y Barcelona por la cual, si tienes un coche pasadito en años lo tendrás bien jodido para circular por ciertas zonas. Todo sea por reducir al máximo los preocupantes niveles de emisiones registrados, pero... ¿Realmente es una solución eficaz, o sólo un mero y simple parche fruto de optar por la solución más fácil?