Ir al contenido principal

ANADOL STC-16. EL DEPORTIVO TURCO



 De sobra sabrás que existen muchos países que, aunque no puedan presumir de historia automovilística, han aportado su granito de arena con la creación de marcas propias. Uno de estos países fue Turquía, y uno de sus coches más carismáticos fue el Anadol STC - 16.

 

Turquía es un país muy atrayente turísticamente que ha sido también de vital importancia en el devenir de los hechos históricos, teniendo además una ciudad que puede presumir de haber sido capital de distintos imperios, partiendo desde el Imperio Romano y acabando por el Imperio Otomano.

Pero dentro del mundo del automóvil Turquía no destaca por ser un país muy influyente en cuanto a aportaciones propias, aunque actualmente si tiene una gran importancia en cuanto a fábricas. Uno de estos intentos de lanzar una marca propia fue la creación de Anadol, la primera empresa nacional de producción de vehículos de pasajeros de Turquía.

Bajo este nombre más típico de un medicamento con dosis a través de supositorios, tenemos a un fabricante que tuvo una vida de 30 años, concretamente desde 1966 hasta 1986. Pero si me lo permites, sobre los modelos producidos por Anadol pasaré un poco por alto (tal vez para otro artículo) y me centraré en lo que tal vez sea uno de sus más complicados retos a los que se enfrentó este joven fabricante.

DESARROLLO 
 


Con solo 6 años de vida, Anadol ya se atrevió a dar el salto hacía el durísimo sector de la competición, comenzando el desarrollo de lo que sería su modelo de carácter deportivo; el Anadol STC-16, un vehículo que solamente estuvo produciéndose entre los años 1973 y 1975.

Diseñado por un equipo dirigido por Eralp Yoyan, graduado de la Royal Fine Artes ACademy de Bélgica, las líneas de este deportivo se inspiraron en el avión más avanzado que participó en la 2ª Guerra Mundial; el “Supermarine Spitfire”, aunque en muchos de sus trazos pueden verse detalles que puedan recordarnos a otros deportivos de la época.

Para motorizar al vehículo, se recurrió a un motor de origen Ford con 1.600 cc y 8 válvulas que se asociaron a cajas de cambios de los modelos Cortina y Capri. Pero lo cierto es que este motor rendía una cifra de potencia bastante modesta, a pesar de sus 920 kg de peso en vacío; 67 CV a 5.700 rpm, lo cual se traducían también en unas prestaciones de lo más modestas: un 0-100 km/h en 15 segundos y una velocidad máxima de 174 km/h. 
 
 

 

Después de un proceso de desarrollo que duró 11 meses, las tres primeras unidades del STC-16 hicieron sus primeras pruebas en aeródromos de Turquía y más tarde fueron trasladados a Inglaterra para continuar con las mismas. En tierras inglesas el STC-16 fue recibido con gran interés y atención porque se pensaba que se trataba de un nuevo modelo de origen británico; es más, algunos probadores británicos participaron en dichas pruebas para que diesen su punto de opinión en aspectos dinámicos, realizándose los cambios pertinentes siguiendo las mismas.

Finalmente, el modelo llegó a la línea de producción en el mes de abril de 1973. 
 

VIDA COMERCIAL 



Cuando el coche comenzó su comercialización, fue bautizado con las siglas STC-16 como las siglas de la expresión “Sport Touring Coupé” y el 16 en referencia a su cilindrada. Pero curiosamente, y jugando con el mismo juego de letras, mucho de los jóvenes turcos usaron la expresión “Super Turkish Monster”.

Como vemos, el STC-16 levantó una gran expectación cuando salió a la venta, pero lo hizo en un mal momento, de ahí que su vida comercial fuese tan corta. Por un lado estalló la crisis del petróleo del año 1973, influyendo no sólo en los costes directos del carburante, sino también de los derivados, salpicando a la fibra de vidrio, material importante en la construcción del vehículo. De modo usando una terminología gamer, podemos decir que se produjo un doble combo: el aumento de los costes de producción del automóvil, y que el consumo de combustible del mismo también era alto. De esta forma, el STC-16 estuvo lejos de ser un vehículo deportivo asequible para el público joven. 
 
 
 

Con todo, el STC-16 se ganó una buena reputación entre los entusiastas jóvenes de la época, y fue bastante cotizado dentro de los pilotos de rally, existiendo versiones mejoradas que obtuvieron importantes victorias dentro del campeonato nacional turco.

En total, durante toda la vida comercial del STC-16 se fabricaron un total de 176 unidades.

Comentarios

  1. Siguiendo con el tono jocoso prefiero comerme un Kebab que conducir este coche..

    No ahora en serio quitando todos los prejuicios y recelos que pueda inspirar su exótica procedencia me parece muy atractivo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre... Motores y transmisiones de origen Ford. Al menos en tema mecánico da seguridad, ya habría que ver otros aspectos para ver la calidad de construcción, materiales y demás. Y me temo que eso sólo sería posible teniendo uno por delante, algo que veo complicado. ¡Pero oye, nunca se sabe! ;)

      Eliminar
  2. No conocía esta marca turca. La verdad que es atractivo, si bien verdad que también se parece al Capri.

    Motor y demás de procedencia Ford pero la inspiración parece que también. No es una mala referencia de todas formas.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

Siempre he odiado a esa gente que dice que la verdadera belleza está en el interior, y que no importa el aspecto físico de alguien para acabar enamorándote de él o ella. No quito que puedan tener razón, pero no seamos hipócritas; lo primero en que te fijas en una persona es en su físico, más que nada porque es lo primero que ves, y después, si el físico te agrada comienzas a conocer su interior.  Con los coches ocurre lo mismo: lo primero que te entra por los ojos es su carrocería, y si te gusta comienzas a valorar aquellos aspectos que no se ven a simple vista y a los que les das importancia. Uno de esos aspectos (a mi juicio de los más importantes) es el motor. Hay quien dice que el motor es el corazón de un coche, pero yo creo que es ir más allá; es su ADN, lo que marcará su comportamiento, sus límites y su capacidad, en definitiva, su personalidad.  Son muchos los componentes que marcan las diferencias entre el motor de un coche hecho para divertir, al de otro construid

¿VERDADERAMENTE SON FIABLES LOS MOTORES DOWNSIZING?

Si hay una leyenda o mito común en el mundo del automóvil, es la de pensar que un buen motor debe tener un equilibrio en su relación potencia-cilindrada. Recuerdo que cuando era pequeño y me interesaba por las conversaciones de los adultos, cuando hablaban de coches la frase "ese motor está más apretado que los tornillos de un submarino" era muy común.  Y lo cierto es que para mi dicha afirmación era algo de total sentido común, hasta tal punto de que siempre ponía el mismo ejemplo: el motor de un coche es como el cuerpo de un ser humano, y al igual que a un hombre de 60 kilogramos le costará mucho más esfuerzo levantar un peso determinado que a uno de 100 kilos de puro músculo, un motor tendrá también sus limitaciones dependiendo de su cubicaje y número de cilindros.  ¿Pero qué ocurre si a nuestro hombrecillo comenzamos a atiborrarle de anabolizantes? Exacto, puede llegar al nivel de nuestro machote de 100 kilos. Pues con los motores actuales estamos viendo

MOTORES ATMOSFÉRICOS vs TURBO, TODO LO QUE NECESITAS SABER (explicado para torpes)

A día de hoy, los motores con algún tipo de sobrealimentación se han apoderado de la práctica totalidad del mercado, postulándose como una solución ideal para reducir el consumo sin renunciar a la potencia. ¿Pero es todo de color de rosa en estos motores? ¿Realmente son mucho mejores que los motores atmosféricos?