Ir al contenido principal

10 MANÍAS QUE TIENES QUE EVITAR SI QUIERES ALARGAR LA VIDA ÚTIL DE TU AUTOMÓVIL







Que tire la primera piedra el que esté libre de manías. Nadie nos libramos, y cuando conducimos también tenemos ciertos "hábitos" que en algunos casos puede ser muy perjudicial para nuestro coche. Vamos a repasarlos, y si tenemos alguna de estas manías... mejor eliminarlas

 

Todos tenemos nuestras manías, obsesiones o fijaciones, y también todos negamos tenerlas. Nuestras manías son el fruto de costumbres o hábitos que acaban sufriendo los demás hasta puntos que pueden ser consideradas como inaceptables o incómodas. Manías con la ropa, posicionales, higiénicas, alimentarias, asociadas con la suerte, e incluso manías o hábitos a la hora de conducir.

Y es que nuestro coche tampoco se libra de los malos hábitos que podemos adquirir tras sacarnos el permiso de conducir y que a la larga pueden afectar a su vida útil. Muchas de estas manías se producen por simple dejadez, otras por desconocimiento de sus repercusiones, y otras sencillamente porque ni siquiera nos damos cuenta cuando las realizamos. De modo que para ayudarte a prolongar un poco la vida de tu vehículo, vamos a ver unas simples recomendaciones muy fáciles de seguir y que tu coche acabará agradeciendo.

 

NO TE OBSESIONES PARA CONSEGUIR UN BAJO CONSUMO

 

Uno de los pilares básicos de la conducción eficiente, o destianda a conseguir el mínimo consumo posible, es el de realizar una conducción tranquila, sin abusar del acelerador y cambiando de marchas a pocas vueltas. Es cierto que con eso se consigue una reducción del consumo de carburante que nuestro bolsillo agradecerá, pero a la larga también puede acarrear problemas graves y costosos.

Cambiando a bajas vueltas y forzando demasiado el motor podemos reducir notablemente la vida útil de la válvula EGR debido a la acumulación de carbón si nuestro vehículo es diésel, mientras que en los vehículos de gasolina podemos dañar el catalizador.

Cuando hablamos de cambios de marcha y conducción eficiente, normalmente se recomienda insertar segunda lo más pronto posible, tercera a 30 km/h, cuarta a 40 km/h, quinta a 50 km/h… Pero debemos recordar que esta recomendación es genérica y existen excepciones. Por eso, lo más recomendable es vigilar las revoluciones mínimas de nuestro motor ya que, por ejemplo, hay vehículos diésel que por debajo de 1.500 revoluciones no se muestran perecesosos ni vibran demasiado, mientras que otros no tienen capacidad de acelerar ni en llano. Así que lo mejor, es saber escuchar a nuestro motor, y para ello nada mejor que prestar atención a las vibraciones que emite, de modo que si cambias de marcha a bajo régimen y notas que tu motor se queja demasiado y no responde, no lo fuerces, reduce y apura un poco más la marcha anterior. 
 

VIGILA LA TEMPERATURA DEL MOTOR

 
 
¿Una vez arrancado el coche debemos esperar un poco para iniciar la marcha? Aquí nos encontramos con una de las grandes leyendas urbanas del motor que vamos a tratar de despejar. Si es cierto que, cuando el motor está frío, gran parte del aceite se encuentra depositado en el cárter, por lo que si una vez hemos arrancado esperamos unos 30 segundos antes de iniciar la marcha, conseguiremos que el aceite llegue al circuito y así habrá una mejor lubricación. 
 
Ahora bien, no hay que olvidar que con esta espera el coche no habrá alcanzado ni de lejos su temperatura ideal, y elementos como el líquido refrigerante, transmisión, neumáticos, frenos, dirección en el caso de las hidráulicas y demás piezas que no están ubicadas en el bloque motor, todavía no habrán alcanzado el nivel óptimo de funcionamiento.

Lo que si debemos evitar a toda costa hasta que el motor alcance la temperatura ideal es el pisar demasiado el acelerador o conducir de forma agresiva, ya que los cilindros, las válvulas y otros órganos sufrirán notablemente, reduciendo su vida útil hasta la mitad. Por eso, durante esos momentos, lo mejor es conducir de manera tranquila y sosegada sin estirar demasiado las revoluciones.
 

NO DESCUIDES SU LIMPIEZA

 
 
Evidentemente, el tener el coche más o menos limpio no repercutirá en la vida del motor, sin embargo, aunque creamos que nuestro coche estará con nosotros hasta que lo jubilemos, la vida da muchas vueltas y nunca sabremos si en el futuro estaremos obligados a ponerlo en venta. Y aquí es donde tenemos mucho que perder si no tenemos nuestro coche limpio habitualmente, ya que los elementos que ensucian nuestro coche tales como el polvo, el barro o los excrementos de pájaros acaban por corromper la pintura, y todos sabemos que lo primero en el que se fija un comprador es en aspecto exterior del coche.

Pero además de la limpieza exterior e interior de nuestro vehículo, no debemos olvidarnos tampoco de un elemento que casi nadie tiene en cuenta: el motor. Teniendo un motor limpio es más fácil localizar fugas, además de que el motor tiene mejor enfriamiento y es mas sencillo hacerle los mantenimientos. Eso si, la limpieza debe hacerse con productos específicos para ello y procurando proteger las partes eléctricas, ya que si no lo haces tendrás algunos problemas para echarlo a andar, pero solo mientras se seca toda el agua.
 

DEJA RESPIRAR AL MOTOR TRAS UN ESFUERZO EXTRA


 

Parecerá una obviedad, pero debemos evitar a toda costa no pedir a nuestro coche más de lo que no puede dar, aunque es inevitable que algún día vayamos más cargados de la cuenta o que recorramos muchos kilómetros por motivos de viajes. Los coches que más sufren estos sobreesfuerzos son aquellos equipados con mecánicas turbo (actualmente casi todos) ya que estos alcanzan temperaturas de unos 300 grados en los vehículos diésel y 500 grados en los de gasolina. Por eso, si apagamos inmediatamente el motor al llegar a nuestro destino el aceite que mantiene el circuito tendrá tendencia a carbonizar y provocar averías. 

Para evitarlo, lo mejor es mantener el coche un par de minutos al ralentí después de haber realizado un trayecto lacrgo para que el sistema de refrigeración y la propia circulación del aceite enfríen el turbo.

 

LA DICHOSA MANO SOBRE EL POMO DEL CAMBIO

 

Si no eres un purista o un quemado de la conducción, llevar un coche de cambio manual a veces te puede resultar un coñazo, y más cuando circulas por ciudad, donde los cambios de marchas son constantes. Por eso, es habitual ver a muchos conductores llevar la mano pegada a la palanca de cambios, ejerciendo con esta costumbre presión sobre los mecanismos internos de la transmisión y desgastando los sincronizadores y rodamientos, lo que se convertirá a largo plazo en vibraciones y engranajes de marchas más imprecisos.

Así que para evitarlo, trata de colocar la mano en la palanca de cambios sólo cuando tengas que cambiar de marcha, por mucho engorro que te resulte. Y mientras maldices, acuérdate de comprarte la próxima vez un coche automático 😁😁

 

VIGILA EL ESTADO DE LOS NEUMÁTICOS

Sin duda, uno de los elementos más importantes de nuestro coche y de los que menos atención le prestan los conductores. Siempre hay que procurar tener las presiones en el nivel adecuado, revisándolas al menos una vez al mes, ya que si no se hace pueden gastarse irregularmente y deteriorarse de forma prematura. Además, sin las presiones correctas las posibilidades de sufrir un reventón se multiplican.


Otra mala manía que tenemos es la de aparcar subidos a bordillos o dejando las ruedas apoyados en ellos, ya que al hacerlo podemos provocar pequeños cortes en la superficie o deformaciones que indirectamente también repercutirán sobre la suspensión. Por eso, evita estacionar subiéndote a los bordillos, y si no hay más remedio, trata de subirlo lentamente y por la parte más baja.


QUEDARTE PARADO CON EL PEDAL DE EMBRAGUE PISADO

Parecerá un caso típico de Íker Jiménez, pero todavía no se sabe qué tipo de fuerza sobrenatural genera el pedal del embrague en ciertos conductores para que se queden con el pedal pisado cuando están parados. El mal uso del embrague es algo que puede provocar un mayor desgaste de sus componentes, produciendo fricciones internas y afectando a todas las piezas que actúan sobre el mismo, lo que se traducirá en su sustitución antes de lo que realmente debería hacerse.

De modo que para evitarlo, cuando estés parado en algún semáforo, atasco, u otra circunstancia en la que debas estar detenido durante algunos segundos, en vez de tener la primera velocidad engranada y el pedal de embrague pisado, acuérdate de poner punto muerto y dejar el pedal ahí, bien tranquilo. ¡Ah! y si tienes también la manía de conducir con tu pie izquierdo levemente descansando sobre este pedal, también estarás dañando los componentes del embrague, así que reposa tu pie izquierdo sobre la superficie habilitada para ello y pisa el pedal solamente cuando sea necesario. 
 

NO ABUSES DE LAS FRENADAS

Para ciertos conductores el término freno motor parece ser sinónimo de pecado o herejía, y cualquier maniobra que implique una reducción de la velocidad debe hacerse pisando el pedal del freno. Hacer esto durante un largo periodo de tiempo acarrea mayor desgastes de discos, pastillas y líquidos de frenos. 

Igualmente, también estaremos subiendo el consumo al apurar más las frenadas. Para evitarlo, conduce tranquilo y no olvides que el freno motor es tu mejor aliado, de modo que siempre y cuando puedas anticipar una reducción de la velocidad porque estés llegando a una rotonda, cruce, o semáforo, por ejemplo, suelta el pedal del acelerador y deja que el motor vaya reduciendo por sí solo la velocidad, reduciendo también de marchas (conseguirás más freno motor si reduces marcha a más velocidad, pero tampoco es muy bueno para el embrague). De esta forma, la vida de los componentes de nuestro sistema de frenado se alargará notablemente.

 

VE DESPACIO AL CRUZAR UN BADÉN


Todos coincidimos que los badenes han proliferado por nuestros municipios como si fueran Gremlins, pero lo cierto es que nos lo hemos merecido por conducir como locos por zonas urbanas. Sea como sea, ya no podemos remediarlo, aunque muchos conductores todavía se empeñan en conducir como si no existieran.

Siempre he considerado pasar un badén a toda velocidad como una manera muy chulesca de cargarte un neumático, arruinar una llanta, o hacer polvo la suspensión. Así que a no ser que te guste emular a un piloto de rally, reduce cuando te aproximes a uno y pásalo con suavidad.


NO APURES EL DEPÓSITO DE COMBUSTIBLE

 
Al precio que está el carburante, ir a repostar se ha convertido más en una tortura que en un trámite para casi todos los conductores, y el panorama no es muy alentador. Sin embargo, eso no es excusa para ir apurando hasta la última gota que te quede. En el depósito se acumulan las impurezas de los combustibles que, en caso de llegar a la reserva, son absorbidos por el sistema de alimentación y obstruyen los inyectores. Lo más recomendable es repostar cuando te quede más o menos un cuarto o un quinto de depósito, así evitarás tener que dejar en el taller un donativo de 600 euros.
 
 


Como ves, siguiendo estos sencillos consejos conseguiremos aumentar notablemente la vida útil de muchos de los componentes de nuestro coche, así que si tienes alguna de las manías que hemos mencionado en este artículo, piensa en las consecuencias que pueden acarrear a tu bolsillo, seguro que te será más fácil dejarla a un lado.

Comentarios

  1. Muy buenas recomendaciones, todas de sentido común, pero a veces conducimos tan automáticamente ya que estamos metidos en nuestros problemas cotidianos y con tantas prisas que por desgracia pasamos por alto algunos de estos consejos.
    El video del anuncio es genial!

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿VERDADERAMENTE SON FIABLES LOS MOTORES DOWNSIZING?

Si hay una leyenda o mito común en el mundo del automóvil, es la de pensar que un buen motor debe tener un equilibrio en su relación potencia-cilindrada. Recuerdo que cuando era pequeño y me interesaba por las conversaciones de los adultos, cuando hablaban de coches la frase "ese motor está más apretado que los tornillos de un submarino" era muy común.  Y lo cierto es que para mi dicha afirmación era algo de total sentido común, hasta tal punto de que siempre ponía el mismo ejemplo: el motor de un coche es como el cuerpo de un ser humano, y al igual que a un hombre de 60 kilogramos le costará mucho más esfuerzo levantar un peso determinado que a uno de 100 kilos de puro músculo, un motor tendrá también sus limitaciones dependiendo de su cubicaje y número de cilindros.  ¿Pero qué ocurre si a nuestro hombrecillo comenzamos a atiborrarle de anabolizantes? Exacto, puede llegar al nivel de nuestro machote de 100 kilos. Pues con los motores actuales estamos viendo

MOTORES. CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LOS DISTINTOS TIPOS DE ARQUITECTURAS

Siempre he odiado a esa gente que dice que la verdadera belleza está en el interior, y que no importa el aspecto físico de alguien para acabar enamorándote de él o ella. No quito que puedan tener razón, pero no seamos hipócritas; lo primero en que te fijas en una persona es en su físico, más que nada porque es lo primero que ves, y después, si el físico te agrada comienzas a conocer su interior.  Con los coches ocurre lo mismo: lo primero que te entra por los ojos es su carrocería, y si te gusta comienzas a valorar aquellos aspectos que no se ven a simple vista y a los que les das importancia. Uno de esos aspectos (a mi juicio de los más importantes) es el motor. Hay quien dice que el motor es el corazón de un coche, pero yo creo que es ir más allá; es su ADN, lo que marcará su comportamiento, sus límites y su capacidad, en definitiva, su personalidad.  Son muchos los componentes que marcan las diferencias entre el motor de un coche hecho para divertir, al de otro construid

Y POR ESTOS MOTIVOS, PROHIBIR LA CIRCULACIÓN DE COCHES ANTIGUOS ES UNA ESTUPIDEZ

La guerra contra los coches antiguos ha comenzado, al menos eso se deduce a raíz de las polémicas declaraciones realizadas por las autoridades de Madrid y Barcelona por la cual, si tienes un coche pasadito en años lo tendrás bien jodido para circular por ciertas zonas. Todo sea por reducir al máximo los preocupantes niveles de emisiones registrados, pero... ¿Realmente es una solución eficaz, o sólo un mero y simple parche fruto de optar por la solución más fácil?